¡Encantada de conocerte!

Noëlle, 28 años. Artista de manos pequeñas. Madre de plantas y de un perro llamado Ficus. Ilustradora, diseñadora gráfica, fotógrafa aesthetics y bloguera desde la cuna.

¿Qué quieres leer?

Living the Dream

47 días más tarde: ¡Hola! He vuelto. No me había ido... no del blog, pero sí de la que ha sido mi casa durante 23 años. Como os comenté en la entrada de propósitos para 2016 el objetivo de este año era uno que deseaba desde hacía tiempo: piso. Y, fíjate tú, en febrero ya he cumplido mi propósito (así que el resto del año me tocaré el papo).

Mis últimas semanas se han resumido en: trabajo, trabajo, trabajo, buscar piso, encontrarlo, papeleo, compras, perderme en Ikea, más compras, mudanza, cajas, bolsas, maletas, portátil moribundo -cabrón-, limpiar, ordenar y ser feliz.

Ha sido un mes agotador y feliz por partes iguales: por fin tengo mi nidito de amor junto al chico de mis sueños. Y no sólo tenemos nidito sino que es EL nidito. Hemos encontrado justo lo que queríamos, dónde queríamos, al precio que buscábamos y... en fin... Estoy viviendo un sueño (como Dexter en ese fantástico primer capítulo de la mejor temporada de todas, la cuarta).

Y si habéis leído bien en el resumen de hace dos párrafos mi portátil es un mierdo. Está dando sus últimos suspiros, los justos para que vacíe toda la basura acumulada durante 6 años en él y darle un más que digno y merecido formateo para jubilarle a una vida sencilla de jugar por Steam y chatear desde el sofá. En su lugar ahora os escribo desde un cómodo, bonito y práctico iMac.

Un iMac pepino, igual que con el que paso largas jornadas laborables (aunque el mío de casa lo he comprado un poco mejor, jeje). Un avión que aliviará el estrés de esperar largos e interminables minutos de "espera, que me inicio" "espera, que me estoy colgando al abrir Photoshop" "espera, que me tomo un café mientras me vuelvo a iniciar después de colgarme". Un iMac pepinazo del que me enorgullece saber que cada uno de sus céntimos ha salido de mi bolsillo currante.

Así que, aunque he prometido muchas veces más actividad y no lo he cumplido, esta vez es LA vez. Quizás tarde en coger ritmo porque aún hay mil cosas que hacer y mis fin de semanas aún están muy agitados con muchos recados y cosas que hay que hacer que ni siquiera sabía que había que hacerse, pero ahora estoy en mi salsa: ordenador nuevo y piso nuevo con espacios bonitos donde realizar las fotos. Y luz, mucha luz.

Concluyo esta entrada de "hey, no me había muerto" con unas instantáneas de mi nuevo hogar. Nuestro nuevo hogar (me pasa cada vez que lo digo, lo siento Alex, jeje).


Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *