La vie en Noëlle

17 ene. 2018

Anfitriona



Hoy os quiero hablar desde la felicidad. Hoy os contaré cómo fueron esas 48 horas que viví junto a Sara, mi Sara, y su visita a Barcelona, mi hogar. Os intentaré explicar lo feliz que he llegado a ser y la nostalgia y añoranza que tengo ahora al escribir sobre ello.



Pero antes os pondré un poco en situación: Sara, @sarabatsky, de Geeky Girl, es una twittera, bloguera, mujer y cuquicidad que proviene de Madrid. La conocí hace poquito más de un año. La seguía, recuerdo que la seguía desde hacía tiempo porque amaba su contenido. Y recuerdo que un día me hizo follow back y me sentí súper halagada. Nuestra historia no fue más allá de las interacciones mutuas pero escuetas hasta que me tocó ser su Amiga Invisible por Navidad. Por aquel entonces yo viajé a Londres así que quise currármelo con especial ilusión ya que ella me despertaba eso, ilusión. Así que le busqué cositas de Harry Potter en Harrods, lloré por verlo todo tan caro y al final le compré un reloj de las Reliquias de la Muerte en Camden Town (además de otros regalos).

Casi sin darnos cuenta, como todas esas bonitas casualidades de la vida, nos encontrábamos hablando cada día. Prácticamente cada día, de lo que fuese. Y es que para entender mi amistad con Sara basta deciros que no sólo tenemos mil millones de cosas en común sino que además hemos encontrado un apoyo fundamental la una en la otra. Ambas tuvimos un 2017 de mierda, pero ambas nos hicimos amigas también ese año (y eso equilibra bastante la balanza).

En Madrid nos dimos el primer abrazo. El 12 de enero de 2018 ella, que es mujer de palabra y dijo que lo haría, se plantó en Barcelona con una maleta lila y muchos achuchones. Así pudimos disfrutar de hablar, reír, comer, pasear, comprar, reír otra vez y quedarnos con las ganas satisfechas (por ahora) y muchos recuerdos nuevos y buenos que quiero compartir con el mundo.

Lo primero que hicimos el sábado, después de desayunar viendo Friends, fue ir de compras. Porque sí, ambas somos así de consumistas y una de las cosas que más nos hacía ilusión (después de meses de "tía he ido de shopping mira mira te paso foto aah) era ir de compras juntas. Y lo hicimos, vaya que sí. Pero eso, el haul, os lo enseño aquí en esta entrada junto con los preciosos regalos de cumpleaños que me trajo de Madrid y que me emocionaron muchísimo.



Después nos reunimos con À (que venía de jugar a fútbol) y fuimos a comer al Mussol. Ella probó por fin la tarta de queso con base de galleta Oreo y yo pude presumir de gastronomía catalana. Desde allí fuimos hasta Arc de Triomf caminando (poca broma con caminar, acumulamos más de 24km recorridos en total ese fin de semana) y la llevé al "paraíso friki" también conocido como Norma Comics. Fangirleamos un rato largo y acabamos la noche con pizza, monólogos de Berto Romero, openings de anime en catalán y almacenando vídeos de pijama party (perdón, pizzama party) en nuestros móviles.



Al día siguiente ya tocaría despedirse al anochecer así que debíamos aprovecharlo al máximo. Saqué a relucir mi faceta de guía turística y, priorizando según mi criterio, llevamos a nuestra madrileña de ruta por Barcelona. Sara se maravilló con Gaudí y con las palomas (que tanto repugnan a À) y yo sonreí como una bobalicona porque amo (y mucho) mi ciudad y me gusta poder presumir de ella. Además Sara bebió de la fuente de Canaletas lo que garantiza que por siempre jamás será una enamorada de la ciudad y volverá a visitarla (aunque no necesitaba ninguna leyenda para saber que eso acabará ocurriendo tarde o temprano).



Continuamos la ruta de camino al mar pisando el suelo más imprescindible de mi infancia: Las Ramblas. Allí compró chocolate de recuerdo y escuchó mis historias (con muuucha paciencia, lo siento por la euforia Saris) sobre los puestos de animales que también solían estar en ese recorrido. Pasado Colón, la madrileña se reencontró con el mar y lo capturó incesantemente con su móvil con ganas de llevárselo a casa. Que, por cierto, todas las fotos -tanto las de esta entrada como la que en un futuro escribirá ella- están hechas con el móvil. Ni nos molestamos en cargar con una réflex ni en posar de manera meticulosa. Los recuerdos están ahí, vivos y reales, y tal cual surgieron se han convertido en mis favoritos.



Miradla qué bonita y feliz por favor me muero



Comimos en el UDON bastante famélicos después de tanto turismo y para qué esperar a tener mesa pudiendo comer en la barra frente a un espejo maravilloso en el que hacerte selfies. Fue divertidísimo (y riquísimo), como todo el conjunto del fin de semana en sí. Luego seguimos en modo guiri y Sara se compró una taza muy muy bonita con la que recordar BCN cada mañana en el desayuno.



Para las últimas horas, Barcelona le regaló a Sara un precioso atardecer de invierno. Bueno, también le regaló el detalle de no llover, porque a priori iba a llover todo el domingo pero la magia de la amistad y de los reencuentros bonitos tiene este poder sobre el tiempo. No podía dejarla ir sin ver la imponente Sagrada Familia de cerca (ni sin haber jugado un par de copas al Mario Kart).

Todo, absolutamente todo dentro de esta improvisación y espontaneidad tan bonita, salió perfecto. Ella es perfecta. En este segundo encuentro en el que hemos estado juntas durante tantas horas (excepto en la ducha y tal) me reafirmo en poder llamarla AMIGA con la boca bien llena de orgullo. Es divertida, interesante, empática a rabiar, muy cariñosa... Y muy generosa por compartir su tiempo conmigo y aceptar sin ningún reproche todo lo que se me había ocurrido para el fin de semana.

Se nos ha hecho extremadamente corto, tan corto como genial ha sido. Aunque esto es sólo el principio y noleebatsky o sarasheep habrá durante mucho tiempo porque cuando encuentras a alguien que no sólo encaja tan bien sino que además te hace sentir mejor contigo misma... no puedes dejarla escapar. Y no existe una distancia lo suficientemente larga como para romper esta amistad, no existe.



Termino la entrada con un buen montón de fotos juntas que me hacen recordar que las horas a su lado fueron geniales y que en internet, de vez en cuando, también puedes encontrar alguien y algo real.



Deseo que os haya gustado conocer más sobre nuestro encuentro en Barcelona y que leáis con ganas la perspectiva que muestra ella desde su blog. He sido muy afortunada de ser la anfitriona para una de las madrileñas más guapas y ambas hemos empezado el año por todo lo alto. 2018, no sé qué será de ti pero por ahora molas mazo.

22 comentarios :

  1. Tenía muchas ganas de leer esta entrada únicamente por todo lo que significa para vosotras ♥

    Ya te lo he dicho muchas veces pero vuestra amistad me parece preciosa y os merecéis todo lo bueno que os pase, sin duda alguna.
    Como siempre, las fotos me parecen preciosas y lo que dices tú, desprenden naturalidad y felicidad por cada pixel y te garantizo que eso nos llega a los que te leemos.

    Me alegro TANTO de que hayáis disfrutado de este fin de semana juntas ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MUCHAS muchas gracias. Te tuvimos muy presente entre la comida y el vinito, que lo sepas (porque eres genial). Me hace muy feliz saber que tenías tanto (o más) hype que yo, ¡compartir ilusión es lo mejorrr! ¡UN ACHUCHÓN ENORME!

      Eliminar
  2. ¿¡Cómo podéis ser tan bonitas!? Me encantó tanto entrar a IG y veros en un directo... Por fin juntas, disfrutando la una de la otra después de tanto tiempo esperando. Me sentí tan contenta que fui corriendo a enseñárselo a R. y se empezó a reír diciendo: "anda mira, si parecen familia y todo, que bien por ellas". Y es que él os conoce un montón también y se alegra de las cosas buenas que os pasan, y me dijo: "algún día tú también irás a Madrid o Barcelona y les darás un abrazo a cada una". Me emocionó jajaja.

    No dejéis de ser amigas nunca, es una gran inspiración para los que os rodeamos.

    ¡¡Besos a las dos!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy muchas gracias por haber estado pendiente y por aparecer por el directo, ¡nos hizo mucha ilusión! Y por supuesto, algún día si pasas por aquí no dudes en avisarme :) Qué bonito es tener una familia virtual, de verdad. Es un espacio súper cómodo y agradable pese a algún que otro mal rato. GRACIAS. ¡Besitos!

      Eliminar
  3. No imagináis lo que he podido disfrutar con vuestro viaje. Solo os sigo de las redes, pero se ve que tenéis una bonita amistad. Me alegro de que os hayáis encontrado, porque amigos buenos hay pocos. Además, que se nota la felicidad con la que escribes y recuerdas esos días. ¡Espero que os juntéis muuuuuuuuchas veces!

    ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras :) Estoy muy muy contenta por haberla encontrado y por haber podido compartir esos días con ella (y encima poder llenaros de sonrisas al compartir la historia). ¡Abrazote!

      Eliminar
  4. ¡Qué cuquis sois parfavaaar! <3

    ResponderEliminar
  5. Qué entrada más sumamente bonita. Seguí vuestra aventura por vuestros respectivos Twitter e Instagram y me emocionaba con vosotras pero es que, al leer la entrada, ¡todavía más! Qué palabras más bonitas hacia Sara, cada frase derrocha alegría y felicidad y una relación preciosa, casual hasta ser fuerte y con raíces, sana, llena de luz. Y no sabéis lo preciosísimo que es eso... o bueno, ¡si! Porque habéis disfrutado la una de la otra hasta el final cosa de la que me alegro infinito.

    Me encantan las fotos, que no os hayáis preocupado por posar o hacer algo "serio" porque todavía resulta más cercano y lleno de felicidad.

    Esa manta de sirena, ¡SARA RÓBALA! ¡Róbala! ¡Yo seré tu cómplice! Jajajaja. De verdad, qué bonitas sois. Estoy ansiosa por ver la siguiente entrega de NoeBatsky. ¡Un besazo enorme a las dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ¡no os unáis en el crimen, malditas! Jo, me hace mucha ilusión que de alguna manera hayas estado ahí, "presente" y que te contagies de tanta felicidad. Espero tener muchos muchos más momentos así (y a ser posible no tener que esperar mucho tiempo para repetir experiencia) porque realmente fue GENIAL tenerla cerca y lo pasamos muy bien :) Gracias por pasarte a decirnos cosas bonitas, ¡un abrazote!

      Eliminar
  6. ¡Hola cariño! No sabes lo que disfrute con vuestras stories, las sonrisas de Sara y tu entusiasmo al enseñar barcelona. Fue magico, ojala poder ir a verte y que me enseñes tu hogar. Yo ya he estado, pero tengo pendiente un retorno a una ciudad tan amigable y bonita.

    Las fotos me transmiten ese buenrollismo y esa tranquilidad que sientes cuando estas entre amigos, y sobre el Udon, que EN-VI-DI-A por favor. Que maravilla de viaje, se Sara , de ti, del bueno de A., y de post. Por cierto dime que te vas a poner de foto de perfil la famosa foto de la copa.

    Un abrazo querida:3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jooo muchas gracias bonita :) Te confieso que la famosa foto de la copa la he puesto de foto de perfil en un grupo de Whatsapp con unas amigas que siempre solemos hacer memes de nosotras mismas JAJAJA Gracias por ser tan bonita y pasarte por aquí a llenarnos de mimos. ¡Un abrazote!

      Eliminar
  7. El hype que tenía yo con este encuentro no tiene nombre. Creo que ya os he dicho en privado todo lo que os podía decir, pero cuantía lo me alegro de que hayáis podido recuperar el tiempo y disfrutar de la compañía de la otra, aunque sólo hayan sido dos días. Es precioso lo que tenéis.
    Y lo que más me gusta de esta entrada es la felicidad que desprende. La naturalidad de las fotografías, preciosas y sin filtro alguno, sin poses, sin tener nada premeditado... Ay <3

    ¡Abrazo gigante, cuqui!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querida M :) Te tuvimos súper presente esos días y ojalá algún día tener una participación norteña entre las sonrisas. ¡Un fuerte achuchón!

      Eliminar
  8. Creo que te lo he dicho alguna vez, pero ME MEGAENCANTAN ESTOS POST TAN LLENOS DE FELICIDAD E ILUSIÓN *-* Seguí vuestro encuentro por las stories de Instagram y me ha encantado ver las fotos y leer cada palabra bonica, porque sois las dos ultra adorables y derrocháis amor del bueno <3 Internet puede ser maravilloso ^^

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias churri! Me hace mucha ilusión que precisamente tú hayas seguido de cerca el encuentro. Internet puede ser muy muy maravilloso :') ¡Gracias por pasarte a llenarme de amor en cada entrada! ¡Te achuchaba hasta el infinito! MUAAÁ

      Eliminar
  9. Jo, esta entrada rezuma felicidad por cada píxel de la pantalla, Noe.
    Qué bonito ver algo tan especial gracias a Internet. Las fotos me encantan, ese atardecer, la improvisación de cada foto, la naturalidad, vuestras adorables caras felices, es que sois tan cuquis.

    Me ha encantado volver a ver Barcelona con estas imágenes y tus palabras, tan bonita y tan grande ella :)

    Siento mucho no haberme podido pasar antes a comentar con las ganas que tenía de leer esta entrada, pero como bien dicen ¡más vale tarde que nunca!
    ¡¡un besazo bien fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay cuqui, lo primero, ¡nunca te disculpes por tardar en comentar! ¡O por no comentar! Aunque se agradezcan las palabras no es ninguna obligación para nadie y no quiero que nunca nunca te sientas presionada conmigo en ese sentido. Por otro lado, es leerte por aquí e inflar los mofletes, ¡y más si me dices cosas tan cuquis siempre! Me alegra que te haya gustado la entrada y que en su día te gustara mi ciudad, ¡ojalá vuelvas prontito! *guiño, guiño* ¡Un súper achuchón!

      Eliminar
    2. ¡Ay, no! De verdad nunca lo he sentido como una obligación, pero me estaba dando rabia no encontrar un ratito para sentarme tranquilamente a leer y escribir un comentario.
      Nunca es presión leerte, jamás. Ni a ti ni a ningún blog que sigo, vaya. Me encantáis y es una alegría escribiros.Pero de verdad jamás me he sentido obligada de alguna forma :)

      (quería dejarlo claro, jeje) muac

      Eliminar
    3. Que te quede bien clarito: eres de lo más bonito de internet :) ¡BESITO ENORME!

      Eliminar
  10. Real que llevo un buen rato sentada aquí, frente a la pantalla, sin saber bien que decir porque siento que cualquier cosa que diga será poco. No hay palabras que describan lo que siento, lo que he sentido esos días a tu lado.
    Te has portado tan bien conmigo, me has cuidado tanto y te has preocupado tanto porque estuviese cómoda, que no sé como podría devolverte el favor. Gracias por haberme dado cobijo estos días y por haberme enseñado tus rincones favoritos de tu ciudad. Me ha encantado descubrir Barcelona a través de tus recuerdos, escuchar tus historias, visitar los lugares que para ti forman parte del día a día, comer en vuestros sitios favoritos y, sobre todo, compartir tiempo contigo. Eres una de esas personas que tendría a mi lado cada día, aunque ni siquiera estuviésemos hablando. La paz que siento riendo contigo, la tranquilidad que me transmite saber que diga la tontería que diga no me vas a juzgar, no tiene precio. Eres mi descubrimiento del 2017 y espero que en los años que viene seas la constante que hace que los días malos sean un poco mejores.
    Ten por seguro que volveré a verte, al fin y al cabo he bebido de la fuente, y que cuando lo haga tendremos más sesiones de shopping, más risas, más fotos chorras, más vicio y más todo, porque en amistades como la nuestra hay hueco para todo. Ah, y por supuesto, Madrid tendrá en todo momento los brazos abiertos para vosotros. Sois bienvenidos aquí ahora y siempre.

    (Me ha emocionado muchísimo leyendo tu entrada, que lo sepas. Gracias por tanto cariño, gracias por ser tan increíble como eres <3)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara por favor no me hagas llorar QUE ES LUNES. Ay, es que escribes tan bonito como bonita eres por fuera y por dentro. Gracias a ti por todo, TODO. Y subrayo tus palabras: eres una de esas personas que tendría a mi lado cada día, aunque ni siquiera estuviésemos hablando. De algún modo ya sabes que me tienes ahí, de una manera intangible pero muy constante. Ya te echo infinito de menos y a la vez cada día te tengo al lado. MAGIA. Gracias por existir.

      Eliminar