La vie en Noëlle

15 dic. 2016

Segundo día en Londres


5 de diciembre de 2016: Nos despertamos a las 8 de la mañana sin demasiado cansancio acumulado... es lo que tiene irse a dormir a eso de las 10 de la noche (como los bebés). Desayunamos cereales y el agua con sabor a limón que me enamoró (aún me queda una botella en la nevera) y nos enfundamos en ropa cómoda para ir de museos. La idea era hacer British Museum y National Gallery el mismo día, pero después de recorrer el British sabíamos que dos museos el mismo día podría matarnos.



Llegamos al British y oh, si es bonito por fuera esperad a verlo por dentro. Especial mención al cielo. ¡Sol en Londres! El clima era frío pero bueno. Las londinensas se conformaban con llevar medias y manoletinas con un abrigo fino que yo llevaría en octubre. ¡Locura!






Antes de "vomitaros" algunas de las mejores fotos de la historia que contiene el British debo mencionar que tanto a Àlex como a mí nos apasionan los museos... pero sin estar media hora contemplando cada obra. Somos muy pragmáticos en todos los aspectos de nuestra vida y en cuanto al turismo nos gusta ir paseando, decir ¡oh, mira esto!, quizás alguna foto y seguir para intentar abarcar lo máximo posible. Y cuando algo nos apasiona realmente (como el caso de los Girasoles de Van Gogh que podréis ver en el tercer día) sí que me estoy un par de minutos más... pero tampoco me excedo. Al fin y al cabo no puedo hacer que un momento dure para siempre y a la vez tener tiempo para ver todo lo que tengo en mente. Lo dicho, empezamos por el plato fuerte que más me gustaba: la Piedra de Rosetta.



Era la segunda vez que la veía pero la primera vez de Àlex así que me encantó hacerle de guía turística tanto en el museo como en la ciudad en general (nuestra siguiente escapada será alemana y a un sitio que él conoce muy bien por lo que los roles se intercambiarán, ejejeje). Seguimos por Egipto hasta llegar a Etruscos y Asirios y acabar en Grecia.





Durante la travesía nos encontramos a un ancianito adorable dibujando que te cagas. Habían muchos artistas alucinantes por las calles de Londres: desde músicos que deberían estar triunfando pero YA hasta grafiteros y/o jubilados con caballete y óleo en medio del parque.




Luego contemplamos Asia: Corea y China. Continuamos hacia otra de las estrellas del British: las momias. No sabía cómo sentirme respecto a ellas... a Àlex le fascinaron (cuando le veo sacar su móvil para hacer una foto sé que está realmente maravillado con ello) y a mí me hipnotiza toda la historia egipcia. Aún así tenerlas delante con tanto detalle y tanta... conservación. Uau... es asombroso y asqueroso por partes iguales. Incluso un poco terrorífico, de esto que de repente te ronda por la cabeza la idea de... ¿y si de repente se mueve?







Saludad a Cleopatra

Dimos un breve descanso con un hot chocolate especialmente bueno y seguimos con la historia de las monedas y Japón. Para terminar vimos una exposición sobre África y concluimos con una visita obligatoria a la tienda del museo para comprarnos un capricho como recuerdo. Àlex eligió un llavero de un casco espartano y para mí un collar de Ra.







Volvimos al apartamento con un delicioso bocadillo de chorizo con queso (calentito) debajo del brazo. Patrocinado por Granier, por supuesto.



Apartamento por fuera



¡Ñam!

Después atravesamos Kensington Gardens para llegar al Harrods. ¡Vi la primera ardilla! ¡Y luego otra! ¡Y otra más! Mi primera vez en Londres fue en julio y apenas vi dos ardillas en todo el viaje. En esta ocasión he visto incontables ardillas y mira, me muero de felicidad. Quería llevarme una a casa. También hicimos fotos (y me gusta mucho la faceta de fotógrafo de mi novio); fotos bonitas y fotos chorras, de las nuestras. Los parques eran tan inmensos que llegaban hasta el horizonte y... Ojalá tener algo así en Barcelona.












Llegamos al Harrods y... caímos de culo. Sólo por fuera ya era ostentoso hasta la médula. Ostentoso y bonito. Y navideño. Había un hombre trajeado en la puerta que te la abría. Elevé mucho la mandíbula al entrar, como si tuviese dinero de sobras como para estar allí. Guardé la cámara porque soy una turista tímida a la que le da vergüenza ser tan obvia y me dediqué a hacer fotos y vídeos (sobre todo vídeos) con el móvil. Mi madre me había pedido algo del Harrods y; visto que nada tenía precio, que los artículos estaban expuestos como si fuese un museo y que tenía sección de millonarios dentro del centro... Le traje de vuelta vídeos a mansalva de secciones como "Shoe Heaven". En serio, NO GRITÉ A LO FANGIRL POR DIGNIDAD.





En la sección de juguetes me dejé llevar un poco más y puede que quizás hayan visto a medio metro de catalana dando saltitos al entrar en el apartado de peluches. Aquí al menos habían precios en los artículos... perooo... bueno, algún día me podré permitir algo más que sólo entrar a mirar en el Harrods. Supongo.





Una vez tuvimos asumido lo asquerosamente pobres que somos fuimos hasta Tower Hill, merendamos en un Pret A Manger y nos deleitamos con la Torre de Londres (con una pista de patinaje de hielo y todo muy navideño) y el imponente Tower Bridge. Nótese la carita de frío, por favor.








Concluimos un día tan tan tan productivo con una merecida señora cena fuera del apartamento. Cerca de Bayswater encontramos una hamburguesería que lucía vintage y cute por fuera así que apostamos por ella. La hamburguesa estaba d-e-l-i-c-i-o-s-a pero ya podía estarlo porque nos costó 10 libras por cabeza una hamburguesa (sin patatas al lao' ni na') y una Coca Cola. Londres es tan caro como bonito.




¡Y hasta aquí el maravilloso segundo día! ¡Pronto el tercero!

Spoiler alert: Oxford Street, National Gallery, Covent Garden, M&M's World, Buckingham Palace... ¡y mucho más!

6 comentarios :

  1. Qué espectáculo de sitio y qué espectáculo de fotos (artista ejeeem!)
    El segundo día fue genial por lo que veo.. British Museum y todo, qué jodida pasada.
    Pero sí, como buen friki no podía pasar yo por aquí sin decir nada de los Funko de Harry Potter!! I need!!! Y la tienda Lego!!!
    Por tu culpa ahora necesito ir a Londres a perderme por sitios bonitos :)
    Besos y abrazos pelirroja!

    ResponderEliminar
  2. TE PROMETO, de verdad, QUE SE ME HA ACELERADO EL CORAZÓN SÓLO CON VER LAS FOTOS. POR DIOS, DE VERDAD, QUÉ PRECIOSAD DE FOTOS, Y DE SITIO, CUÁNTA HISTORIA, ES QUE ME MUERO. De verdad que ahora me late muy fuerte el corazón, necesito ir a ver eso, sentir que estoy rodeada de cosas que me apasionan y que se me llene el corazón tantísimo que me estalle y muera allí mismo.
    AY, POR FAVOR.
    GRACIAS por traernos las fotos. Sois lo más guapo del mundo, lo más bonito y os merecéis ser más felices que nada.

    abrazos fuertes,
    envidia sana -mentira, eso no existe.-
    besitos en la nariz.

    ResponderEliminar
  3. El Harrods ❤
    Pensaba que era una ilusión tonta ir, pero ahora tengo más ganas si cabe, sale precioso. Y bueno, el Museo Británico es un must, aunque yo soy de quedarme muchos minutos embobada delante de un cuadro, y tengo miedo a que no me de tiempo a verlo todo.
    Así desde tus fotos, Londres da una impresión de imperio. Estoy segura de que me abrumaría tanta fastuosidad, pero a la vez me encantaría. Te sigo leyendo en la siguiente entrada :)

    ResponderEliminar
  4. Jajaja yo cuando fui a londres ni entré a harrods por vergüenza xD Sobre el museo, yo normalmente soy de leerme un poco los titulos de las cosas y en algunas me quedo, pero es que me gusta fijarme en los detalles. También extraño esos parques tan grandes donde sentarse a pasar la tarde (bueno, yo fui en verano), en Oviedo hay cosas así, pero no tan chachis.
    Me está encantando este viaje, y eso que no lo he vivido.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  5. Qué pinta tan bonita tiene Londres, jolín, y que envidia no haber estado todavía. Me alegra un montón que hayas disfrutado tanto y que nos cuentes cómo te ha ido y lo que habéis hecho.
    Qué bonito el museo, por favor. A mí también me encantan y nunca suelo ir, y Egipto, Cleopatra 😍 me mueeeero (soy fanática de Egipto)

    Me ha encantado, de verdad.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por todo vuestro amor incondicional. Me animáis mucho a bloguear con ganas e ilusión. ¡Un súper abrazooo!

    ResponderEliminar