La vie en Noëlle

13 jun. 2016

Update!

¡Hola, hola! Después de... ni me molesto en mirarlo: DEMASIADOS días sin bloguear, por fin doy algunas señales de vida. ¿Qué ha pasado durante estos demasiados días? Pues demasiadas cosas (jeje). Mucho trabajo, muchos proyectos freelance, alguna colaboración que veréis en breve, muchas cosas nuevas (de las que me gustaría hablar también por aquí) y, como no, también mucho papo. No puedo evitarlo, es llegar a casa, ponerme mi corona de princesa y espatarrarme en el sofá. Nos pasa a todos, ¿no?



Vengo a actualizaros y a contaros mi vida. Quizás los que me siguen en mis redes (Twitter e Instagram) ya deben saber qué he ido haciendo (nada productivo, mayormente). El pasado 31 de mayo hice 3 preciosos añitos con el amor de mi vida y lo celebramos a lo grande, como a nosotros nos gusta: comiendo como cerditos. Además de detallitos romanticosos que os harían vomitar arco iris por todos los poros de vuestro cuerpo. Os dejo unas deliciosas instantáneas.




Creperia Santa Pau, en C/ Santapau (¿obviamente?). 120% recomendada.



Pizza y vino para cenar, la mejor combinación. Y a la derecha un exquisito "Mussol"

Y como cada año, justo una semana más tarde de nuestro aniversario, llega el cumpleaños de mi novio. Sí, por estas fechas mis ahorros peligran. Esta vez no he podido lucirme tanto como el año pasado por sus 25: vivir juntos hace que cualquier plan sorpresa se tenga que ejecutar cual ninja. La única oportunidad que tenía de decorarle el pisito de manera festiva fue a las 8 de la mañana del pasado sábado (mientras él estaba en el gimnasio). Y ya me veis, recién levantada, descubriendo que mis paredes de polvo de mármol rechazan cualquier intento de celo y que hinchar globos sin haber desayunado es una mala idea, a no ser que quieras arcadas. Pero a pesar de todos los contratiempos quedó un cumpleaños muy digno y bonito para la mejor persona de la faz de la Tierra.





No es porque lo haya puesto yo pero oye, ¡qué bien queda! Para los más curiosos: le regalé un iPhone 5S a mitades de mayo por lo que... eso fue todo por mi parte (sí sí, parece ser que he empezado a cagar oro... pero no lo suficiente). Entre muchos muchos regalos cabe destacar que ¡por fin tenemos carrito de la compra! ¡Y una Nespresso! (sabes que te haces mayor cuando tu mayor ilusión es que te regalen cosas para la casa). A falta de una genial barbacoa que se celebrará el día 25 hicimos una pequeña fiesta en casa, una playa con amigos (en la que el Sol ha vuelto a ignorarme) y un montón de risas.



Uno de los regalos y ÉL, en pijama veraniego rojo.

Y para concluir los grandes eventos de mi vida: por fin tenemos cortinas.



Ah, y un cactus nuevo. Se llama Wasabi.



Espero que os haya gustado saber que sigo viva. Pronto más y mejor. Sobre todo... más interesante. Palabrita. Au revoir!

2 comentarios :

  1. te imagino sobadisima poniendo celo por las paredes y ahogándote mientras inflas globos. casi me muero de la risa <3

    ResponderEliminar
  2. Y yo casi me muero, literal jajajajaja

    ResponderEliminar