La vie en Noëlle

6 ago. 2015

"La mujer real tiene curvas" ¿Peeerdona?

Con el fin de luchar contra las webs y campañas pro-anorexia/bulimia; unas enfermedades muy graves que afectan tanto a hombres como a mujeres con una malsana obsesión de su peso y masa corporal, hoy en día nos bombardean con diversos artículos, anuncios y "cambios" que promueven la "imagen sana".

Hasta aquí todo bien.

El problema surge cuando gracias a toda esta campaña se está generando, consciente o inconscientemente, algo así llamado como "delgadofobia". Y yo, como mucha gente, la sufro.




¡Oh! ¡Qué drama estar delgada! Pues sí. No sólo me tengo que comer dicha campaña de "la mujer real tiene curvas", "nuevas modelos XXL en contra de los cánones de belleza anteriores" donde para promover esa imagen "sana" (debería poner más comillas incluso) atacan a la imagen de las delgadas. Tengo que leer la tontería de que la mujer real tiene curvas y sentirme irreal. Un holograma. Incluso hacen ilustraciones en contra de dibujos o personajes de videojuegos, ¡ficción!, diciendo cómo serían realmente esas mujeres si fueran "reales". Medidas reales. Tengo que sentirme en el medievo donde las musas eran redonditas y gorditas para fomentar la imagen de fertilidad, porque señores, entonces la imagen de "gordura" era sinónimo de riqueza. La gordura nunca ha sido algo "sano".

Y dejando a un lado todas las tonterías de "mujer real", "fofisano" y demás "excusas" que en vez de promocionar la autoestima y el quererse a uno mismo más bien buscan desprestigiar la imagen de gente cuidada, de "modelos de anuncio"; os voy a explicar experiencias que he sufrido por culpa de toda esta "delgadofobia"

Sin ir más lejos, hablemos de la comida. Muchas veces comiendo en grupos (cumpleaños, eventos) con diferentes personas y sus diferentes cuerpos me he sentido atacada, yo, centro de atención, por comer "poco" o "estar delgada". Me hacen comentarios gratuitos de "estás anorexica, tienes anemia seguro, come más, eres un palillo, enana, se te lleva el viento, poquita cosa, ¡mira que muñecas más pequeñas!, pero si no tienes chicha" y juzgan las cantidades que me como o lo que hay en mi plato. Para empezar estoy sana como una manzana, mis análisis de sangre son envidiables y tengo el hierro casi al límite de lo máximo que debemos tener. En cuanto a la comida: 1. como lo que me apetece y 2. soy una chica de metro y medio y 40 y pocos kilos que no va a hacer ninguna maratón ni va a hacer un gasto energético extraordinario... ¿¡Cómo voy a comerme un plato digno de un mamut!?

Pero aún así he sufrido muchísimas veces estas situaciones. Y se sufren. Porque te quita el apetito ser juzgada, te da hasta ansiedad saber que vas a comer con cierta gente que siempre te hace comentarios. Y es injusto porque nadie protege a un delgado cuando se dan estas situaciones. En cambio nos llevaríamos las manos a la cabeza si yo, tú, o quien sea, le dijese a alguien "real" con sus "curvitas reales": oye, ¿no estás comiendo demasiado? vas a romper la silla, no, de hecho vamos a empezar a orbitar a tu alrededor, ¡gordo!. ¡Tabú! ¡No puedes decirle eso a un gordo! Recuerdo una vez en clase, un "fofisano" que solía mencionar lo "enana y palillo" que era, un día -no contento con eso- me llamó hámster por mi nariz y cara pequeñita. Y yo señalé que él también tenía nariz pequeña y redondita, pero que como era "más grande" era una cobaya. ¡Qué dije! ¡Drama! Un chico me apartó y me dijo en voz baja "¡qué haces! no puedes decirle eso al pobre #### que está un poco gordito, ¡cómo te atreves!".

Y así estamos: personas que hemos sido delgadas siempre y que es nuestra constitución, que da igual lo que comamos que no engordamos ni un gramo, ahora resulta que somos "insanos, irreales" y en general, una mala imagen. Y repito, ¿no sería mejor centrarse en quererse a uno mismo sin atacar a nadie? ¿no es mejor aceptar que tener la imagen que quieras tener sólo se consigue si te esfuerzas y mueves tu enorme culo del sofá? Es muy fácil leer todos estos artículos que incluso atacan a princesas Disney (dibujos, por favor) por sus siluetas, pero no es tan fácil comer sano (verduritas, ensaladas, cosas a la plancha... ¡yo apenas como fritos!) y hacer un poco de ejercicio.

Ama a tus lorzas si lo deseas, pero no me ataques a mí por no tenerlas.

Y a los delgados del mundo que sufren "delgadofobia"; ánimo. No os dejéis amedrentar por las críticas. No caigáis en el mismo error que yo, que harta de comentarios incluso llegué a tomar batidos para engordar (y no sirvieron de mucho) y me acomplejé de mi imagen. Si te cuidas no dejas de ser real. Todos somos reales. Sí, incluso el que tiene mil operaciones estéticas encima. Alguien que acepta sus defectos no es mejor ni "más persona" que alguien que no consigue aceptarse nunca. Basta ya de tonterías y soberbias.

4 comentarios :

  1. ¡Hola!
    Después de leer tu entrada me he decidido a comentarte desde el punto de vista del otro lado. Entiendo tu razonamiento pero te aseguro que es mucho más doloroso el nuestro. Yo, como muchas otras mujeres, sufro una enfermedad que se llama tiroides hipo, los efectos de esta enfermedad son casi la imposibilidad de adelgazar y los cambios hormonales. No sabes lo difícil que es estar día y sí y día también haciendo deporte y sin comer lo que a ti te gustaría. Viendo como todo tu trabajo no tiene recompensa por culpa de una enfermedad que no te permite adelgazar y hace que engordes, y sí, existe. Pero no solo yo que sufro esta enfermedad sufrimos lo de ''Estás gorda'', sino que vas a cualquier tienda y todo está hecho para personas delgadas, las curvas no están bien vistas. Te ven comer y tienes que escuchar cosas como ''zampabollos'' sin saber lo que tú comes o dejes de comer. Todas las modelos y chicas deseadas por hombres cumplen estética de delgadas... Y aún así por mucho que te esfuerces, sea por enfermedad o simplemente tu constitución, tú no eres capaz de ser ellas. Yo nunca he pretendido cumplir un canon de belleza simplemente estar sana, y al igual que tú mis análisis están bien excepto la tiroides. Peso 69 kg y mido 1'63m y conseguir pesar 69 kg y no 120 kg es un milagro para mí, así que las curvas también merecen un sitio en la sociedad, porque las delgadas ya lo tienen, por eso estoy a favor de esas campañas, y con esto no quiero decir de ''Pongámonos todas gordas'' pero sí que las curvas también son bonitas al igual que la delgadez.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Carla!
    Desde luego entiendo tu punto de vista. Sé perfectamente lo difícil que es sufrir una enfermedad que te condiciona físicamente y que encima la gente se lo tome como excusa. Lo sé porque mi madre también padece algo parecido (y por cierto, lamento mucho que a ti te ocurra eso). Creo que el problema en sí es que se tengan que hacer campañas para que se empiece a RESPETAR. Es tan sencillo como tener respeto. A veces es más difícil (por desgracia) tener empatía, pero si al menos se tuviese el mínimo respeto de no juzgar, insultar ni menospreciar ningún tipo de aspecto físico el mundo sería un lugar mejor en el que vivir. Ya no sólo con las grasas ni las curvas, con todo. Por eso mismo finalizo el post con un "Todos somos reales", porque no se deberían permitir estas faltas de respeto y todavía menos en público. Que eso es lo grave, que presenciemos insultos como "gorda" "anorexica" "fea" como si fuese algo normal insultar al físico. Y además insultar con maldad, a la cara, sin que les tiemble el pulso. Por experiencia también te puedo decir que los que más "insultan" y faltan el respeto son los que más complejos tienen así que lo mejor que se puede hacer con esas personas es sentir lástima y no hacer leña de un árbol que probablemente está caído y podrido.

    Me ha gustado mucho recibir tu punto de vista y tu comentario y te agradezco tu participación por aquí. Si quisieras seguir hablando de este tema (o de cualquiera) más cómodamente no dudes en escribirme a mi email de contacto (noleethesheep@gmail.com). ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de llegar a tu post y no puedo estar más de acuerdo. Sin duda, para mi una de las mejores campañas de publicidad sobre este tema fue una de Dove en la que mostraba a 7-10 chicas cada una de su padre y de su madre.

    Si, entiendo que a la persona que tiene curvas le puede sentar fatal ir a una tienda y no encontrar su talla, pero creo que en ese caso la crítica debe ir hacia las pocas tallas que hace la marca, no hacia otras chicas que sí pueden usar esa ropa.

    Yo también soy bastante delgadita (1.63cm y unos 45-46kg apróx.) y muchas veces no me he podido comprar una prenda de ropa porque hasta la talla más pequeña (S o XS) me iba enorme... en tiendas tan comunes como Zara, Mango o El Corte Inglés.

    Por eso, me parece genial que las marcas utilicen a modelos "reales" en las campañas, y yo misma creo que algunas veces se pasan de delgadas o de retocarlas hasta deformar las proporciones. Que una persona tenga su muslo igual de ancho que el brazo no es lo habitual (con independencia del tamaño de muslo o brazo de cada una ;)) pero creo que una chica delgada o con menos curvas no es menos real que una chica más rellenita o con más curvas.

    Y bueno, creo que lo dejo aquí porque la verdad que a este ritmo podría escribir otro post dentro de un comentario, porque si, yo también he oído muchas veces eso de "¿pero tu comes?", o "tu comes menos que el canario". Por no hablar de las miradas inquisidoras de gente que ha comido conmigo cuando no he podido terminarme un bocata o un plato en un bar. (generalmente acompañado de un: "claro, normal que estés así, si no comes na..."

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aix, cómo te entiendo... Yo he llegado a acomplejarme muchísimo por todos esos comentarios. Me alegra ver que te has dejado caer por esta entrada tan antigua para leerla :) ¡Muchísimas gracias! ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar