La vie en Noëlle

31 dic. 2013

¡Se acabó!

He pasado dos días increíbles con el chico de mis ojos... y ya se han acabado. Porque sí, las cosas se acaban, tarde o temprano, para dejar paso a otras nuevas. Se han acabado mis dos días en el paraíso pero sé que vendrán miles y miles de días igual o más increíbles. Se ha acabado este año, haya sido bueno o malo, y vendrán otros... quizás malos, quizás buenos, pero cada 31 de diciembre podré decir ¡se acabó!, game over, y a seguir jugando con la esperanza de que todo vaya siempre a mejor.

En vez de regodearme en la miseria de ohdiosmío menudo año de mierda ha sido para mí este maldito 2013; en vez de repetirme hasta la saciedad lo mucho que os quiero a todos los que me habéis dado fuerzas este año y que ya os dais más que aludidos ahora mismo; en vez de todo eso... simplemente quiero nombrar 13 recuerdos bonitos de este 2013.

Porque siempre, siempre, siempre hay que quedarse con lo bueno, y yo este año me quedo con:

1. Mi 20 cumpleaños con mi bandejita de sushi como regalo y mi mejor amiga que vino a verme a pesar de estar malita y de tragarse 2 horas de tren sólo para comer conmigo.
2. Merendar gofres con mi mejor amigo mientras nos lamentamos por estar solos en San Valentín.
3. Toda mi clase disfrazada el día de Carnaval, incluyendo la fiesta de Carnaval en St Celoni.
4. Muchísimas risas en el Impro Horror Show.
5. Tardes y noches interminables de billares y futbolines con la "chupipandi".
6. Los abrazos de foca de mi mejor amigo y el abrazo de verdad que me dio en la estación antes de irse.
7. Muchísimas horas de vicio al Mario Kart.
8. Por fin tener mi queridísimo The Legend Of Zelda: Skyward Sword.
9. Las risas con mis padres, bromeando siempre sobre nuestra situación en vez de lamentarnos.
10. Que me ingresaran la beca en mayo y no al cabo de mil años.
11. Estar sanota de salud, por fin.
12. Risas con mis Bitches, con mi nuvi querida, en clase... Risas y más risas que me han hecho infinitamente feliz.
13. Cada segundo de hablar, reír, mirarnos, besarnos y querernos con mi Alex. Sin duda, lo más bonito de 2013 y el motivo por el cual, a pesar de todo todo todo lo malo, este 2013 siempre lo recordaré con una sonrisa.

Pero ahora ya sí, 2013... ¡ahí te quedas majete!

No hay comentarios

Publicar un comentario