La vie en Noëlle

26 abr. 2019

Journal: paz y rosas



¡Hola, hola! Ha salido el Sol tras unos días de nubarrones, chubascos y viento huracanado. Ha salido el Sol ahora, un poco tarde, casi oliendo a mayo; pero yo llevo sintiendo la calidez en el cuerpo desde hace días. Desde que tuve seis largos (en verdad cortos) días para desconectar y cargar pilas. Este año Semana Santa ha tenido el detalle de llegar de la mano de Sant Jordi, por lo que mis días de paz también se han llenado de rosas.



Huimos de la rutina de la ciudad para sumergirnos en la calma sosegada de un pueblo bonito como el de Arenys. Comimos en el mar, dormimos en la montaña. Ficus exhibió una amplia sonrisa a cada minuto, ¡nunca le había visto tan feliz! Y él nunca había visto un caballo en vivo y en directo.



Las vacaciones se han resumido en eso: comida. He comido como una cerda (delicioso y abundantemente). De recuerdo de estos seis días tengo un kilo y medio encima, cosa que nunca suele preocuparme hasta que esos gramos van a parar solamente a mi cara y a mi barriga. Qué soy, ¿Doraemon? Un poco de rutina y buenos hábitos y la "Operación Bikini" ni se enterará de estos mofletes. Espero. Pero hoy no, hoy es viernes y toca pizza con vino tinto y eso es sagrao'.

Además de comer he jugado. He viciado como una cabrona. Un poquito al Zelda, que entre que estoy aventurándome en el Modo Experto y que he aprendido a compartir vídeos jugando en Twitter... las horas al Breath of the Wild van en aumento. Sobre todo he jugado al Harvest Moon de la 3DS. Ay, el farmeo. He descansado del trabajo trabajando en mi granjita. Qué adicción más rica, y qué amenos son estos juegos para desconectar el cerebro y dejar pasar las horas.



Sant Jordi llegó con un manto de lluvia fina, pero no se mojaron ni las ganas ni los libros (afortunadamente). Esta vez nos quedamos más por nuestro barrio, nada de largas caminatas como el año pasado. Antes de partir de aventura llegó a casa mi rosa roja, mi infalible sangre de dragón de parte de mi príncipe. Ha sido un año más austero en comparación a otros (en los que se nos iba la mano con eso de los privilegios) porque queremos ahorrar y de verdad. A él le regalé un cómic, él me quiso comprar un libro. Un libro que, siempre que voy en su búsqueda, no encuentro. Empezaré a llamarle "Tan poco stock", de Hanya Yanagihara. Para compensarlo, me regaló dos libros de Elísabet Benavent que juntos costaban menos que el libro fallido (Fuimos canciones y Seremos recuerdos). Me gusta acudir a esta autora como lectura ligera, ¡estos meses he leído un par de los suyos! Os tengo que poner al día con reseñas porque este año estoy leyendo un montón. Y qué bien.



¡Y hubo una pequeña sorpresa entre tanto libro! Un pequeño capricho para las hormiguitas ahorradoras (lo sé, no tiene sentido premiar el ahorro con gasto, dejadme en paz). Esta bonita edición limitada en Blu-ray de Bohemian Rhapsody. Ya os he dicho más de una vez que tengo un problema muy serio con las ediciones limitadas. Caja metálica y dorada con contenido adicional de una película increíble sobre uno de mis grupos de música favoritos. ¡No puedo ser más feliz!



El último vermut de las vacaciones cayó entre entrevistas a Rami Malek. Cómo nos gusta vermutear, cada vez más. Y cómo nos gusta añadir un toque de alegría a la vida, a lo gris y a lo mundano... como una rodaja de naranja que especie el brebaje. Un toque de color.

Qué feliz soy a pesar de la vuelta a la rutina. A pesar de las despedidas y a pesar de no acabar de verme bien en el espejo (necesito una de pelu, una de mimos y una sesión de fotos para realzar el amor propio... ¡urgente!).

¿Vosotras habéis sonreído en Semana Santa? ¿Ha salido el Sol por vuestra ciudad? ¡Contadme!

10 comentarios :

  1. La semana santa ha pasado entre nube y nube, en mi caso 4 días de sofá y manta, comer rico es sagrado así que nos plantamos en nuestro restaurante árabe favorito: un palestino chiquitin dónde siempre hay hueco para 2. Por lo demás descubriendo series nuevas, jugando a juegos, y poquito más ¡pero que falta hace no hacer nada!

    Y qué bien que hayáis ido a desconectar unos días fuera de la ciudad! Ficus parece encantado!

    Ahorrar es como una dieta, si no te das un capricho de vez en cuando las probabilidades de que salga mal más tarde están casi aseguradas, así que bien hecho.

    Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deseando estoy que hagas una entrada con tus restaurantes favoritos de Barcelona, en serio. Toda la razón del mundo: hace falta no hacer nada. Últimamente mis domingos son de sofá y pijama, y maravillosos. ¡Gracias por pasarte siempre a darme cariño! ¡Un besote!

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito es Ficus de verdad! Y qué bonitas tus vacaciones, esta entrada transmite mucha paz. Ya creo que te lo dije el año pasado, me encanta Sant Jordi, ojalá algún día poder ir allí en esa fecha.

    En mis vacaciones los protagonistas han sido los apuntes y los trabajos de la universidad, pero he podido volver a casa y es que justo en Sevilla, los días que he estado, ha hecho un tiempo de ensueño, así que ni tan mal a pesar de tener que estudiar.

    Me siento tan identificada con lo del ahorro, nosotros también estamos en proceso (comprar una casa, una utopía ahora mismo vaya), pero lo vemos tan difícil que a veces es como: mira que le den,vamos a darnos un capricho para hacer más llevadera la situación. Los caprichos bien controlados nunca vienen mal.

    Muchas gracias como siempre por la entrada y por contarnos tanta cositas.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, me haces inmensamente feliz con tus palabras, no sabes cuánto te lo agradezco. Me gusta transmitir buenas vibraciones y sentir que os aporto un /algo/ intangible, una paz. Que quizás es información poco útil (saber qué he hecho o qué he comido, poco más) pero os aporta buen rollo leerlo y os distrae de los problemas. Gracias por hacerme sentir así de bien con este contenido. ¡Y muchas gracias por pasarte a escribirme además de leerme! ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Qué alegría me da leerte y cómo me hace sonreír la carita de Ficus!
    Yo esta Semana Santa he disfrutado de viejos amigos y de mi ciudad, que la echaré mucho de menos si me voy de intercambio. Como las procesiones las tengo muy vistas (aunque no aborrecidas), he sacado el cuaderno a pasear y he tomado apuntes de los tronos y capirotes. Pese a todo, las vacaciones me han sabido a poco y la universidad me ha recibido a tope (mierda).
    La tarde de Sant Jordi fue preciosa, y Barcelona mucho más. Me alegra que hayas adquirido nuevos libros, yo me contuve porque tengo muchos que leer (por obligación y por gusto). Las rosas anuncian tardes más largas, que ya se van agradeciendo.
    Un abrazo y disfruta de los libros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien que te haya gustado la entrada! Y que hayas podido disfrutar de unos días apacibles (aunque luego la universidad vuelva a modo de final boss, ¡ánimo!). Barcelona un 23 de abril debería ser un objetivo en la vida de cualquier persona, en serio. Es algo mágico, un ambiente irrepetible. ¡Gracias por pasarte! ¡Un besote!

      Eliminar
  4. Ay espero que hayas podido disfrutar tanto de estos días que has tenido de descanso de la rutina, que no me cabe duda de ello a medida que he ido leyendo la entrada. Yo no he podido hacer tanto como esperaba, pero he podido desconectar un poco de los apuntes y ya eso para mi es suficiente. Ojalá poder algún día disfrutar del día del libro en Barcelona, ver todo lleno de rosas y libros, que fantasía. Aquí en GC hacen descuentos en las tiendas, pero lo "grande" lo hacen a final de mes y principio de Mayo, que es una feria con los stand, ala que estoy deseando poder ir y pecar con algún libro 💜

    Un abrazo enorme y otro para Ficus, que cada día está más lindo 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No sabía que en Gran Canaria hicierais una feria así! Espero que puedas pecar de lo lindo con más de una nueva adquisición literaria (¡ya me dirás qué te has comprado!). Ojalá algún día puedas vivir un 23 de abril en Barcelona, ¡te enamorará! Gracias por escribirme y por mandar cariño hacia Ficus (¡se lo haré llegar!), ¡besitos!

      Eliminar
  5. Jo, tus fotos me transmiten mucha calma siempre y las de Ficus además me alegran el día con lo bonito que es y lo feliz que parece siempre <3

    ¡Qué bien que pudieseis desconectar! nosotros nos fuimos al pueblo del Vikingo y lo único que hicimos fue pasear por la playa y comer mucho, no me puedo quejar jaja. Aquí en Mordor no hacen nada por el Día del Libro (algún descuento en librerías ya está), pero en Alcalá sí se celebra y el finde, aprovechando que estuve por allí de visita, me pasé por la feria del libro a curiosear las casetas y los autores que estaban firmando. ¡Por cierto! Justo vi en una caseta Fuimos canciones y me acordé de ti :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ooooh! ¡Pues qué planazos! Ya vi en tus Stories un poquito de mar y pensé... ¿dónde estará? Ojalá nos pudieramos escapar con más frecuencia para desconectar de todo, pero a veces los findes son tan tan breves que no vale la pena el trayecto y los malabares (sobre todo si tienes que meter a un perro de 40 kilos en el coche). Espero que algún día puedas venir a Barcelona (la ciudad te está llamando, no sé si lo notas) para ver un Sant Jordi con tus propios ojos. Todo lo demás, todo lo que hagan otras ciudades, se quedará en nada y menos *orgullo*. ¡Gracias por pasarte! ¡Un besote!

      Eliminar