La vie en Noëlle

13 mar. 2018

DIY Hucha + Tips Ahorro



¡Hola, hola! Hoy os traigo una entrada radicalmente opuesta a lo que solemos hablar por aquí (es decir, hauls y shoppineo). Hoy quiero compartir algunos consejos para ahorrar (y para huir de las tentaciones) y además haremos manualidades con esta hucha Do It Yourself! porque ése es el primer consejo: ¿quieres ahorrar? No te compres una hucha.

Básicamente el ahorro empieza por eliminar (o controlar) gastos superfluos, es decir, no necesarios. Yo soy la primera que de repente ve necesario tener un bolso nuevo porque oh Dios mío ese bolso es EL bolso y además *insertar alguna excusa*. Partimos de la base de que cada cual tiene el derecho de hacer con su dinero lo que le salga del pepis, pero si buscas/necesitas ahorrar tienes que ser consecuente: no todos los caprichos valen.

¿Te apetece cenar fuera? Compara precios entre una cena standard en tu restaurante favorito y cocinarte en casa. "Salir" es en lo que más se evapora el dinero. Y "tener dinero" también es un problema: una gran medida para controlar los gastos es eliminar el cash. No tener en metálico y pagar con tarjeta hace que controles muchísimo más en qué se te va el dinero. Porque el dinero metálico es: cambias un billete, se queda en monedillas, pagas plim, plam, un café y adiós. ¿¡Y qué ha pasado con mis veinte euros!? Drama.

Otra medida para controlar los impulsos consumistas es centrarse en lo que ya tienes: finiquitarlo antes de comprar el siguiente. Muchas veces compramos cosas nuevas teniendo otras que cumplen su función y que no están acabadas. Pasa, sobre todo, en el mundo beauty. Acumulamos mil millones de potingues que se acaban secando porque vamos probando, comparando, tus amigas te recomiendan el nuevo imprescindible... y MEC. Gastos, gastos, gastos. Existen proyectos como el Project Pan que explica maravillosamente mi querida Desirée en su blog en el que animan a gastar fulminantemente tus productos beauty antes de consumir otros. Este consejo se puede aplicar a cualquier otro aspecto: no compres libretas si tienes en casa papelería por estrenar, no compres libros si tienes acumulados varios por leer... Valora si realmente ese gasto, ese consumo, se puede posponer en el tiempo. Y eso que yo suelo caer de cabeza en esos sugerentes "edición limitada", pero por lo demás puedes respirar hondo frente a la novedad del día y centrarte en consumir lo que ya tienes antes de afrontar ese gasto.

Que (estando en nómina) el dinero restará igualmente este mes o el siguiente, sí, pero así aprendes a controlar el dinero que sale y de paso a darle más valor a éste. Gran parte del problema del "derroche" es olvidarnos del valor del dinero, de lo que cuesta de conseguir. Al estar independizada lo tengo fácil: suelo comparar precios con gastos mensuales. ¿Cómo me voy a gastar lo mismo en un pantalón que en lo que pago al mes por la plaza de parking? A veces las cosas valen la pena y las necesidades hay que cubrirlas (tampoco vamos a ser los más ricos del cementerio) pero, ante todo... ¡cabeza!

Y después de estos consejos variados de parte de una humilde catalana que lleva lo de "ahorrar" en la genética pasamos a las manualidades. Como decía en el encabezamiento de la entrada, el primer paso para ahorrar es no comprar una hucha. Cualquier cosa puede ser una puñetera hucha, ¡no gastes dinero en ella! Reciclar, además de ahorrarte dineros, es un gran abrazo al medioambiente. ¡2x1! ¿Y por qué necesitamos una hucha? Pues porque una medida de ahorro que pongo en práctica en mi hogar es tener una hucha en la que ir metiendo dinero que "nos cae". Por ejemplo, cuando nos dan el cambio y tenemos monedas de 2 y 1 euro (evitad céntimos en las huchas, es más coñazo de ir a cambiar). En vez de "contar" con ellas las metes en la huchita y poco a poco vas almacenando dinero. Nosotros estamos ahorrando para el próximo viaje y ya han caído 11 euros dentro. Obviamente la hucha no pagará la totalidad del viaje pero quizás un par de comidas allí sí, ¡y eso ya es dinero que no teníamos en nuestras cuentas y que no contemplábamos!

Por ello, y gracias a las brillantes ideas de mi adorada Sarapa, nuestra hucha reciclada ha sido creada a partir de una lata de Pringles Paprika. Pringles que, si me permitís la incitación al consumo de la comida basura, son las mejores que existen aquí y en la próxima galaxia. Qué delicia.



Para convertir esta lata de Pringles primero haremos el "sacrificio" de comernos su contenido. Después, con un papel de cocina húmedo (y después uno seco) y unas pinzas de cocinar (las de girar la carne) limpiaremos el interior de la lata. Con el "algodón" a un extremo y las pinzas y tal este proceso te hace sentir un auténtico cirujano. ¿Tenéis vuestra lata limpia? Pues ahora tiraremos de cosillas que tengamos por casa, que eso es lo divertido del reciclaje.



He utilizado, en total, unas tijeras, un cúter, pegamento, celo (cinta adhesiva), un folio blanco, washi tape (celo decorativo), un trozo de tela que utilicé en mi TFG (verídico) y un hilo dorado de algún ramo de flores o whatever porque soy así de rata que reciclo y guardo cualquier cosa que me parezca reutilizable y bonita.



Cortamos la lata por la mitad porque somos unos "gorditos" y preferimos el tamaño más grande. Eso nos permite el lujazo de tener dos recipientes: el de la izquierda lo mantendré con la tapa como nuevo fondo y lo reutilizaré para un lapicero o un pote para las brochas de maquillaje. Tened cuidadín con el cúter que los carga el diablo, y podéis usar las tijeras para terminar de perfeccionar el borde.



Después marcamos el ancho de la lata sobre el folio blanco y cortamos una tira (de manera que nos quede una tira bien larga). En mi caso utilicé tanto pegamento (de base de agua) como celo para enganchar el folio a la lata, ambas opciones son útiles (quizás el celo es todavía más rápido). Pegué el primer extremo del folio con un poquito de pegamento y lo envolví para finalmente "cerrar" con celo. Esto simplemente es la base de la decoración de la hucha para que el washi tape no se transparente sobre la información nutricional de vuestras patatas, no tiene que quedar perfecto.



¡Y empieza la parte divertida! Enganchamos la punta del washi tape y vamos girando poco a poco para que nos quede bien recto y bonito. Aquí dejad volar vuestra imaginación y decorad a vuestro gusto.



Finalmente colocamos la base sobre la tela para marcar el tamaño necesario. Una vez tenemos ese trozo recortado lo dejamos firme con una goma de pelo para poder hacerle la obertura para el dinero y para atar el cordel con más facilidad. ¡Y ya está! Tenemos una hucha totalmente reciclada y reutilizable ya que para abrirla sólo hay que deshacer el nudo y quitar la tela. Es de inspiración vintage y cumple su cometido con encanto y disimulo.



No siempre os hago gastar, guiño-guiño. Espero que os hayan gustado tanto los consejos y la motivación para ahorrar (y así estar un poco más cerca de cumplir vuestros sueños) como el Do It Yourself!. Se tarda menos de una hora en hacerlo (y eso que yo fui haciéndole fotos) así que os animo muchísimo a que os atreváis a hacer vuestra propia hucha y a que me hagáis llegar los resultados, ya sea por aquí o por Twitter. ¿Tenéis algún consejo más sobre ahorro? ¡Contadme!

18 comentarios :

  1. Amén a lo de gastar potis antes de sucumbir al ansia viva. En esas estoy ahora mismo, jaja. Fíjate que a mí me pasa al revés, con tarjeta controlo menos lo que gasto porque es muy fácil pasarla, marcar el pin y seguir sin dolor, pero el cash hay que sacarlo, contarlo, ver cómo disminuye... jaja. Gracias por la entrada, me encanta leerte. See ya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy uy pues DE VERDAD que ir con tarjeta acaba siendo muuucho más "ahorrador", además que te evitas que a veces te devuelvan mal el cambio (que cuando se equivocan a favor pues mira, eso que te llevas, pero sino tienes que ir pendiente y... jum). Y (esto quizás suena a tiquismiquis) pero es más higiénico que no tocar billetes y monedas que a saber por dónde han pasado. Gracias a ti por pasarte y por tu comentario, ¡un besito!

