La vie en Noëlle

30 ene. 2015

Demasiadas cosas para alguien de metro y medio de altura



¡Hola, hola! Así, rápidamente, post-resaca de felicidad cumpleañera (que ha durado lo suyo entre quedar con más gente y meriendas gratis por las tardes), os traigo un resumen de los regalos de este año; que el mejor regalo sois vosotros y lo sabéis, pero aún así sé que hay personas que sólo me regalan cosas con tal de aparecer aquí (eh, eeeh, guiño guiño) y a mí me hace mucha ilusión presumir de lo mucho que se lo curran las personas más bonitas del mundo.




Empiezo con los libros que han aumentado mi estantería (además de la corona que llevé todo el día, cortesía de mi príncipe). Sí sí, al parecer la Wishlist fue más útil de lo que imaginaba y quien más me habló de ella fue uno de los que me regalaron la Guía de Barcelona de Mr. Wonderful, con dos súper dedicatorias dentro de dos súper cracks de la vida :D La edición preciosa de En llamas, mi libro favorito de la trilogía de Los juegos del hambre y el cómic más adorable y comestible del mundo, Croqueta y Empanadilla, son uno de los muchos (demasiados) regalos de mi amor.



Desde Almería me llegó el CD de Queen que contiene mi canción favorita. AI, pa' comerte, patata. No podía abrirlo hasta el 24 y me llegó el 23, envuelto con folios y pegatinas blancas porque "estaban más cerca que el celo". Tal cual. Por la forma sabía que tenía que ser un CD, pero me aseguraron que se trataba de un peluche y... bueno, me encanta escuchar a este peluche. Y otro regalo más de mi amor (¡te pasas!) una de mis películas favoritas, por fin en DVD y en cualité, Billy Elliot, ¡para mi colección!



Termino los regalos del novio más detallista del mundo con un bolso que quería comprarme y que él me convenció de "nah, ve otro día". ¡Pues menos mal que no hice una escapada de las mías para ir de compritas! Es de Bosanova y tipo "oxford" como el que utilizaba hasta ahora, pero sin estar magullado, claro. Además me hizo una pulserita súper bonita de hilos nueva (colores verdes por mi personaje de Nintendo favorito) pero no tengo foto porque la tengo en la muñeca derecha y... Demasiado complicado *risas*




Continuo con regalos increíbles y que obviamente me gustan muchísimo. Obviamente, de Oysho. Mis amiguetes del barrio, los que apalizo al Mario Kart (bueno, no) me regalaron unas zapatillas súper peluchosas y una mantita-cojín nube-lluvia que ME ENCANTA y que no sabía ni siquiera que existía en Oysho y OHDIOS. Por cierto, las zapatillas son el vivo reflejo de la perrita de mi querida Núria.





¡Y hablando de Núria! La muy burra me quiso dar los regalos en privado porque le daba vergüenza y porque no eran "gran cosa". La podéis ir a pegar aquí, a su blog. La muy burra (insisto) me regaló una rebeca súper mona de una de mis tiendas favoritas (Forever 21... maldición, ya no tengo 21 *llora*) y una taza hecha a mano SÚPER CHULA (amo amo y reamo todo lo hecho a mano, es increíble este detalle, nunca había visto algo así). La utilizo de lapicero porque si mi lavavajillas la destrozase me quedaría sin taza, sin lavavajillas y sin manos de tanto fregar. Mucho drama.



Y aquí mis cuñados (mejor amigo y amiga de mi novio) me hicieron unos regalos muy... gélidos y adorables. Primero abrí mi caja-pingu reciclada súper bonita hecha a mano y escrita por detrás y que, atención, la parte para colgarla está soldada por una auténtica Teleco, ni más ni menos. Me encantó y me emocionó mucho y justo después cogí el regalo de mi cuñado y dije "ojalá sean más pingüinos" y efectiviwonda, ni Sandro Rey, mi cuñado me regaló un pijama de pingüino enorme, peluchoso, calentito que me hace increíblemente gorda y que me encanta, de Oysho (pa' rematar). Me podéis ver con él en la entrada anterior (porque soy tan inteligente que tosí con un vaso de agua en la mano, me mojé el pantalón y me tuve que cambiar y aproveché para estrenar el pijama). Además mi cuñado me regaló su camiseta de fútbol firmada y dedicada de cuando les iba a ver jugar (a él y a mi súper novio futbolista) a pesar del frío, la lluvia y la noche. Y me puse a llorar cual tontorrona.




¡Juro que esto es lo último! (por ahora... faltan personas por ver, y más regalos y ai... ¿qué ha pasado este año?) Mi amigo Juan (el que recibió la súper seta que podéis ver en mi portfolio) llevaba tiempo avisándome de que mi regalo de cumple sería brutal, gigantesco, alucinante... y no os podéis ni imaginar el careto que puse al abrir una caja con una Nintendo 64 dentro. Bueno, sí que os lo podéis imaginar, publiqué una foto en la entrada anterior, ejeje. Como hermana pequeña que soy, nunca he sido dueña de una Nintendo 64. Amaba jugar con ella aunque al ser pequeña (y torpe) no se me daba muy bien. Y no sé si sabéis pero amo los juegos antiguos (de los 90) como Ocarina of Time, Roller Coaster Tycoon, Age of Empires... Tengo una gran colección vintage en mi ordenador entre emuladores y juegos pixelados y de 3Ds muy geométricos, así que este es un regalo que me deja sin palabras. Además con Mario Party, Star Fox (bueno el nombre es Liliat Wars, creo, no me voy a levantar de la silla para comprobarlo) y el LEGENDARIO Super Mario 64. Actualmente he conseguido 50 estrellas en una semana, mis proyectos y mi vida laboral me miran MAL.

/ Edito: observad el detalle del mando verde, los dos compartimos amor por el Betis /

Tengo unos amigos que no me los merezco. Demasiadas cosas para alguien de metro y medio de altura. UAH. He tenido más regalos en un cumpleaños que en varios de ellos juntos. Os pasáis y mucho, sobre todo tú, Àlex. Espero estar a la altura en vuestros próximos cumpleaños, temblad :D

No hay comentarios

Publicar un comentario