La vie en Noëlle

28 jul. 2015

Reliquias

¡Hola, hola! Blogueo desde el sofá, en la penumbra, con el fresquito del ventilador, mi perra al lado haciéndose la madre de todas las siestas, Rock FM de fondo y mucha paz y tranquilidad. Sí, estoy sola en casa. Y desde hace una semana ya. Pronto se acaba el chollo aunque en breves volveré a disfrutar de la vida independiente en pareja durante casi todo el mes de agosto. ¡Ai! ¡Tengo tantas ganas de independizarme! Estoy más que preparada e ilusionada para ello. Aunque primero no estaría mal un poco de estabilidad económica indefinida, claro.

Estos días he comprobado que no cocino porque no quiero, porque no se me da mal. También he aprovechado para algunas cosas productivas, comprar material que necesito para nuevos proyectos y... sí, para viciar como una cabrona. Mi hermano me prestó algunos juegos para mi querida Nintendo 64 (que me regalaron por mi cumpleaños como recordaréis en este post) y sobre todo estoy viciando muchísimo al Banjo&Kazooie.



Es un juego que recuerdo con mucho cariño de mi infancia. Es bastante similar al Super Mario 64: plataformas, mundos con distintas misiones/objetos coleccionables y más o menos largo. En definitiva es un juego que deberíais conocer todos, y si no lo conocéis id corriendo a por un emulador o a una tienda de segunda mano a ver si hay suerte y lo encontráis.

Y en éstas que estábamos jugando en casa de mi novio con la susodicha 64, no va el tío y al buscar sus juegos antiguos encuentra... ¡Encuentra! *música de abrir un cofre del Zelda*



Aún no me lo puedo creer. Dos reliquias en perfecto estado. Tesoros. Joyas. El Ocarina of time y el Majora's Mask. Juegazos. Sigo deseando tener el remake de 3DS de ambos pero igualmente este encuentro mata el gusanillo (y a Ganondorf/Majora) muchísimo. En concreto el Ocarina lo juego en versión Game Cube en mi Wii (y tengo que decir muy orgullosa que mi novio ya va por el Templo de Fuego en adulto -yo ya me lo pasé todo hace tiempo-) pero igualmente este pequeño cartucho es increíble... nos da todavía más huecos para iniciar nuevas partidas sin tener que borrar las anteriores. Y de vez en cuando hay que volver a pasarse un Zelda, esto es así. Es una ley no escrita.

En cuanto al Majora's... ¡Oh Dios mío! Ahora mismo estamos devorando Breaking Bad a una velocidad que en breves la daremos por concluida y, cuando eso ocurra, en las semanas de convivencia mencionadas anteriormente, nos pasaremos juntos el Majora's, como las buenas parejas. Es un juego increíble, oscuro, impactante. A contrarreloj. Si tuviera los medios necesarios (que no es el caso ni creo que lo sea por un indeterminado tiempo) os grabaría "gameplays" porque, modestias aparte, creo que soy el mejor Link que existe. *muchísima modestia aparte*

/ Inciso: En cualquier caso, si me hiciera un canal de Youtube, creo que empezaría por un canal sobre nuestro futuro perro y todas sus aventuras. Con GoPro incluida. 

¡Y eso es todo por hoy! Aprovechad bien el día que a lo mejor sólo os quedan 72 horas antes de que la luna os caiga encima. Just saying.

No hay comentarios

Publicar un comentario