      Eliminar
  2. ¡Viva el DIY! Te ha quedado muy cuqui la hucha, seguro que así no duele tanto separarse de las monedas jaja
    Coincido con el comentario de arriba, las tarjetas las carga el diablo porque es muuuuy fácil gastarse mucho dinero en un momento y ni te das cuenta. En cambio, con el dinero en metálico vez cómo se va vaciando el monedero. Quizá no se lleve tanto control en el qué, pero sí en el cuánto. Mi truqui es precisamente sacar X cantidad (poquita, que si el presupuesto es algo no ahorramos nada XD) si quiero ir a comprar y así me aseguro que no gasto más de eso. ¿Que no me llega? Mala suerte, eso no se compra, habrá que buscar algo más barato. Hay excepciones a esto (un capricho de vez en cuando no hace daño), pero normalmente es lo que hago.

    (por fin vuelvo a pasarme por aquí y tengo como mil entradas tuyas pendientes, omg)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Sí que es verdad que la táctica de saco X y si no me llega pues nada es otra buena manera de controlarlo, pero en general acaba siendo mejor llevar las cuentas EXACTAS de los gastos (y sólo mediante tarjeta puedes tener ese CONTROL). Además como he dicho aquí arriba... ¡tema higiene! Creo que soy un poco de "porcelana" pero es que odio llevar dinero encima (siempre llevo un poquito por si las moscas, claro). Además que quizás es cosa mía pero es que se me (puto) evapora en chuminaditas y cuando tengo que sacar la tarjeta me lo pienso un poquito más. Pero sí, qué gustito y qué rápido es usar el contactless... QUÉ PELIGRO. Gracias por pasarte por aquí (¡se te echaba de menos!). ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Ay, calla. Que yo soy de esas que intentan llenar un vacío emnocional con cosas. Y luego resulta que sigo igual de mal solo que soy más pobre. Jajajajaja.
    Me río pero no tiene gracia, jajajajajaja. Pero bueno, hay que reírse de algo.

    Te ha quedado muy cuqui la hucha. Y la reflexión de 'no gastes en una hucha'. Es que me vi a mí eh. Me vi a mí gastándome 20 euros en una hucha para AHORRAR.

    Creo que el trabajo de 'coach de ahorros' debería existir. Yo PAGARÍA porque me enseñaran ahorrar. (Y por eso no ahorro nunca).

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, hace dos años renové bastante armario a base de ir cada finde de compras (poco a poco y con cosas pequeñas) para subirme el ánimo de aquel entonces. Me "aliviaba" al momento pero luego seguía igual de mustia jajaja y claro, más pobre. AY, en fin. Ya sabes: el primer paso para ahorrar esss... no comprar, no gastes si no hace falta. Las tentaciones son fuertes pero TÚ lo eres más. ¡Un besito!

      Eliminar
  4. Ay, ¡me encanta la idea! Confieso que yo no suelo tener problema para ahorrar pero si que es cierto que... a lo tonto acabo acumulando mil productos que quiero probar o son "necesarios" así que desde hace un tiempo estoy haciendo el firme propósito de que, salvo que realmente lo necesite o quiera, tengo que hacer el esfuerzo de pensar en acabar primero el producto (beauty ejem ejem) que tengo en casa jajaj (algo así como un Project pan pero "adaptado" jajaa).

    Eso sí, me apunto el truco de la hucha porque la verdad es que yo soy un caos con las monedas sueltas. Siempre llevo efectivo encima porque lo prefiero a la tarjeta (me da más confianza) pero claro, luego los billetes ¡vuelan! jajaja
    Un abrazo enorme :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí sí, acumulamos muchísimos productos y lo peor de esto es que al final se acaban poniendo "malos". ¡Qué desperdicio! Siempre hay que llevar efectivo encima pero hoy en día la clave es tirar de tarjeta porque tener un registro y un control de DÓNDE se ha ido el dinero es muy importante. Antes de poder tener más control sobre mi dinero me veía con "retirada de cajero 20 euros", constantemente, y luego era incapaz de recordar en qué se me había ido (normal, si soy de las que no se acuerdan de la cena de anoche). A base de ser más conscientes de los gastos conseguiremos ahorrar y además valorar y aprovechar más cada adquisición :) ¡Un abrazote!

      Eliminar
  5. No te imaginas lo BIEN que me viene esta entrada. No por las manualidades porque, ¡sorpresa!, se me dan mal, mal, mal. Pero fatal. Horriblemente mal. Vamos, que soy un desastre con ellas. Pero necesito ahorrar, y mucho, especialmente ahora que no tengo ingresos. Lo bueno es que al no estar independizada no tengo demasiados gastos pero siempre está el típico capricho que no necesitas y acaba cayendo. Es que me he visto tan reflejada en tus reflexiones: "es EL libro. Es EL videojuego. Es LA camisa. Son LOS zapatos", y un largo etc. Y luego miro la cantidad de libros, videojuegos, ropa, zapatos que tengo... Y me da auténtica vergüenza porque no es ni de lejos lo que necesito. Y yo comprando más. Soy un caso perdido.
    En resumen, voy a intentar aplicar tus consejos y gastar mejor el dinero porque, como bien dices, cuesta mucho ganarlo. ¡A ver qué tal se da!

    Muchos ánimos a ti también en la operación ahorro, bonita mía <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he imaginado intentando hacer manualidades, luchando contra el pegamento y cortándote con las tijeras y... soy lo peor, me he reído mucho jajajaja. El mejor consejo para ti, para evitar tentaciones, es que te centres en consumir tooodo lo chachi y útil que ya tienes. Muchos videojuegos por jugar, muchos libros por leer aún y muchos productos que aplicarte. Y ropa preciosa de tu última renovación de armario. Ahora a disfrutar de todo esto y ya llegarán los ingresos, pero mientras no gastes podrás ahorrar lo poquito que entre. ¡Besotes!

      Eliminar
  6. Es una idea genial para reutilizar las latas de pringles, creo que necesito una de sour cream (EJEM EJEM LA NECESIDAD) y voy a hacer una parecida, ya que tambien tengo muchos wasi tapes y cositas por aqui. La otra mitad habia pensado en convertirla en una macetita para mi mini cactus ¿Que opinas tu?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaaw como macetita puede ser adorable. Eso sí, introduciendo la maceta "marrón" de plástico que tenga con el cactus, porque ésa tiene sistema de drenaje para el agua. Si transplantases el cactus a la lata tendrías que hacerle un agujerillo por debajo para que se filtre bien el agua, ¡tenlo en cuenta! ¡Un besote amooor!

      Eliminar
  7. ¡Pero qué cositas tan útiles nos traes siempre, Noe!
    Ya te dije lo bien que me venía a mi saberse estos truquitos de mujer independizada (ajkadfksbdfksjhd!!!) y me he visto en la misma situación de llenar tristeza con consumo y no puede ser... y muchas veces es la pura gula por tener más y más... o por tener la oportunidad, o porque han hecho un descuento ¡y mira qué barato sale ahora! Claro, sale barato pero igualmente te puedes gastar 20 pavos en unas mallas que antes costaban 30...
    ¿Y la de llenar el carrito para que los gastos de envío te salgan gratis? ¡Mi puta perdición! Es que soy lerder del todo jajajajaja
    En fin, yo suelo detener bastante mis impulsos de compra (anda que no ha habido veces que he cerrado la pestaña con el carrito lleno gritandome a mi misma NO, NO LO NECESITAS!) pero aún así este mes ya he gastado dinero (en realidad no, porque me lo compró mi hermana pero claro... le tendrñe que devolver el dinero jijiji, ¿cuenta como gasto cero este mes?) pero visto lo que se me avecina (akjshdfkjhskdjhsk x2!!) tengo que empezar una vida de austera fuera de las tentaciones.

