La vie en Noëlle

13 feb. 2017

Un año bajo el mismo techo



Llegamos con lo puesto: dos sillas, cajas de libros, maletas con ropa, una cama recién comprada y mucho amor. Hace un año llegamos y desembarcamos en nuestro primer hogar juntos. Nuestro primer nidito.




Aún guardo el anuncio del momento en el que lo vi, los pantallazos que le envié a Àlex para decirle "tiene que ser este". Lo visitamos y el flechazo se hizo más fuerte, más grande y más intenso. Nos lo pusieron difícil ya que otra pareja tenía prioridad si lo querían ellos. Y lo querían. Nos refugiamos ese fin de semana de incertidumbre en un spa, en una escapada, en no pensar. Pero fueron horas y días interminables. Queríamos ese piso, tenía que ser él. Lo sabía desde la primera foto, desde la primera (y no podía ser única) visita.

Y entonces la vida, esa que a veces te da y a veces te quita, nos dio una llamada de teléfono. En el último momento... la otra pareja se había echado atrás (y juro por mi inocencia que no tuvimos nada que ver). Era nuestro... si lo queríamos. ¡Y claro que lo queríamos! Fue ese momento bonito de reír, saltar y creer que si deseas algo con muchas fuerzas se puede hacer realidad. Que todo es posible.



Y llegamos a dormir bajo ese techo por primera vez un 13 de febrero, en vísperas de San Valentín. Nada era más romántico que el olor a reforma recién hecha y todo el amplio vacío con el que llenar y plasmar nuestras vidas.




Lo llenamos poco a poco, durante meses de interminables visitas a Ikea, Maisons du Monde y demás. Fines de semana intensos sin un respiro, con la televisión que nos regalaron mis padres en el suelo. Sin cortinas pero con muchas pizzas y besos.




En un año el piso ha cambiado tanto como nosotros. Seguimos creciendo pero ahora más juntos que nunca. Seguimos sumando días de pizza y la calidez del sofá y manta. Sigamos aquí, bajo este techo, coleccionando recuerdos y anécdotas.

Este ático me hace vivir en el cielo.

5 comentarios :

  1. Qué bonito!
    Yo la verdad es que hace tiempo que comparto piso y es adorable, pero no podemos decorar tanto el piso. Es nuestro, pero los muebles son de la casera, así que...
    Pero me alegro de que tengáis el piso y estéis tan bien, la verdad. Es un gusto leer cosas así.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonitiño! Te voy a ser sincera, no soy fan de las cosas románticas cuando no tengo pareja, no es que me vuelva una vieja arpía de esas que odian el amor ¡pero casi! JAJAJAJA, aún así, me ha gustado mucho esta entrada, y me encantan las fotos del antes y el después ♥

    Espero que sean muchos, muchos más años juntos, de verdad, os lo merecéis. Te lo mereces.

    abrazos fuertes,
    W.

    ResponderEliminar
  3. Te he dicho mil veces que adoro tu pisito, ¡PERO TENGO QUE DECÍRTELO OTRA VEZ! Tiene que ser una maravilla mudarte por fin a un piso propio y poder decorarlo a tu gusto desde cero.... yo no puedo esperar a que llegue mi momento de independizarme, jijiji ^^

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy guay el contraste de antes/después (y todo el proceso en medio). Creo que voy a echar un vistazo a la entrada del home tour para inspirarme! :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Preciosidad de piso, me ha dejado realmente enamorada, más aún ahora que ando desesperada por encontrar yo uno jajaja, pero por aquí o se cae a cachos o es meterme en uno decente con el que acabar ahogada por el coste y no, para eso prefiero mejor seguir aguantando donde estoy y ahorrando más hasta localizar uno que me haga pensar como a ti "tiene que ser este".
    De verdad que se nota el gran amor en toda la decoración y en cada una de tus palabras.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar