La vie en Noëlle

22 feb. 2017

Culpabilizar a la víctima



No, no es tu culpa.

Hemos normalizado actitudes machistas, retrógradas, clasistas, homófobas, racistas... Hemos normalizado, nosotros como sociedad, un sinfín de actitudes que alimentan a verdaderos monstruos. Es nuestra responsabilidad poner fin a esas "bromas" que no tienen gracia, a esos comentarios de "cuñao" que buscan el humor a costa del sufrimiento ajeno... Es nuestro el poder de decir "basta" y no tolerar ninguna agresión, física o verbal, que estemos presenciando. Si eres testigo no seas cómplice. Y tu silencio es cómplice.

Hoy quiero centrar esta responsabilidad en un tema que me hiere como un puñal candente: culpabilizar a la víctima, o victim blaming. Es una semilla que nos han plantado desde pequeños. Nos han educado con "es tu culpa por hacerles caso" o "no te dirían nada si no vistieras así". Hemos normalizado esas frases como un paternalismo adecuado y correcto y el fruto de esta semilla es algo que pudre cada día más nuestro entorno.

Quiero poner el foco en los niños y en las mujeres. No, queridos míos. Si un niño sufre bullying no es culpa suya. No es débil. No es El débil. Y sobre todo "no se lo ha buscado". No lo podría haber evitado si hubiese hecho X o Y. No busquéis darle sermones a un víctima como si tuvieseis la sabiduría infinita colgada en la espalda.

No evitas bullying si "les ignoras". Evitas bullying si educas bien a esos pedazo de hijos de puta.

Para mí, esas frases displicentes sacadas del libro "Cómo ser un buen cuñado, paso a paso" me provocan un gran cúmulo de bilis. Estamos hablando de niños, jóvenes, que sufren un verdadero infierno por culpa de pequeños aprendices de psicópatas sin empatía y sin ninguna responsabilidad con sus consecuencias. La víctima se elige a dedo: da igual si les hace caso o no, si les ha mirado o no, si es diferente o no. En vez de atormentar con conjeturas a quien lo está padeciendo id a por los culpables. Id a comerles la cabeza a ellos. No normalicéis que "siempre habrán maleantes y esto ha sido así desde siempre". No normalicemos que cada año un niño tenga que suicidarse por culpa del bullying.

Y ahora hablemos de las mujeres. De mis queridas mujeres. En vez de hacer un anuncio donde la víctima es acosada con mensajes escritos en las palmas de la manos ajenas y juiciosas "llama", "piensa en tus hijos", "¡ACTÚA!"; no sé, tal vez... ¡TAL VEZ! deberíamos acosar y señalar al culpable de que exista una víctima: "eres un mierda por hacerle sentir así", "hazle un favor a tus hijos y aléjate", "métete conmigo si tienes huevos, payaso". ¿Os parece descabellado? Yo lo que no veo normal es que culpabilizar siempre a la mujer sea "lo normal".

Y no, si las violan no es por culpa de ellas. No es por vestir como putas. No es por "ir provocando". Un "no" es un "NO". Violar es forzar a tener sexo sin consentimiento. Y las culpáis a ellas, las que han sido forzadas, con todo vuestro enorme escroto y/o papo. Asesinan a dos jóvenes turistas y "la culpa es de ellas por irse de viaje solas, ¿¡a quién se le ocurre!?"; violan a una mujer entre cinco y "la culpa es de ella por emborracharse". No. Paremos esta vorágine de culpa, de pedir explicaciones a quien no tiene que darlas.

Normalizar que siempre habrá un lado malo y que la culpa es tuya por toparte con ellos se tiene que acabar. Quizás es mucho pedir que seres sin empatía ni compromiso social hagan una reflexión y autocrítica de sus actos. Quizás la lucha feminista o contra el bullying no va con vosotros pero, al menos, haced el mínimo esfuerzo de no consentir que se culpabilice a la víctima. No permitáis ni uno de esos comentarios. De esas actitudes podridas. Reeduquémonos, poco a poco.

No seamos cómplices.

2 comentarios :

  1. Es que vivimos en una sociedad heteropatriarcal que huele a mierda por todas partes. No cortamos de raíz en la educación, y tampoco cortamos de raíz los comentarios, los piropos, el poder de un hombre de decirte lo que le pasa por la cabeza porque intuye que quieres saber algo que no has pedido. Y a raíz de todo eso culpabilizar a alguien que sólo quiere que la quieran, pero no lo hacen bien. Partimos de la idea de que ellas lo saben, se dan cuenta, y antes de que caiga la mano cae tu amor propio, tu orgullo y tu realidad. Te aleja de todo, incluso de ti misma, porque juegan con eso, contigo, con la forma que tenías de respirar, de mirar, de pensar, juegan hasta machacarte, hasta comer todas tus fichas y sentirte tan sola que, incluso cuando te das cuenta, te sientes tan sola que te da miedo hasta tirar los dados.

    Odio a esta sociedad, pero, por suerte, hay personas que luchan para cambiarla, aunque sea un poco, aunque sea en vano, me da igual, me dejaré la voz y la vida, si hace falta, para que ninguna mujer tenga que sufrir comentarios machistas, o palizas de alguien que cree que una persona puede ser suya hasta ese punto.

    Una entrada dura, Noë, pero real y necesaria.

    Un abrazo fuerte,
    de esos que sólo las feministas sabemos dar.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta recibir tus abrazos (aunque por ahora sean virtuales) y tus palabras.

    ResponderEliminar