La vie en Noëlle

18 feb 2020

Invirtiendo en una piel mejor: Beauty Water de Son & Park + Gentle Black Deep Cleansing Oil de Klairs



¡Hola, hola! Hoy os traigo una entrada sobre uno de los temas favoritos de este rincón: ¡hoy hablamos de skincare! Llevo ya un par de años obsesionada con las delicias de la cosmética coreana y tengo a este país asiático como referente en cuanto a belleza y packagings bonitos. De vez en cuando he podido catar algunos de sus productos estrella, ya sea porque fueron un regalo o porque se trataba de las famosas y accesibles mascarillas de un sólo uso. No ha sido hasta ahora que, viendo agotadas las reservas de varios de mis compañeros de rutina facial, he decidido invertir en cosmética coreana. Porque sí: puede que la cosmética coreana nos resulte demasiado cara como para rascarnos el bolsillo. Pero os aseguro que no me arrepiento de haber confiado mi rutina facial a estos dos productos, sobre todo porque uno fue un regalo y el otro cayó en las rebajas de MiiN Cosmetics. ¡Catalana hasta la muerte!

Actualmente mi rutina facial se compone por el desmaquillante-limpiador Gentle Black Deep Cleansing Oil de Klairs, el tónico-exfoliante-multiusos Beauty Water de Son & Park (combinándolo con el Glow Tonic de Pixi), el sérum de niacinamida de Beauty Drops y la crema hidratante Drops of Youth de The Body Shop. En esta entrada conoceréis más a fondo los dos primeros productos: mis impresiones sobre ellos, qué resultados me han dado y si los recomiendo y/o los volvería a comprar.

Empezamos por Gentle Black Deep Cleansing Oil de Klairs. Que yo ya lo siento tener que decir su nombre entero por aquello del SEO, a partir de ahora lo llamaré "el Black Deep este". MiiN Cosmetics siempre lo ha recomendado como uno de sus best sellers para hacer la famosa doble limpieza coreana (que consiste en limpiar/desmaquillar con un limpiador de base más aceitosa y después con uno de base de agua). Tenía infinitas ganas de probarlo y las expectativas por las nubes, y la verdad es que no me ha defraudado. Me basta una pulsación (o dos, depende de si me siento generosa conmigo misma ese día) y añadir un poquito de agua en la palma de mi mano para emulsionarlo. La mezcla aceitosa junto al agua se transforma en una leche blanquecina que me aplico directamente con ambas manos.

Y aquí es donde quiero hacer especial hincapié: me aplico el limpiador/desmaquillante con toda la fuerza de los siete mares, frotando entre pestañas y en cada recoveco de mi rostro. ¿Me irrita los ojos? Ni un poco. Es que incluso menos que el famoso desmaquillante de camomila de The Body Shop. ¿¡Pero cuál es su secreto!? Es ideal para desmaquillar ojos y máscaras de pestañas. Me sorprende especialmente la nula irritación de este producto contra los globos oculares (porque yo soy una bestia y prácticamente me desmaquillo los párpados por dentro) porque su aroma es intenso. Huele a... ¿romero? No sabría deciros exactamente. Como a aceite de masaje, pero no tan tan intenso. Es muy agradable, me relajo muchísimo al utilizarlo.

Arrastra el maquillaje frotando sólo con las manos, lo cual es genial porque te ahorras gastar algodoncitos o ensuciar toallitas reutilizables. Al aclarar con agua la sensación es fresca, te deja como nueva. Y, lo más importante: aporta un brillo jugoso (nada graso) a la piel que no he encontrado con ningún otro limpiador. Es decir, otros limpiadores me solían dejar algo reseca la piel porque la tengo mixta. Como si nada más limpiarme la cara notase una tirantez que pidiese a gritos la hidratante cuanto antes. En el caso de este limpiador, esa tirantez desaparece por completo. Así que puedo decir que la experiencia ha sido muy gratificante y que ha cumplido con sus expectativas.

Los días en los que no me puede la pereza (últimamente no hay muchos de esos) hago la segunda limpieza con el limpiador de caléndula de Kiehl's (me quedan pocas gotas) o el Bûche de Noël de LUSH. Independientemente de realizar o no esta limpieza más profunda siento que el Black Deep cumple más que bien con su propósito y que vale los 23,95€ que cuesta en MiiN Cosmetics. ¿Lo recomiendo? Hell yeah. ¿Lo volveré a comprar cuando se acabe? Sí, aunque tenga que buscar céntimos en los bolsillos de mis abrigos viejos.



