La vie en Noëlle

27 oct. 2017

Hecha la magia



Hace un mes os hablé de mis últimas lecturas en esta entrada que incluía la reseña (con muy buena nota) de la primera parte de la historia entre Sofía y Hector creada por Elísabet Benavent. Hoy, tras días de haber devorado el final de dicha historia, os traigo la reseña de ésta y el autorregalo de hacerme recordar todo lo que sentí con ella.

"LA MAGIA DE SER NOSOTROS" de Elísabet Benavent
★★★★★

Durante el viaje de concluir esta historia de amor llena de baches y piedras en el camino tuve dudas respecto a si las estrellas serían cuatro o cinco (como en la primera parte). Tenía dudas ya que, a pesar de zampar letras con ganas y voracidad, no tuve el mismo "enganche" respecto a su predecesora. A favor de Elísabet debo decir que la "novedad" siempre nos da ese ímpetu de leer más y más; también que aunque fuese fastidioso era igualmente necesario leer "contratiempos" y "tensiones".

Al final decidí que la nota revolotease entorno al desenlace y a cómo me había hecho sentir el punto y final. Pues bien, hacia las últimas páginas empecé a sentirme rota, con una pena real y nostálgica. No es ningún spoiler, es que realmente sentía que me daba pena despedirme de aquellos personajes, de aquellas vidas. Terminarlo me dejó un vacío en el pecho, un vacío que sólo puede llenarlo una relectura que sé que llegará algún día. Que cuando vuelva a estar atosigada con historias intensas que no son mi rollo volveré a El Café de Alejandría para deleitarme en un entorno amable y cómodo.

He disfrutado de leer sobre Madrid y sus calles mojadas en pleno otoño y me he sentido profundamente identificada con la magia que puede desprender un punto exacto en la Tierra. Como si cuatro paredes fuesen mucho más que eso, cuatro paredes. Que un lugar puede llegar a albergar una dimensión aparte en la que encontrarnos a nosotros mismos.

De la historia quiero quedarme con las luces anaranjadas de los atardeceres en La Cumbre, con que "todo brilla más cuando llueve", con el olor a café extremadamente dulce y con Oliver (mi favorito sin duda, junto con Abel). Agradezco profundamente que las páginas no sólo bailasen entorno a una historia sino que acaparasen a tantas otras. Siempre disfruto muy gratamente de los personajes secundarios, no sé porqué.

Recomiendo de corazón esta bilogía y me animo a seguir probando suerte entre las letras de Elísabet Benavent. Acabamos de conocernos con estos dos libros pero presiento que puedo seguir disfrutando de lo que quiera que tenga que contarme. De toda su colección aún no tengo claro cuál será mi siguiente aventura así que si tenéis algún consejo y/o referencia soy toda oídos.

Para concluir, y para seguir con esta bonita costumbre, os dejo con algunos de mis fragmentos favoritos. Palabras llenas de magia.

—No seas remilgada. Ya somos mayores para idealizar a las personas. Todos somos de carne y hueso.
—Ya lo sé —respondí tecleando en la pantalla de la caja.
—El amor es aceptar que el otro hace caca —respondió soñador.
—¿Amor? Ay, Abel..., es tan corto el amor y tan largo el olvido...

Mi imaginación se desmayó en su boca y yo sonreí al entender que es mucho mejor lo poco que nos pase a lo mucho que soñemos.

¿Sabes? El amor es un cabrón con un curioso sentido del humor. Nos aturde, haciéndonos dar bandazos entre las seguridades y los miedos y, de pronto, en el momento en el que menos lo esperamos, nos golpea el estómago hasta que vomitamos mariposas. Todas. Hasta las del primer amor, porque ya nada que perteneció a otra persona nos cabe dentro. Solo ella. [...] ¿Lo peor? Que había tardado demasiado en encontrarla y no tendría toda la vida que necesitaba para darle. Que los días eran finitos y nosotros dos envejeceríamos. Que no podíamos volver a nacer para enamorarnos antes.

Dime la verdad... ¿es mediocre una vida normal? No lo es. Mediocre es hacer creer que otro vale menos solo para poder sentir que tú vales más.

Eres la mujer más increíble que he conocido en mi vida. Y me das un miedo horroroso. Por eso quiero pasar cada día de mi vida contigo, porque el hombre que se enamoró del miedo olvidó ser cobarde.

Los detalles son siempre los culpables de que nos decepcionemos.

6 comentarios :

  1. Tengo TANTAS ganas de leer esta bilogía <3 Estuve a punto de comprarme el primero, pero luego se los apunté a A. en una lista de posibles regalos para mi cumpleaños, así que estoy a la espera, pero caerán tarde o temprano.
    De Elísabet leí la trilogía «Mi elección» (Alguien que no soy, Alguien como tú y Alguien como yo) y me gustó mucho. Las historias en sí son un tanto típicas, pero lo escribe tan guay y se hace tan ameno, que me resultó super adictiva, tierna y divertida.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aiiix, es que cuando los cumpleaños (o Navidad) acechan es más complicado comprarse cosas porque puedes chafarle la sorpresa a alguien. Me apunto tus recomendaciones para seguir leyendo a Benavent, ¡espero que tú puedas conocer el mundo de Sofía prontito! ¡Un besito!

      Eliminar
  2. Aún tengo pendiente buscar la primera parte, pero vaya, que también me han dado ganas de leer la segunda después de tu entrada. Tengo la impresión de que me va a servir para "desintoxicarme" de los libros que suelo leer (casi todos de la misma temática).Viene bien cambiar de vez en cuando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo: sienta genial leer de vez en cuando esas historias más sencillas y cálidas que son como un abrazo, como quedar como un amigo. ¡Si la lees ya me dirás qué tal! ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Tengo muchas ganas de leer algun libro como este. He de confesarte que a priori me parecían una historia más, pero con tus reseñas vas a acabar convenciendome. Seria genial si no tuviera ya tres libros que leer y que son (por desgracia) bastante densos. Me encantaría disfrutar con Abel y Sofia pero Platon y el banquete me estan robando el alma (en el mal sentido) quizás después de los exámenes pueda leerlo :) un besito linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las lecturas densas pueden ser apasionantes, pero como te pillen en un mal momento... uf. Espero que pronto puedas dejarte caer por esta historia, ¡ya me dirás qué te parece! ¡Un besito!

      Eliminar