La vie en Noëlle

6 dic. 2018

El retorno de Lush



Digo "retorno" pero, ¿realmente se había ido a alguna parte? No. Desde que probé la cosmética handmade y cruelty free de Lush allá por el agosto de 2017 se ha convertido en una marca imprescindible, un must de mi rutina. Pero los días pasan, los productos se acaban y mi bolsillo tiembla cuando toca reponerlos; así que tras unas semanas de incertidumbre (y productos baratos para salir del paso) por fin he podido volver a Lush. Y he vuelto por la puerta grande.

Tenía la lista de la compra hecha desde hacía días y nada más cobrar la nómina fui corriendo hacia esa maravillosa tienda llena de aromas deliciosos. Tuve que cogerme un cesto para cargar con todos los productos que iba a comprar de un misma tajada, y no sé vosotras pero yo gozo de placer cuando me puedo permitir coger un cestito. Voy así, con el mentón bien alto, sintiéndome poderosa porque mis dos manos no darían a basto con tantas adquisiciones nuevas. En fin, que desvarío. Tenía claro lo que necesitaba y empecé por la reposición más importante: mi tónico de Tea Tree Water.



Me ha durado la friolera de... ¿casi un año? en su formato grande (250g / 12,95€), y eso que lo he usado indiscriminadamente. No sólo cunde mucho sino que soy incapaz de concebir otro tónico por su cómodo formato en spray. Que sí, podría comprar cualquier otro tónico y, en vez de malgastar algodones, verter el contenido en un envase de plástico con difusor en spray... pero cuando algo te funciona es difícil tentar a la suerte con un producto nuevo.

Este tónico contiene agua de árbol de té (además de agua de pomelo rica en vitaminas y agua de enebro que es antiséptica) y me ayuda a tener las zonas mixtas de mi rostro equilibradas. Después de la limpieza, de mascarillas, de exfoliaciones... las características anti-bacterianas y fungicidas del agua de árbol de té me dan mucha paz. No se me ha infectado ningún poro en todos estos meses y para el día a día es mi mejor aliado (porque el tónico exfoliante de Pixi no es para uso diario, por ejemplo).



Otra reposición fue la del champú matizante Daddy-O. ¿Os llegué a hablar de él por aquí? Ahora no lo recuerdo. Compré su formato más pequeño (100g / 8,75€) a principios de verano para ir "purificando" mi rubio de los matices feos que la estación suele darme (piscina, mar, Sol...). Es un champú increíble: con poca cantidad crea muchísima espuma, ¡muchísima! y tiene uno de mis aromas favoritos de todo Lush. Además de matizar cabellos rubios y plateados con su espectacular tono morado (es precioso, tenéis que echarle un vistazo aquí) aporta brillo y volumen al cabello con su zumo de limón, sal fina y aceite de coco. 

Ahora que me he puesto unas balayage rubio platino no podía faltar un champú matizante en mi rutina capilar, pero esta vez en un formato más "ahorro" (250g / 16,95€). Como cualquier champú matizante tiene un pero y es que después de su uso el pelo está especialmente "seco". No debilitado sino como recién decolorado, no sé si me explico. Basta con aplicar siempre un acondicionador después del lavado con champú matizante y listo (y quizás un poco de sérum para desenredar bien y evitar roturas). Os recomiendo mucho este tono morado para matizar rubio, ya sea hacia tonos blancos o no, porque otros matizantes como el de Deliplus son de tono azulado y pueden dejar un aspecto gris azulado al rubio un poco feo (que por suerte dura un par de lavados y ya, pero le quita mucho brillo al pelo).



¡Pasamos a los productos nuevos! Seguimos en el pelo: decolorar, matizar y demás chuminadas capilares requieren un extra de hidratación y, aunque soy fan de póster de la mascarilla de banana de The Body Shop, me apetecía probar algo nuevo. Había oído hablar muy bien de la mascarilla hidratante H'Suan Wen Hua (225g / 13,75€) y sabía que debía funcionar bien porque yo misma me he fabricado en casa mascarillas caseras con los mismos ingredientes: huevos camperos, aceite de oliva y plátano (¡benditos plátanos para el pelo!). Pero esta mascarilla además lleva aguacate, infusión de laurel... vaya, que casi casi sale más caro (y más laborioso) hacerte esta mascarilla a mano en vez de comprarla.

Respecto a las imágenes en la web veo que mi mascarilla es más... ¿rosa? Pero recuerdo la muestra de la tienda del mismo tono así que puede que hayan mejorado la fórmula respecto a esas imágenes (también lleva canela para estimular el cuero cabelludo, quizás de ahí viene el color). Me habían dicho que olía un poco mal, a "huevos", pero a mí me huele bien así que... sí, seguramente la han mejorado. La apliqué de medios a puntas, lo que falta de producto en la fotografía es toooda una aplicación, imaginaos si me queda mascarilla para rato. Me dejó el pelo como nuevo, como si la decoloración no hubiese existido: mismo tacto, brillo y cuerpo que el pelo natural de raíz. Es más barata que la de bananas y por ahora parece algo más "completa", así que estoy muy contenta con esta adquisición.



¡Y llegamos a la última novedad! Gracias a Sonia por tentarme con ella: la limpiadora facial de edición limitada Bûche de Noël. Si es que lleva mi nombre, joder. Ya sabéis que me flipan las ediciones limitadas y al saber de su existencia sentí un flechazo irremediable. Es como la limpiadora que ya había usado (y que tan bien me fue) Angels On Bare Skin... ¡pero mejor! 

Comparte similitudes con esa limpiadora (disponible todo el año) pero Bûche de Noël es más refrescante e iluminadora: almendras molidas para exfoliar, caolín, mandarinas frescas, arándanos deshidratados (los podéis ver en la foto), manteca de cacao, brandy (!!!). Sí, tiene un aroma increíble. Navideño e increíble. Me está gustando tanto que ha conseguido que vuelva a engancharme a la rutina facial nocturna día sí, día también, superando cualquier cansancio y pereza. Me ha ayudado a recuperar mi piel, a purificarla. Como si me hubiese quitado de encima toda una capa gris, áspera y mugrienta. Compré el tamaño pequeño (100g / 10,45€) porque bastante había despilfarrado ya, pero puede que vaya corriendo a por su tamaño grande (250g / 26,15€) antes de que deje de venderse. Igualmente, como todo lo de Lush, cunde mucho muchísimo así que sé que tengo meses de limpiadora bonita por delante (en la foto ya le faltan dos aplicaciones, imaginaos).



¡Y eso es todo! Espero que os haya gustado esta nueva edición (tan navideña) de productos de Lush y que os estéis planteando añadir algún producto para la carta de Papa Noel. Fuera coñas, ¿existe mejor regalo que un poquito de self-caring? ¡Vivan los mimos y las dosis de mascarillas y cuidados!

¡Por cierto! Como buena adicta a Lush ya tengo acumulados 5 envases por los que dan a cambio una mascarilla fresca (¡guardad siempre los envases para reciclarlos en vuestra tienda Lush!) y tengo un dilema... He probado (como muestras) varias de estas mascarillas y estoy entre Brazened Honey y Catastrophe Cosmetic. La primera exfolia más y me dejó una sensación más "limpia", pero la segunda me enamoró mucho muchísimo y me dejaba la piel como... ¿¡de porcelana!? Una maravilla de luminosidad. ¿¡Qué hago!? ¡Ayudadme a decidir! Aún no he ido a por mi mascarilla gratis porque como se mantienen en nevera ahora mismo me da frío glaciar sólo de pensar en ponérmelas en la cara.

Y ahora sí, eso es todo por hoy. ¿Conocíais alguno de estos productos? ¿Me recomendáis vuestros productos Lush favoritos? ¡Contadme!


¡Sigue este blog para no perderte ninguna entrada!

4 comentarios :

  1. Buah, ha sido leer esta entrada y sentirme SUPER CULPABLE, porque la cantidad de tiempo que llevo sin hacerme una buena rutina fácil no lo sabe nadie. En serio, he llegado a tal punto de que me había olvidado de que tengo en casa tónico de no usarlo. ¿Cómo se puede ser tan cazurra? Es que normal que me lleve viendo horrible semanas, la verdad. Para darme una buena bofetada (bueno, no, que no quiero mancharle la mano a nadie de toda la mierda que debo tener en la cara)
    De momento me has recordado que tengo que ir pronto a Lush porque el limpiador que uso ahora (el que ha seguido al que me regalaste tú) siento que limpia nada y menos, así que volveré para recuperar el anterior. Eso sí, ya me has dejado los dientes largos con esa edición especial. Madre mía, ¡si parecen galletas de chocolate machacadas! Es que me han dado ganas hasta de comérmela, ¿eh? Así que creo que te preguntaré más en detalle por ella porque igual acabo cayendo también, al fin y al cabo necesito una de esas... (ella, buscando excusas para derrochar)
    Ah, antes de acabar el comentario quería hacer un apunte especial: ¡me han FLIPADO las fotos! EN serio, señores de Lush, contratad a esta muchacha porque mirad que fotografía de producto más maravillosa hace <3

    Te mando un achuchón enoooooooooooorme desde aquí. MUAC.

    ResponderEliminar
  2. ¡LUUUUSHH!

    Que maravilla de sitio y que desastre para la cuenta bancaría, me alegra mucho que te hayas animado a probar Bûche de Noël y que te haya gustado, es una pena que la tengan tan poco tiempo; aproximadamente empiezan a sacar ediciones de navidad en octubre.

    Las mascarillas del pelo no las he probado y la verdad es que les tengo muchísimas ganas, por suerte de momento mi pelo no lo necesita pero todo llegará jaja

    Y para acabar voy a dejar mi granito de arena en la elección de mascarilla; castratophe cosmetic es maravillosa (aunque mi favorita es Don't Look At Me)

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Amo y odio estas entradas a partes iguales porque me encantaría tenerlo todo y ser constante en mis rutinas de cuidados, pero la realidad es que soy un fatal desastre y no me cuido absolutamente nada (propósito 2019).

    ¡Gracias por tus recomendaciones y por la manera que tienes de hablar de cada producto! Mi única duda que me ayudaría mucho más a saber elegir el producto es saber qué tipo de piel/pelo tienes... porque supongo que no funciona igual para todo tipo de pieles/pelos... ¿O sí? Porque si es que sí... Lush ya sería totalmente perfecto y me pido todos los productos para Navidad.

    He estado trasteando un poco en su web, pero me realmente me fío más de tu palabra. Así que sigue haciendo este tipo de entradas por favor; que a falta de tener una tienda física en mi ciudad, eres lo más cercano a una asesora de productos Lush que tengo 💛

    Un abrazote bonita!

    ResponderEliminar
  4. Al final conseguiréis que me anime a ir a Lush y comprar. En mi ciudad actual creo que no hay ninguno, pero si eso lo pillaré online o iré al centro cocmercial de la de al lado.

    ResponderEliminar