Pasamos ahora a reseñar la famosa famosísima Beauty Water de Son & Park. Por si no conocéis este santo grial de packaging minimalista precioso se trata de unos de los productos de cosmética coreana más premiados en el mundo. Fue concebido como un todoterreno capaz de solucionarnos la vida con sólo un algodoncito. A priori, hace la función de limpiador, tónico, exfoliante e hidratante a la vez, lo cual era algo que a mí me chirriaba porque contradice el discurso de "¡cada paso de la rutina facial requiere de un producto específico!". Aún así, necesitaba probarlo. Necesitaba comprobar si se trataba de agua mágica de verdad o era más bien homeopatía versión beauty.

Y aquí debo decir que me siento algo confusa. Os explico: por un lado me apasiona el producto. A la vista está lo mucho que lo devoro. Me lo aplico después de un largo día (si tengo que volver a salir después de pasar por casa o si simplemente me siento casada), como tónico, como calmante si me ha salido alguna rojez o espinilla... Es, realmente, un todoterreno capaz de aliviar mi piel y unificar el tono al instante. Te ves bonita con él, te notas sin duda mejor. Ahora bien... ¿tanto como con cualquier otro tónico más o menos bueno? No estoy tan segura.

Sí que es verdad que yo de normal soy de usar los tónicos así: a todas horas. Es un paso imprescindible entre limpieza e hidratación (por aquello de cerrar los poros tras la limpieza), pero yo los gasto cual acondicionador de pelo. En cantidades industriales. Beauty Water me hace sentir que estoy usando la mezcla definitiva de todos mis tónicos favoritos en un mismo envase. El aroma cítrico, lo bien que absorbe, el resultado posterior... es un buen producto, no os lo niego. ¿Tanto como para gastar religiosamente los 31,95€ que vale? Ahí es donde me entran dudas.

Es decir: os lo recomiendo si os lo podéis permitir porque creo que no os va a defraudar, es un producto gustosísimo de gastar. Y me lo volveré a comprar si me lo puedo permitir porque es un mimo muy grande hacia mí misma. Ahora bien: ¿es tan imprescindible como que introduzcáis al Black Deep en vuestra rutina? Nope. Pero si buscáis ahorraros tiempo y pasos en días vagos tenéis que probarlo porque os flipará.

Y hablando de días vagos: próximamente os hablaré de mi "cutre rutina" cuando tengo más ganas de morirme que de limpiarme la cara. Incluye el Beauty Water (limpieza y tónico todo en uno, ¡yay!) y una bruma hidratante m-a-r-a-v-i-l-l-o-s-a. Ojalá todo fuese tan efectivo como para poder limitarme a un rápido algodón y a un golpe de spray sobre la cara, os lo juro.

¡Espero que os haya gustado conocer mi opinión sobre estos productos! ¿Vosotras utilizáis cosmética coreana en vuestra rutina facial? ¿Me recomendáis algún producto que os haya enamorado recientemente? ¡Contadme!

9 comentarios :

  1. La rutina coreana, ese vicio... Desde que la descubrí tengo mucho más interés y ganas en cuidarme la cara, sobre todo tratarme las manchas de acné, aunque es verdad que a veces me da una pereza ENORME la doble limpieza.

    Hace unos meses compré mi primer aceite limpiador, que no está mal, pero con tu reseña creo que ya sé cuál voy a comprar en cuanto se me acabe, jejeje.

    Gracias por crearme vicios tan buenos para una misma, ¡un abrazo! 😇


    @nmeraki_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces la pereza puede y MUCHO (o cansancio, mejor dicho). En invierno me cuesta más por el hecho de no disponer de agua caliente (mi calentador es eléctrico y lo apagamos para ahorrar en electricidad, encenderlo sólo para la cara tardaría mucho rato en darme un par de gotas de agua caliente). Aún así, Y PESE A TODO, es un gusto lavarse e hidratarse la cara cuando lo haces con los productos ideales. ¡Si pruebas el limpiador ya me dirás qué tal! ¡Un abrazote!

      Eliminar
  2. Oh, justo me regalaron por navidad el libro de MiiN sobre como realizar la rutina coreana de skin care y sobre todo, la doble limpieza. La verdad es que se nota muchísimo cuando realizas los 10 paso en la piel, luce más unificada, jugosa, radiante... Pero debo decir que odio, odio, odio lo que cuesta sentir que no tengo aceite en la piel y que los ojos se me queden como con un velo blanco tras usar el limpiador en base de aceite. No se si es por el que yo uso (el famoso de camomila de The Body Shop que tu misma nombras) o si solo es una manía mía, y por este motivo no la realizo todo lo que debiera.

    Gracias por la review del agua, es un producto que he visto reseñado muchas veces pero que me genera muchas dudas de cuanto de verdad tiene y cuanto de agua del grifo jajajaja.

    ¡Que estés bien y hasta la próxima entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me autorespondo porque no me deja editar el anterior comentario. Por si te sirve, o le sirve a alguien que lea este, he encontrado la Beaty Water bastante más barata en YesStyle (25€), te dejo el enlace.
      https://www.yesstyle.com/es/son-park-beauty-water-340-ml-340ml/info.html/pid.1063057765

      Eliminar
    2. ¡Muchísimas gracias por encontrar la Beauty Water un poco más baratilla! Vale la pena tener el enlace bien a mano. Es cierto lo que dices del velo blanco en los ojos, a mí también me ha pasado con ese limpiador (sobre todo si me entraba producto en los ojos). A veces me ha llegado a resultar incómodo irme a dormir con tanta "pringosidad" encima, en plan que sé que estoy enguarrando la funda de la almohada y me incomoda para conciliar el sueño. PERO SÍ, luego al día siguiente tienes literalmente una cara NUEVA. Vale la pena. ¡Gracias por pasarte y por tus palabras! ¡Un besote!

      Eliminar
  3. El aceite limpiador lo compré por tu recomendación... y oh my god, qué dinerito tan bien invertido, de verdad. Es que es completamente verdad lo de que no irrita N-A-D-A en los ojos, es una verdadera pasada y derrite el maquillaje que da gusto.

    Yo soy muy paranoica con el momento "dejar la piel jugosita" porque la mía es grasa y temo que luego al meteme en la cama, se me peguen los pelos a la cara y me lo engrase y AHHHH, así que soy de "quitarme" un poco más esa sensación "arrastrando" con una toalla cuando me seco la cara (sin frotar que se que la piel se debe secar a golpecitos), tengo que intentar controlar esos impulsos...

    En cuanto al agua milagrosa... de momento no puedo permitírmela, como tú dices, priorizo ese "super" gasto en otros (estúpidos pelos) pero si en algún momento de mi vida voy montada en el dolar, invertiré y la probaré.

    Un delicia leerte, as always <3

    AbrazOT

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja tu aceitito que llegó tullido, ¡pobre! Pero sí, es que funciona súper bien. Piensa que aunque tengas piel grasa no debes obviar nunca nunca NUNCA la hidratación (esto lo aprendí del libro que me regalaste) y seguir la rutina te ayudará a que el sebo se regule y tengas menos brillos y poros dilatados (que es lo que expulsa la grasilla). Lo malo del mundo "graso" (piel, pelo) es que como crees que se ve MÁS respecto a la sequedad pues sufres un montón por no dar una imagen que sea como... "sucia". Pero tú tranquila que cuidándote adecuadamente y sellando brillitos todo se arregla. Y TAMBIÉN puedes subirte al barco de adorar el brillo jugoso coreano en la piel, que yo antes sufría por el mínimo brillo y ahora LO BUSCO (voz de anuncio Vaginesil). Gracias por pasarte mi amor, ¡besOT!

      Eliminar
  4. ¡Hola, bella!

    Me encanta estos posts ♥

    Curiosidad ON con Beauty Water, pero madre mía el precio. Y, ojo, que sé que la calidad tiene su valor en € (y así debe ser), pero somos plebe y hacemos lo que podemos JAJAJ. De todas formas, parace ser un MUST que hay que tener en cuenta, así que no descarto probarla.

    El Black Deep este (:P) también me llama mucho la atención, así que lo tengo apuntado en la wish list. Con estos productos siempre depende mucho el tipo de piel y la reacción de la misma, por eso me gusta leer tus recomendaciones por si encuentro algunos nuevos que probar que puedan mejorar mi rutina y el self-care que intento practicar siempre (aunque hay días que, efectivamente, da una pereza tremenda cualquier cosa que no sea echarse agua en el rostro y listo >_<).

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, flor! Jo, me alegra verte por aquí y poder ayudarte a engrosar la wishlist del #selfcare. Sé que los productos coreanos asustan con sus precios (tengo en la wishlist algunos productos que son incluso más caros que Beauty Water jajaja *emoji payaso*), pero sí, la calidad (ingredientes, packaging...) se acaba pagando. Si puedes probar alguna cosilla de este post ya me dirás qué tal te funciona, ¡mínimo deberías incluir el limpiador en la rutina! Que da perecita limpiarse "bien" la cara pero con ese producto da gusto. ¡Un besote!

      Eliminar