    ¡y la hucha la haré seguro! Es hora de renovar la casita de conejo de cerámica que tengo desde los diez años jajajaja

    ¡un besote bien grande! ¡muamua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaw siempre me ENCANTA verte por aquí, con tus vivencias y tu HYPE aporreando el teclado. Dios mío, creo que estoy casi tan emocionada como tú... ¡no te cortes en pedir consejos y ayuda! Es como EL MOMENTO de tu vida y lo vivirás a tope pero también es aterrador y sienta genial un poquito de ayuda. Totalmente identificada en todas esas perdiciones... ¡somos lo peorrr! A mí me está sentando genial centrarme en gastar, valorar y consumir lo que YA tengo (antes de centrarme en posibles compras) porque además estoy canalizando la tristeza en disfrutar de esas cosas/momentos y casi casi sienta mejor que una tarde de shopping. Eso sí, no descarto ir en breves a por una mascarilla de 2 euros al Sephora para quitarme el gusanillo de que estemos ya llegando a final de mes y no me haya comprado NAH. ¡Si haces la hucha enséñamela PLS! ¡Beeesotes!

      Eliminar
  8. (Escribo esto mientras ya tengo un bote de patatas guardadito para hacer mi hucha DIY, jeje).
    Esta entrada me ha hecho pensar que deberia ponerme también con eso del ahorro.
    Es decir, no derrocho a lo loco, pago todo lo que tengo que pagar cada más, y siempre ahorramos x para tener un colchón. Pero sí es verdad que a veces me ciego por "esa crema que recomiendan y que es maravillosa" o "ese labial porque aún no son bastantes" cuando tengo más cosas para gastar.
    Asi que me voy a proponer no gastar tanto en cosas que realmente no necesito y gastar primero lo que tengo antes de comprar más, y darme caprichitos puntuales.

    Un besito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eeeeesa es, la clave es saber tomar un poco las riendas y decir: bueno, las ganas están ahí, pero primero gastaré lo que ya tengo. Porque además, a no ser que sea una edición limitada (y ni eso) las cosas SIGUEN ahí y no te va de un mes poder disfrutarla. Que además después de tanta recomendación quizás sale rana así que también hay que valorar si vale la pena caer en la tentación y probar algo nuevo (pero desconocido) o seguir consumiendo lo que sabemos que nos funciona (¡Ultrabland nunca máaaas!). ¡Un besito amor!

      Eliminar
  9. Tía, me mato con esta entrada. A parte de que me parece maravillosa por la hucha DIY, por el concepto de entrada y por poner un poco de freno al consumismo que parece poseernos. Aunque en mi caso, me funciona al revés. Estoy acostumbrada a llevar la tarjeta de crédito y el dinero me VUELA porque no veo realmente lo que me queda hasta que no me meto en la app, sin embargo, al llevarlo en mano me doy cuenta de lo poco (o mucho, pero ejemejem eso pasa poco) que tengo y es como OMG no, no, que me quedo sin nada, JAJAJA. De todos modos envidio mucho la capacidad de ahorro y es algo en lo que tengo una asignatura muy pendiente... Que sepas que voy a hacerme esta hucha (aunque sea por la excusa de comprar Pringles, que me has hecho adicta TÚ a estas... ¿Sabrás igual? ¿Puedo moderte? MUAHAHAHA) y en un par de meses miraré dentro para ver el resultado. Oye, que lo mismo me llevo un sorpresón...

    ¡Besos enormes, mi bella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay ay ay, cabecita loca. Yo es que la verdad que suelo tener muy presente cuánto me queda (y es eso, estoy a un toquecito en la App para corroborarlo). Y estoy convencida de que sí, debo saber a Paprika jajaja (qué antojo a Pringles ahora). Con lo ARTISTA que eres me muero por ver tu hucha, ¡quiero foto del resultado eh! ¡Besitos de paprika!

      Eliminar