La vie en Noëlle

25 sept. 2016

Postales de Joana

"Los amigos son la familia que uno elige"



Hoy os traigo una entrada muy especial y cargada de nostalgia. No sé si alguna vez os he hablado de "la caja". Bueno, pues yo tengo una caja... y no es una caja cualquiera (me da leche merengada, hay que caja tan salada). Es el resultado de un proyecto de mi clase de Proyectos Artísticos de bachiller: teníamos que representar un sentimiento con una caja. Yo elegí "cariño". Saqué matrícula de honor.

Dentro de dicha caja guardo un montón de recuerdos que he ido atesorando con los años. Algún día os abriré la caja, con detalle...




...pero hoy no es ese día. Hoy, 25 de septiembre, la más mejor amiga del mundo que una pequeña servidora tiene la fortuna de conocer, cumple 25 años. Hace ya una década que conozco a Joana y, por lo tanto, la caja es prácticamente un 80% de ella (porque ella es mi gran tesoro). Sobre todo guardo sus postales. No sé cuándo empezó la rutina de mandarnos christmas y/o postales de viaje, pero heme aquí con un fajo de ellas:





Y ella vive envuelta de la misma dosis por mi parte; nos encanta enviarnos cosas (y muchos calcetines). Cabe destacar que nuestra relación es más o menos a distancia, a pesar de que no vivimos excesivamente lejos: la conocí por internet y tardé un año en quedar con ella por primera vez. Obviamente guardo un recuerdo de ese gran día:



Guardo todas y cada una de las entradas de cine, y ésta no es la única que compartí con ella. Aquel día, 10 de agosto de 2007, nos desvirtualizamos y lo pasamos en grande. Compramos frikadas en el Norma Cómics, comimos en el McDonalds, hice el ridículo delante de ella con la bandeja y la papelera (la intenté abrir con el pie porque iba cargada con mi bolsa del Norma Cómics y... claro), y luego fuimos al cine a ver la película de Los Simpson. Y desde entonces, aquí estamos. Parece que fue ayer y sin embargo la colección de postales es inmensa, la caja casi no se puede cerrar, acumulamos una década de aventuras y ahora ella tiene un cuarto de siglo de vida. Casi nada.



También guardo el envoltorio del "huevo Kinder" de Hello Kitty que nos comimos en 2008. Quedamos por el centro y sabíamos de la existencia de una tienda únicamente de Hello Kitty en Diagonal Mar. Yo le dije "¡vamos andando!" (desde el Maremagnum), ella me dijo "¡vale!" y para los que conocen un poco mejor que yo la geografía de Barcelona pues... acabé con los pies sangrando. Literalmente. Fue un despropósito increíblemente divertido. Y luego vimos la película de 27 vestidos, nos comimos el chocolate de Hello Kitty y yo he guardado el envoltorio hasta el día de hoy.

En la imagen también se aprecia una pulsera. Nos la compramos en un Carrefour en el día bautizado como "el más divertido de mi vida". Casi perdemos un tren, una amiga que iba con nosotras se dislocó el hombro en las recreativas y fuimos caminando bajo un diluvio (literal) hacia el hospital. Fue la risa, de verdad. Recuerdo bailar con ella, por la calle, calada de arriba a abajo y con esa pulsera a juego que nos compramos como recuerdo del increíble verano que estábamos teniendo.

El último elemento de esa fotografía es un envoltorio de azúcar. Del primer café con leche que nos tomamos juntas. Ocurrió en Londres, en el viaje de ensueño que nos pegamos cuando yo cumplí 18. Mi primera vez fuera del país y cogiendo un (aterrador) avión.

Y cierro la ronda de aventuras nostálgicas con este recuerdo: era mi cumpleaños y de repente llamaron a la puerta. Era un florista con un ramo de cinco rosas rojas y una blanca. No me lo esperaba, no sabía de quién era, estaba toda mi familia delante y nadie sabía nada. Entonces abrí la tarjetita y la leí. Tenía una frase muy corta y una firma enigmática. Me emocioné tanto que empecé a llorar así que corrí hacia mi habitación porque no me gusta que me vean llorar. Lloraba de felicidad.



Mi querida Sis (de Sister; 6, "seis" en catalán); nos queda toda una vida de aventuras por delante. Nunca estaré lo suficientemente agradecida por haber vivido todos esos recuerdos contigo y haber recibido todas esas postales en mi buzón. Eres la persona más especial que conozco y la mejor compañera de viaje y de locuras. Mi auténtica y genuina hermana. Con esto "espero estar más cerca de ti" en este día tan especial, a la espera de celebrarlo muy próximamente.

Feliz cumpleaños
T'estimo molt :)

2 comentarios :

  1. Me ha parecido tan bonita esta entrada... Ay. Soy aficionada a las cartas escritas a mano y a las postales (colecciono ambas cosas) y creo que una de las mejores cosas que nos pueden pasar en la vida por lo especial que es, es mandarnos correspondencia con gente y que esa gente acabe ganándose un hueco en nuestro corazón.
    La idea de "la caja" me ha parecido preciosa. Ojalá todos tengamos una personita tan especial, que se quede pese a todo y que mimemos y nos mime tanto.

    ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Jejeje muchas gracias por tu comentario Nerea :) La verdad es que sí, los recuerdos tangibles como una postal o una carta hacen que el paso de los años sea más bonito. Pronto enseñaré "la caja" por aquí y espero que también te guste :P ¡Un abrazooo!

    ResponderEliminar