La vie en Noëlle

24 nov. 2016

Nos vestimos de Navidad



¡Hola, hola! A falta de un mes para estar cantando villancicos y comiendo turrón hasta acabar redondos os quiero presentar la decoración navideña de nuestro querido hogar. La primera decoración navideña. Son nuestras primeras navidades en este piso y las cuartas que pasamos juntos, así que la ilusión es desbordante.

Aún así no queríamos gastar mucho dinero en poner un árbol (cosa indispensable porque mi novio, en 26 años de vida, jamás había puesto uno en su hogar. Celebran la Navidad, sí, pero sin poner árbol o decoraciones así que él se moría por decorar su primer arbolito y yo me he muerto de verle tanto brillo en los ojos). La semana que viene estamos en Londres (con una maleta medio vacía porque quiero comprarme mil cosas) y... en general tampoco teníamos en mente derrochar más en la decoración que en los regalos en sí. Las luces ya las teníamos porque, si hay algo que le gusta a Àlex además de yo (obvio) y la comida, son las luces. Los ambientes con lucecitas. Vamos, que estamos en pleno apogeo de ambientazo navideño en casa. Y la mar de felices.
Sin más dilación, y porque además se me ha ido la mano haciendo fotos, os presento la estrella de nuestra decoración navideña: EL ÁRBOL. El susodicho más los siguientes complementos costaron 50 euros. Sí, todo 50 euros.



La bola con el muñeco de nieve no está incluida en el precio... pero quedaba divina en la foto. En Muy Mucho compramos un árbol de 1,20 m (que casi es como yo de alto, jeje) y cuatro cositas más... las que veis en pantalla. No se necesita mucho más y estoy muy orgullosa de que sólo costara 50 euros porque unas primeras navidades en el nidito de amor pueden ser peligrosas y cada bola grande y bonita, por muy bonita que sea, ya vale casi 3 euros. Cada bola.

Queríamos un árbol blanquito y plateado, con algún detalle rojo (compramos una cinta de terciopelo roja por si hacíamos lacitos, pero al final no lo vimos necesario y la tenga guardada para envolver regalos y/o colgar los christmas que lleguen este año).





¡Algunas bolas también se iluminan!

Àlex montó el árbol con paciencia y esmero y, a pesar de ser "barato y de plástico" le quedó de lujo. No es porque sea nuestro (o quizás sí) pero nunca había visto un árbol de plástico tan bonito.




Y el resultado de adornarlo con mimo y las luces de colorines que compramos en 2015 para fin de año es... *redoble de tambor*



¡Tachán!

Ojalá os pudiera transmitir lo feliz que me hace llegar a casa después de un largo día y, como ya es de noche, encender nuestro querido arbolito. Ya teníamos además otro árbol navideño en 2D (que me pirra) para completar la zona "comedor". Un rincón más suave y simple. Pero después decidimos que hacía falta el típico árbol cargado, colorido e incluso "hortera" que nos invitara a poner regalos a sus pies y a sentir el hormigueo en el estómago que se siente cuando eres un niño.





Y a continuación... una buena dosis de ¡Ho! ¡Ho! ¡Ho! ¡Feliz Navidad!








En los 50 euros también va incluido este tapón para botellas tan mono. Se lo regalamos el año pasado a sus padres y este año lo vimos otra vez y LO NECESITÁBAMOS PARA EL VINO.



La manta-oso del salón también está preparada para recibir los turrones.






El resto de artículos navideños los tengo desde hace tiempo. Son pequeños detalles con los que me gustaba adornar mi habitación.



Y ahora atención, porque si de noche es bonito y acogedor... de día te caes para atrás de lo etéreo y espectacular que luce sin nada más que la luz que nos baña por las mañanas.






Espero que os haya gustado esta entrada, nuestro pisito engalanado para las fiestas y que tengáis las mismas ganas de recibir la Navidad. A pesar de todo; de lo malo, de lo amargo, de los que faltan, de los que duelen... No debemos perder la ilusión. Debemos contagiarnos de ilusión, ya sea en Navidad o mañana mismo.

No perdáis nunca las ganas de ver pasar un año más.

4 comentarios :

  1. ¡Ay qué bonito y entrañable todo en esta entrada! Aunque debo decir que es muy pronto para mí JAJAJA, me encantan todas las cositas que habéis puesto en la casa. Yo suelo poner el árbol el 22/23 de diciembre, apurando al máximo porque no somos muy navideños desde que nos han ido algunos familiares importantes, pero me has dado ganas de montarlo ya de ya. Además, este año es diferente porque mi hermana y yo tenemos habitaciones distintas, y no sé, es la primera navidad que la pasamos en otras habitaciones. Parece una tontería, pero creo que puede dar mucho juego a la hora de dar regalos y esconderse detallitos. No sé, esas tontunas jiji.

    precioso todo ♥

    ResponderEliminar
  2. Ai, ¡qué velocidad de comentario! jajajaja Para mí también era y es una época difícil y he estado años sin poner ni una mísera bola (personas que faltan + dinero que ni existe = cenando sola con mis padres en nochebuena una sopa de sobre y a dormir). Lo cierto es que ha sido sobre todo gracias a mi novio que he recuperado esa ilusión y esa mirada tierna hacia la Navidad. Me alegro de haberte contagiado un poco de espíritu navideño... ¡seguro que este año es una buena oportunidad para esconder regalos y tener que buscarlos con juegos y/o poner un árbol increíble! :)

    Preciosa tú :)

    ResponderEliminar
  3. Demasiado pronto tía jajajajaj Yo quejándome del Leroy que empezó super pronto y tu no es ni diciembre y ya estas comiendo turrones prácticamente!
    Me ha encantado la última frase :))))

    ResponderEliminar
  4. El sábado pasé por el Leroy y ¡qué preciosidad de sección! Yo comería turrones (de helado) hasta en agosto. Espero verte este viernes churri :)))

    ResponderEliminar