La vie en Noëlle

25 oct. 2017

Lo más «NEW» de Lush



¡Hola, hola! Vuelvo a hablaros de Lush porque estoy en la adicción (y en la miseria) más absoluta. Si me seguís por Twitter o no perdéis de vista mis Stories en Instagram (además de ver muchas croquetas) habréis sido cómplices de verme caer en la droga de Lush y no hacer nada al respecto. Deshonra sobre todas vuestras vacas.

Lo cierto es que me he vuelto tan adicta y he incluido muchos de sus productos en mi día a día gracias a tooodo lo que me aporta (además de aportar yo al medio ambiente y a no colaborar con los tests sobre animales). Lush realmente me está dando más resultados que otros productos de gama media-alta y sus ingredientes naturales me envuelven en unos aromas que contribuyen a despejar mi mente. Tengo preparadas más reviews sobre diferentes muestras y productos que no sólo son para el pelo, pero hoy vuelvo a hablaros de pelo.

Una de las últimas tentaciones en las que he caído ha sido el nuevo tratamiento de aceite caliente «New». En otoño (y bajo el estrés de las últimas semanas) se me cae todavía más el pelo así que, aunque lo tenía bonito y brillante por seguir una rutina Lush, empezaba a verlo algo apagado y pobre. Necesitaba un extra, un empujoncito que combatiese los cambios de temperatura y la tristeza que se me enredaba entre los mechones; así que he probado por primera vez esta clase de tratamiento y estoy muy satisfecha con la primera aplicación.



Me he decantado por la "novedad" ya que tenía muy buenas referencias del champú sólido con el mismo nombre. El toque de canela me tiene completamente fascinada y aunque sólo llevo una única "dosis" empiezo a sentir que recupero algo de vida desde las raíces. Para utilizarlo he optado por cortarlo en cuatro trozos iguales en vez de deshacer toda la pastilla y guardar el sobrante (me daba reparo pensar que no se conservaría del todo bien en un estado líquido/pastoso).



Se añade una parte proporcional de agua hirviendo (lo normal es 3/4 de taza por toda la pastilla) y remueves con el mismo palito (reutilizable) hasta que se deshace y lo dejas reposar media horita. Queda como una mascarilla aceitosa muy generosa de aplicar (no me quedé corta con ese cachito). Lo apliqué de raíces a puntas, masajeando un ratito la cabeza y envolviéndola con un turbante. Después de 20 minutos (o media hora si, como yo, te empanas) te aclaras la cabeza y surprise! Frescor, suavidad y algo de fuerza recuperada.



Al igual que con las mascarillas faciales estoy deseando dejar pasar un par de días para volver a mis rituales de belleza en el que el mundo se para y sólo existe ese instante para mí. Para mimarme. Más que nunca necesito emplearme a fondo para sentirme a gusto conmigo misma y estos pequeños y saludables mimos ayudan más de lo que a priori nos podemos llegar a imaginar.



¡Por cierto! También he caído en la tentación de probar mi primer champú sólido para combinarlo con Rehab (que aún me dura). Se trata de Godiva, un champú/acondicionador que tiene uno de los mejores aromas del mundo y que me ha enamorado completamente. Amo Lush, amo no utilizar envases, amo los ingredientes naturales y la cosmética respetuosa. Y me amo a mí y a cada minuto que dedico a reforzar mi mermada autoestima.

¿Habéis probado éste o algún otro tratamiento de aceite caliente? ¿Qué os ha parecido?
¡Contadme!

No te pierdas ninguna entrada del blog: ¡Sígueme!

10 comentarios :

  1. Pufff me has dejado con muchísimas ganas de probarlo, porque en otoño creo que somos muchísimas las que notamos esa pérdida de pelo... -.-
    Yo estoy a ver si saco tiempo y me hago alguna mascarilla hidratante porque me noto el pelo un poco frizz y agggg ese delgado equilibrio entre nutrirlo y engrasarlo...

    Me encanta que te hayas enganchado a Lush y no me arrepiento de ser cómplice, sorry xDD las que estamos dentro te queríamos dentro jajajaja

    un abrazo gigante y poco a poco, Noe ;) No pude escribirte porque estaba de viaje pero me sentí tan tan tan identificada con aquel stories sobre no tener ganas... estoy atravesando por una temporada en la que me siento igual así que un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja gracias por aceptarme en la secta de Lush, ¡ahora tenemos que retroalimentarnos y comprar muchas cositas! Lamento leer que estás en una época similar a la mía así que te envío un montón de ánimos y mimos a través de estas palabras. ¡UN ABRAZO ENORME!

      Eliminar
  2. Cuando estuve hace dos semanitas en Lyon me acordé de ti porque pasé por una tienda de Lush ^^ No tuve tiempo de entrar, pero sólo el OLOR tan rico que se notaba a kilómetros a la redonda y lo colorido que era todo me llamó muchísimo la atención *-*

    Creo que es necesario sacar de donde sea ese ratito para una misma y mimarnos todo lo posible <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te acuerdes de mí (y más con cositas de Lush). Espero que prontito puedas pasarte por una y formes parte de la secta. ¡A mimarse mucho! ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Hola Noelia! Como siempre una entrada lindisima. A mi lush me gusta pero con letra pequeña, pues realmente algunos de sus productos tienen parafinas y conservantes muy duros para nuestra piel, pero con tener cuidado y leer los INCIs se coluciona. Y lo peor de Lush son sus precios sin duda alguna, creo que si también se exceden un poco en ese aspecto.

    Me alegro que este en concreto te haya ido super bien a tu y a tu pelo.

    Además estoy super de acuerdo con el final de la entrada, es super necesario dedicarnos tiempo (y querernos, aunque a mi ahora me este costando un poco más...) y mimarnos. La cosmética puede ser una via genial para dedicarnos tiempo y creo que la comparto contigo. Un beso enormemente fuerte, eres increible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barato barato, no es. Eso sí, te prometo que cunden mucho sus productos y actúan que dan gusto (al menos yo estoy viendo resultados). Y sus aromas son ideales para el ratito de darnos mimos, me relajan un montón. ¡Un besito bonita!

      Eliminar
  4. Ay, ¡si es que Lush es todo un vicio! La última vez que fui me dieron una muestra de una de las mascarillas de esas del palito (aunque no recu el nombre, tendré que preguntar cuando vuelva) y me encantó cuando la probé, así que seguro que compro alguna.
    También tengo muchísimas ganas de probar los champús sólidos, pero estoy tan in love con el Rehab que me va a doler cuando se acabe <3

    Abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale la pena: es muy intenso y agradable, y te da para cuatro veces bien generosas así que no está mal la relación cantidad/calidad/precio para ser Lush. Los sólidos son una paaasada, es el siguiente escalón dentro de la adicción ya verás jajaja ¡un besote!

      Eliminar
  5. Lo del champú sólido siempre me ha despertado mucha curiosidad, aunque nunca he probado ninguno, pero ya el "helado"ese (el tratamiento de aceite) me ha dejado loquísima xD Me parece un formato muy original

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son formatos súper originales, quizás por eso "echan para atrás" a la hora de probarlos. Pero de verdad: cunde muchísimo el producto y está bueno, bonito, barato y concentrado (barato en el sentido de que es más barato que algunos productos líquidos de LUSH). ¡Y no gastas envases! :)

      Eliminar