¡Encantada de conocerte!

Noëlle, 28 años. Artista de manos pequeñas. Madre de plantas y de un perro llamado Ficus. Ilustradora, diseñadora gráfica, fotógrafa aesthetics y bloguera desde la cuna.

¿Qué quieres leer?

Reliquias

¡Hola, hola! Blogueo desde el sofá, en la penumbra, con el fresquito del ventilador, mi perra al lado haciéndose la madre de todas las siestas, Rock FM de fondo y mucha paz y tranquilidad. Sí, estoy sola en casa. Y desde hace una semana ya. Pronto se acaba el chollo aunque en breves volveré a disfrutar de la vida independiente en pareja durante casi todo el mes de agosto. ¡Ai! ¡Tengo tantas ganas de independizarme! Estoy más que preparada e ilusionada para ello. Aunque primero no estaría mal un poco de estabilidad económica indefinida, claro.

Estos días he comprobado que no cocino porque no quiero, porque no se me da mal. También he aprovechado para algunas cosas productivas, comprar material que necesito para nuevos proyectos y... sí, para viciar como una cabrona. Mi hermano me prestó algunos juegos para mi querida Nintendo 64 (que me regalaron por mi cumpleaños como recordaréis en este post) y sobre todo estoy viciando muchísimo al Banjo&Kazooie.


Mi apasionante experiencia con ortodoncia



A finales de este mes hará medio año (¿¡medio año ya!?) desde que me retiraron la ortodoncia y por fin me siento (cojo todo "el papo" que he tenido estos seis meses y lo tiro por la ventana) y blogueo sobre esta interesante experiencia para asustar o animar a los que meditéis la idea de poneros brackets.

Why God, WHY!?

Hoy, 8 de julio, mi querida Núria ha alcanzado los 23 añitos. Creo, creo eh, que alguna vez os he hablado de ella. La conozco desde hace muchísisisimo tiempo, en el inicio de la tenebrosa época de la pubertad. Oh, la de fotos horribles y oscuras que tenemos de aquel entonces. Fotos que no veréis ni…

Cambios sustanciales

Tengo el pelo indescriptible. Esta mañana he ido a la playa (algo aparentemente rutinario pero que casi me cuesta un ojo al sufrir las calamidades del protector solar en el interior de éste - y no, no soy tan lerda como para haberme metido el dedo lleno de crema adrede... me habré rascao'-) y después de ducharme he hecho una siesta pre-comida con la toalla envolviendo mi pelo súper mojado y sin peinar. Y el resultado de esa gran hazaña es tener un encrespamiento nivel león furioso. Pero como soy una persona que si la vida le da limonada, hago limones para que la vida se quede "whaaaat?" (Phil's-ophy de Phil Dunphy) he decidido aprovechar la ocasión para mini-bloguear sobre algo muy importante. Esencial. Sustancial. Vital.

Después de una década de compromiso... he dejado atrás el flequillo recto.


Por gordo que sea, ahora mismo flota

Es innegable que hace calor. Caloret. Sales a la calle un poquito y ya te quemas cual churrasco, por las noches te derrites y no puedes dormir... Ya no se concibe vida sin ventilador al lado. Con este caluroso panorama blogueo sobre un libro que me regalaron en una época mucho más equilibrada en cuanto a temperatura. Mi libro de Sant Jordi. Will Grayson, Will Grayson; de John Green y David Levithan.

No me lo he terminado precisamente ahora. De hecho lo devoré en apenas unos días. Es juvenil, fresco, divertido y muy muy muy desenfadado. Te hace reír muchísimo el estilo de ambos narradores, de los dos Will Grayson. Trata sobre el amor juvenil, tanto heterosexual como homosexual. Un libro perfecto para celebrar la gran y maravillosa noticia de que en Estados Unidos sea legal algo que debería ser legal en cualquier rincón del mundo, el derecho a amarse. También te emociona con algunos momentos muy tiernos, dramáticos. Incluso hay una parte del libro que aún no he asimilado del todo: "Grandísima puta" se queda corto. Total, os lo recomiendo muchísimo para que os acompañe (a la sombra, por favor) en estos días veraniegos tan fresquitos que se nos avecinan.


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *