La vie en Noëlle

2 dic. 2014

Qué hacer... cuando te enamoras en Black Friday

¡Hola, hola! ¡Qué poca vergüenza! ¡Ni una sola entrada en todo noviembre! En fin, soy un caso. Últimamente intento hacer tantas cosas a la vez que termino por no hacer nada. Tengo dos dibujos a medias, el rediseño del blog también a medias, ahora mismo una pierna depilada y la otra no... ¡Un descontrol! De hecho le acababa de comentar a un amigo bloguero que bloguearía mañana, que hoy estaba perezosa para ello, peeero mañana paso todo el día atareada con escapada al cine incluida para ver Interstellar. Y, conociéndome, la entrada sobre "Black Friday" acabaría casi una semana después de dicho "Friday", por lo que éste acabaría negro y con razón de tanto esperarme.

En fin, allá voy: yo vivía en mi mundo ahorrador (juro que apenas he gastado nada nada en estos meses -no blogueo, no gasto-) y estaba incluso orgullosa de ello. No es que sea una compulsiva ni una shopaholic, al contrario, me lo pienso mil veces antes de soltar un duro (juzgarme, soy catalana). Pero me gusta esto, lo otro, flechazo aquí, me enamoro allá... de hecho algún día os publicaré mi wishlist más extensa y sentiréis compasión por mi pobre (e increíble) novio que intenta hacer realidad todos mis sueños (por caprichosos que sean). Yo le freno todo lo que puedo y más, pero este fin de semana hemos hecho un año y medio juntos y, aprovechando descuentazos de Black Friday - que este año lo han expandido a casi cualquier producto, Dios bendiga América - nos intercambiamos regalitos sorpresa.

Yo le regalé Invictus, de Paco Rabanne, porque el pack regalo era un ofertón que si no lo aprovechaba me arrepentiría toda esta vida y parte de la siguiente (en la que probablemente me reencarne en un husky en Alaska si todo va bien). Era su regalo de reyes pero... ¡qué demonios! Quería que mi chico fuera oliendo súper bien cuanto antes. Él, ni corto ni perezoso, aprovechó para hacer "compras navideñas" que no he podido ni oler pero que de reojo parece ser un bulto demasiado grande para que pueda esperar 23 días más. Y como yo le había dado el regalo de perfume ya, "por el año y medio", él va y me entrega un regalazo en el coche.

Lo desenvuelvo y ai, AI, my feelings. Ya puedo tachar de mi wishlist el libro de Paula Bonet. ¡POR FIN! Llevo tanto tiempo deseándolo que en cuanto vi que salió una edición especial (con extras increíbles) no pude evitar ponerle ojitos a mi novio y enseñarle deliberadamente la súper notícia de la súper edición especial exagerando lo limitada que sería e intentando disimular, a la vez, lo mucho que la deseaba. Y, señores... mueran de envidia. Lo he conseguido. Qué hacer cuando en la pantalla aparece "The End" deja de estar en mi lista para estar en mis manos.



No puedo describiros lo precioso que es, lo mucho que me han gustado las ilustraciones y las emociones que me han transmitido las historias porque lo mejor es que os hagáis con una edición especial (todo lo especial es irresistible) y lo comprobéis vosotros mismos. Un regalazo, así, en negrita y subrayado. Además gracias a esperar pacientemente (mentira, es que no había podido conseguirlo antes) a esta edición ya tengo calendario para 2015. Y carpetita, e historia extra, y caja preciosa para guardarlo todo, y... ¿demasiados dientes largos?

Inciso, hablando de dientes, me queda nada y menos de ortodoncia y llevo las dichosas gomas de arriba a abajo que me limita abrir mi gran bocaza y que me tengo que quitar y poner cada vez que quiero comer algo y las odio a muerte porque amo picotear a todas horas.



Mi cumpleaños es el 24 de enero, lo digo porque si os interesa que mi wishlist se vaya reduciendo... y tal.





Segundo inciso: esta última foto le ha gustado a Paula Bonet y la ha publicado en su Instagram mencionándome (tengo Instagram y lo usaría más si mi móvil no fuera una soberana......). Lo digo porque esto ha hecho que mis mofletes se pusieran tan tan rojos que parecían haber sido coloreados por ella misma. Vergüencita y corazón a mil, gracias :D

Y para terminar, ¿creéis que he seguido tan ahorradora como para no pecar ni siquiera un poquito en Black Friday? Meeeec. Aquí va un jersey peluchoso de Double Agent. 20% de descuento, oiga.




Gracias a las (demasiadas) visitas incluso en tiempo de sequía bloguera :O ¡Las cifras me desconciertan! ¡Mil gracias! Espero rediseñar pronto esto y mi portafolio. Pronto, muy pronto.


No hay comentarios

Publicar un comentario