La vie en Noëlle

4 oct. 2017

Urna, grande y libre



Fotografía: Girona, 2015

Tengo varias cosas que decir en el inicio de esta entrada (que espero que sea más intensa que extensa). Lo primero es que la genialidad del título "Urna, grande y libre" no es de creación propia sino que forma parte de una de las muchas pancartas ingeniosas que se han podido leer por mi tierra estos días. Está a la altura de la cara de Mariano Rajoy como Avatar junto al título "Avotar", lo sé.

Lo siguiente que quiero decir, antes de entrar al meollo, es pedir disculpas a mis lectores. Quizás esperabais que no me mojase en el tema, que hablase de algún haul o de los zapatos que me compré el otro día. Lo siento, os prometo que no puedo. Lo siento porque estos días están siendo un infierno y me sentiría en deuda conmigo misma si no dijese nada al respecto.

No tengo que poneros en situación: todos, de una manera más o menos veraz, sois conscientes de lo ocurrido en Cataluña desde el ya histórico 1-O. Y siento la imperiosa necesidad de deciros lo difícil que me resulta seguir siendo tolerante con la manipulación, violencia y opresión que está sufriendo mi pueblo. Mi gente, mis vecinos: los catalanes.

No os lo tolero, lo siento. No tolero que os dejéis manipular a estas alturas de la vida. Me ha bastado ver el telediario de Telecinco hoy, a la hora de comer, para sentir algo más aparte de indigestión. Estáis siendo indiscriminadamente manipulados. Estáis germinando un odio hacia los catalanes totalmente infundado. O, en algunos casos, innato.

Para empezar se abre el telón con las siguientes palabras: desafío, pulso, deslealtad... todo esto ilegal, claro. Es curioso que hablen de legalidad aquellos quienes tienen hermanas infantas imputadas, o aquellos cuyo partido está embadurnado de corrupción hasta la coronilla. Es muy curioso que os amparéis en la legalidad para defender lo indefendible, cuando hay países en los que es ilegal ser homosexual (que ya ni casarte) o conducir un coche si eres mujer. Incluso en Singapur resulta que es ilegal mascar chicle. Sí, he buscado "leyes absurdas" en Google para daros este dato sin molestarme en contrastarlo, así está el nivel.

Seguimos con la manipulación: de la huelga general de ayer han emitido apenas unas imágenes de cuatro personas por la calle llevando esteladas. Ninguna imagen aérea donde se pudiese comprobar la inmensa cantidad de personas que tomamos las calles. Y no contentos con esa imagen de "poca participación" la han contrastado con una manifestación pro-unión donde se veía más tumulto. Impresionante. Pero no sólo juegan con vuestra retina sino que se han deleitado durante un cuarto de hora en hablar de "acoso hacia la Guardia Civil y Policía Nacional". Los verdugos que atemorizaron, increparon y violaron todos nuestros derechos son pintados como corderitos oprimidos en un hotel de mala muerte; mirando a través del cristal con la mirada perdida y pidiendo ayuda.

Surrealista.

El pasado domingo llegamos hasta un extremo inaudito para un país que se hace llamar "democrático". Me gustaría creer que "las imágenes hablan por sí solas" pero resulta que no, que las desmienten, que "son manipulaciones". Y se quedan tan anchos. Más de 900 heridos y ni una sola mención para ellos. Recordad que, cuando hay otro tipo de desgracia (véase un atentado) no les tiembla el pulso en bañarnos en las imágenes más morbosas y darle nombre y apellidos a un montón de historias que nos hagan sollozar. Pero aquí se está ignorando deliberadamente el daño causado, culpabilizándonos del mismo y victimizando a los ejecutores.

Y les apoyáis y sacáis la bandera española en el balcón después de parar un referéndum a porrazos. Los mismos que cuando hay un atentado exigís que los musulmanes se disculpen y digan "no en mi nombre". Si mi tierra fuese participe de una barbarie... no me gustaría sentirme identificada con ella. La bandera española ahora no significa unión sino destrozo. Violencia. Y duele, duele porque yo la amaba y formaba parte de un equilibrio perfecto en el que ambos sentimientos convivían en armonía. Ese equilibrio no lo ha roto el que ha querido votar, no os engañéis. Votar es legítimo aunque digan lo contrario. La violencia nunca estará justificada, y menos contra alguien armado únicamente con urnas y papeletas.

Yo soy catalana. Barcelona ha sido mi cuna y mi hogar desde hace casi 25 años. Os puedo asegurar que Cataluña no es el pozo intolerante, egoísta y distante que os quieren hacer creer. Es un pueblo amable lleno de matices y respeto. Nunca me han increpado por mi opinión "unionista", ni por querer hablar en castellano por encima del catalán. No, no es cierto que si vienes aquí sólo te hablarán en catalán. No, no expulsan ni discriminan a nadie por el idioma. Idioma que, por cierto, hablando castellano no tardas más que un trimestre en aprender. No somos tacaños ni violentos con "los de fuera". Collons, si hasta nuestras palabrotas parecen suaves. Para mí es todo un orgullo y un placer estar en esta tierra.

¿Por qué, entonces, llevo toda mi vida justificándome por ser catalana? He viajado por varios puntos de España y he tenido que sonreír amablemente mientras me decían cosas como "pues a mí me han dicho que en Cataluña...", desmintiendo o justificando con un ya manido "gilipollas hay en todas partes". Sergio Ramos pudo anudar la bandera andaluza a la copa del mundial mientras que Gerard Piqué es criticado y señalado por llevar una senyera. Senyera, bandera catalana que hoy adorna esta entrada y que no es independentista. Estoy agotada de tener que dar explicaciones a ignorantes y manipulados, de verdad. Unos tanto y otros tan poco es lo que hace que tantísimas personas exijan su derecho de consultar al pueblo, porque la convivencia empezaba a ser insostenible y porque, hello, es un derecho que debería ser legal le pese a quien le pese.

Ojalá el mundo se empapase un poco de la empatía que está contagiando a los catalanes. Nos estamos echando a las calles para defender la democracia, el derecho a votar y decidir; incluso los que como yo no queremos/queríamos separarnos de España. Porque votar y respetar la opinión del otro, aun siendo totalmente opuesta a la tuya, es lo que crea la democracia. Censurar unas urnas en 2017 ha sido un golpe (literal) demasiado duro para todos. No nos están "adoctrinando", nos estamos uniendo contra la barbarie. Y esa es la realidad que no quieren mostrar: no somos radicales, somos empáticos y pacíficos. Y no toleraremos que golpeen a nuestro pueblo tan impunemente. No.

Ojalá dejásemos de ser marionetas políticas y se pudiese dialogar incluso con ese Rey que nadie ha votado. Ojalá esto pudiese acabar bien, de verdad. Y ojalá yo pueda retomar mi vida "como si nada", como si el domingo no me hubiesen despertado los gritos de terror que ocasionó la Guardia Civil en la puerta de mi casa.

Y ojalá, espero y deseo, que nunca lleguéis a experimentar el miedo, indefensión e incomprensión de ser un pueblo oprimido. No se lo merece nadie, ni los que ahora están apretando el nudo. Nadie.

8 comentarios :

  1. Bravo.
    La verdad es que yo no me quería mojar en el tema en mi blog, pero después de leer esto, me lo estoy replanteando. No sé como hay gente que no sé da cuenta de que nos están intentando manipular. Gente que son españoles a muerte, sin saber (algunos) quién fue el gran Lope de Vega, por poner un ejemplo.

    No estoy a favor de la independencia, tampoco estoy en contra. Sólo me doy cuenta de que la mayoría de catalanes se ha rebelado ante el "ataque" a su pueblo, porque cómo has dicho, la violencia no está justificada.

    Además, votar NO tendría que ser ilegal. Ilegal es que los políticos que nos representan roben dinero público. Votar NO tiene porque ser ilegal, porque estamos en una DEMOCRACIA.

    Esperemos que pronto encuentren una solución, y que se arregle todo este caos. Un beso❣

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y tu cariño :) ¡Un fuertísimo abrazo!

      Eliminar
  2. Aplaudo que hayas escrito esta entrada, Noelia. Es muy necesaria.
    En mi casa tengo que enfrentarme personalmente a esa manipulación. Los medios (TV y radio) han hecho que haya discusiones en mi casa, entre miembros de la misma familia. Y eso me duele tanto como ver todo el odio que están generando en la población mientras los responsables están sentados en sus butacas disfrutando del caos. Se han hecho tantas cosas mal... que este sentimiento oscuro no se va a ir en mucho tiempo.

    Las excusas de "se lo han ordenado" o "es que es ilegal" no valen y se caen por su propio peso y me sorprende tanto que con ellas justifiquen la violencia, pero claro en los medios solo se ven esos adjetivos con los que os describen, solo ponen la parte de los policías y guardias civil acosados y es que la gente normal SE LO CREE. En mi casa se lo creen, joder. Se creen que los jóvenes que ahora claman la independencia se les ha adoctrinado desde niños!!

    Ojalá todo esto tenga una solución pero me cuesta pensar en ello... no es tan fácil, han abierto una brecha y no va a ser nada fácil curarla y menos con los politicuchos de mierda que tenemos...
    Mucho ánimo, Noe. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Realmente es una pena todo lo que estamos viviendo y que se refleje en discusiones con seres queridos. También ayuda a ver y palpar los valores reales de muchas personas, por lo que algunos momentos amargos de ahora evitarán cargar con alguien "imposible" en un futuro. ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Cómo te dije en Twitter, que necesaria y desgarradora es esta entrada.
    He hablado mucho de ello estos días y ya sabes cómo lo he visto. No hay derecho a lo que os han hecho, a cómo os han tratado.
    Estos días he tenido que escuchar mil argumentos asquerosos como "es que era ilegal", "es que cumplían órdenes". ¿Se puede ser más rancio? Ilegalidad para lo que les interesa.
    Yo no quiero que Cataluña se marche, pero sí que os dejen elegir. Y luego la gente presume y de democracia. LOS HUEVOS CUADRADOS tienen. Después de esto, yo también tendría ganas de irme si viviera allí. Esto ya no es una cuestión de legalidad ni de sí o no a la independencia, es cuestión de tener dos dedos de frente y darse cuenta de que la brutalidad del otro día no tiene justificación ninguna. Mucho menos si me lo van a justificar con "era ilegal" o "sabían a lo que se arriesgaban". Que manden a la policía a apalizar a los que cantaban el cara al sol por enaltecimiento del franquismo. O a todos los que nos han robado y siguen viviendo la vida por ahí. O a todos los que se ha reído en nuestra cara en los telediarios diciendo que "ha habido proporcionalidad". Y una mierda.
    Tenemos un gobierno de mierda y la gente seguirá votando a los corruptos.
    Mucho ánimo bonita, de verdad. Y que esto os sirva para ser aún más fuertes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, sigue siendo fuertísimo asimilar todo esto. Y las justificaciones, y el doble rasero. EN FIN. Me quedo con personas como tú. Mil gracias, de verdad. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Yo he estado muy muda en este tema (con lo raro que es porque implica política, historia y actualidad, cosas de las que me encanta hablar) porque tengo muchos pros y contras, muchas cosas que decirles a unos a y a otros, y porque siempre he considerado el nacionalismo algo que no debería de existir en la actualidad. Pero es que esto, es que ahora, es que incluso después de una semana casi, la situación se ha ido totalmente de las manos. Por suerte no he visto ningún telediario hasta hoy justo, porque sé lo que hacen y sé lo que no quieren hacer: informar de verdad. Así que por esa parte no he tenido problema en preguntaros, en leeros y en enterarme de las barbaridades que ha habido por parte de un lado, de la violencia que habéis tenido que sufrir y de la impotencia de no poder hacer algo tan importante como votar. No han muerto mujeres y hombres para esto, no hemos luchado, sangrado y llorado para que ahora vengan a quitarnos el derecho que el siglo pasado, nosotras como mujeres, no podíamos ni ejercer (y que en muchos países, actualmente, ni siquiera podríamos hacerlo). Me niego a que la imagen de España sea esa, a que la imagen de los españoles sea la de la intransigencia, porque muchos estamos fuera de Cataluña yendo a las manifestaciones de apoyo y arrancándonos los pelos de cuajo cuando oímos a derechones asquerosos hablar tan despectivamente de algo tan importante y vital como el derecho a votar.

    En fin, yo, como dices, espero y deseo que todo esto termine, que se sienten a hablar de una vez los de arriba, que se solucione, que se busque la mejor manera de que esto acabe bien, que no hay que imponer nada a nadie, que si es ilegal la consulta, se cambien las leyes, que podamos decidir sobre cosas tan importantes como el hecho de sentirnos parte de algo. Aunque, me temo, que las heridas abiertas son otra cosa a parte, y que hay sensaciones que nunca se curan (España, de hecho, sigue sangrando desde 1936)

    Abrazos grandes,
    y todo el ánimo del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por plasmar tu cariño por aquí W. Espero que este país deje de sangrar algún día, o al menos que dejen de echarle sal a la herida. ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar