La vie en Noëlle

17 mar. 2020

Animal Crossing VS Harvest Moon



¡Hola, hola! Esta entrada la tenía programada (mentalmente) para esta semana coincidiendo con el inminente estreno del nuevo Animal Crossing: New Horizons de Nintendo Switch (este viernes 20 de marzo, por fin). Ahora, con la que nos está cayendo encima, creo que comparar entre el Animal Crossing y el Harvest Moon os irá especialmente bien para poder valorar entre dos famosos juegos de farmeo y decidir entre uno u otro. O no, no decidáis nada y jugad a los dos. Porque, total, será por horas que matar durante una cuarentena.

Empezaré hablándoos del término "farmear" por si no estáis familiarizados con él. El farmeo nace de juegos de granjas como Harvest Moon (un clásico) y más actuales como Stardew Valley o el nuevo Doraemon Story of Seasons. Son juegos de granjitas, de cultivar huerta y rancho y recolectar los frutos de tu trabajo para seguir avanzando y conseguir mejoras en tu día a día. Juegos de trabajar, sí, pero sin deslomarte la espalda. Ojalá todo fuese tan fácil.




El farmeo también lo encontramos fuera de los juegos de granjas, y es que en muchos RPGs o juegos de aventuras podemos disfrutar de la parte coleccionable del juego. ¿Quién no se ha desviado de su misión de salvar Hyrule para ganarse unas rupias o para buscar dragones a los que arrebatarles escamas? Los videojuegos nos ofrecen historias increíbles y horas de entretenimiento garantizadas. En algunos casos, además, vivimos una simulación de vida que puede durar eternamente. Si buscas muchas horas de juego y objetivos sencillos pero adictivos que llevar a cabo céntrate en el rico y sano farmeo para amenizar el confinamiento en casa.

Podríamos hablar de muchos videojuegos centrados exclusivamente en farmear, pero yo quiero presentaros a mis dos favoritos de toda la vida. Empezaré por Harvest Moon ya que fue algo así como "mi primer videojuego".



Emulador de Nintendo NES



Mi primer Harvest Moon fue el más arcaico, el de las NES. A partir de ahora usaré la boquita pequeña para dar algunos detalles tales como: podéis encontrar la versión más antigua de estos juegos en emuladores gratuitos por internet (NES y GBA), pero yo no os he dicho nada, ¿vale? Mi emulador de la NES estaba (y está) lleno de juegos de Sailor Moon (de lucha y de RPG), no me escondo. Pero al que más horas le eché fue al Harvest Moon. ¡Si es que me ayudó a aprender inglés y todo!


El Harvest Moon de la NES es la versión más primitiva de este juego. Tanto, que ni siquiera puedes elegir el sexo del granjero. Eres un hombre TM y te casas con una soltera del pueblo. Esto es algo que al juego le ha costado de evolucionar y es que en cuanto a relaciones ha sido heterobásico hasta hace poquito (tengo entendido que es algo que ya va a cambiar en los siguientes títulos). A partir del de Game Boy Advance (uno de mis favoritos) puedes jugar a la versión en el que la protagonista es una mujer. ¡Y le cambias el color del peto! Disfruté mucho de esa partida después de tantas horas limitadas al mundo del juego de la NES...



...y eso que lo jugué en japonés sin entender ni papa.

Pero hablemos de características globales. El Harvest Moon ve pasar estaciones en vez de meses, treinta días por cada estación, por lo que cuando te hacen elegir tu cumpleaños yo, en vez de 24 de enero, cumplo en 24 de invierno en ese juego. Hay eventos en el pueblo anexo a tu granja según el día y la estación; participar en ellos te ofrece la oportunidad de ganar premios -si se trata de competiciones- y en todos los casos te garantiza sumar puntos de "amistad" con los aldeanos ("amor" para los solteros). También los cultivos varían según la época del año, así que lo más estable es el ganado. Puedes tener gallinas, vacas, ovejas y burritos (te dan lana de sus largas melenas).




La parte más entretenida del Harvest Moon son las misiones secundarias de ayudar a los aldeanos y a los espíritus mágicos de la fuente (que son creepys hasta decir basta). Pero sobre todo, sobre todo... te matarás de vicio al intentar desbloquear mutaciones de los cultivos. Y es que, según dónde labres el terreno, la altura, la estación, el fertilizante y la semilla de la que provenga... podrás obtener resultados de lo más variopintos. Algo similar a buscar Pokémons shiny, aunque esto sólo ocurre (que yo sepa) a partir del Harvest Moon de Nintendo 3DS en adelante.



El fertilizante, por supuesto, es caca de vaca. Aquí se farmean hasta las deposiciones.

Pasamos a comentar las mejoras en la casa. Podrás ampliar tu casa a golpe de sablazo en tus ahorros y facilitando los materiales. Los materiales es de lo más "difícil" de farmear ya que algunos implican que te metas en minas y no veas la luz del Sol en un buen rato. Por supuesto, no puedes reventar de trabajo a tu granjero porque se le acaba la energía (y no puedes trasnochar hasta el día siguiente tampoco). Encontrar el equilibrio de lo que funciona en tu rutina granjera es algo que engancha muchísimo, como también engancha poder reunir todo lo necesario para comprar muebles y tener una casa grande para poder casarte con el chorbo que has estado ligándote a conciencia... cada victoria en el mundo farmeo te hace sentir súper realizado.


Para terminar os diré que al comprar una cocina (a partir de las versiones de GBA) puedes cocinar. Así que ahora también farmeas para reunir ingredientes para poder cocinar platos y presentarte a competiciones culinarias. ¡Y no es nada fácil quedarte con parte de tus cultivos para estas memeces cuando quieres venderlos para tener dinero a cambio!

Creo que ya os habéis empapado de la esencia de Harvest Moon como para poder empezar a compararlo con el Animal Crossing. Si me preguntaran cuál prefiero de entre los dos... no sabría elegir. Los necesito a ambos. Además, son tan diferentes que según la ocasión prefiero uno u otro. AH. Pero aquí es donde el Animal Crossing se pone un poco exigente. Y es que en el Animal Crossing los días son reales, los minutos pasan a la par que los de tu reloj y... te echan un poco de bronca si te olvidas del juego durante unos meses.


Es decir, que si dejas la partida de Harvest Moon en otoño día 3 año 2, te esperará sin problemas aunque hayan pasado cincuenta años. Por el contrario, en el Animal Crossing hay ciertas consecuencias si decides dejar de jugar durante una temporada.



Los vecinos te echan bronca si desapareces, pero por lo general son más majos que las pesetas.

En el Animal Crossing, al menos, no tienes ningún problema de líos amorosos. Todos los que te rodean son animales: tus vecinos y amigos con garrapatas. Literal que les puedes quitar pulgas que a veces les saltan por la cabeza. El puesto de trabajo ha ido variando según el título (empleado -moroso que le debe dinero al empresaurio mapache-, sustituto de alcalde...), pero en conjunto se podría decir que no tienes trabajo. No tienes obligaciones ni dolores de cabeza. Tienes una hipoteca que pagar, sí. Pero con la calma. Así que el único agobio que puede haber en el Animal Crossing es el hecho de dejarlo en un cajón abandonado, que los vecinos te echen bulla por ello (yo personalmente esto lo llevo mal) y que a tu casa le salgan cucarachas. Asquerosas cucarachas que tienes que ir chafando.




¡No hace falta que corras!
En esta realidad no te tienes que jugar la vida a cambio de un rollo de papel higiénico.



Por lo demás, la dinámica es mucho más relajada pero a la vez ofrece más posibilidades que el Harvest Moon. Los coleccionables van desde el catálogo de muebles con diferentes estilos y diseños hasta la posibilidad de llenar un museo con todas las especies que vas capturando y los fósiles que desentierres. También puedes donar al museo obras de arte, pero cuidado porque el zorro que las vende te intentará tongar. Ganas dinero mediante el farmeo de cazar bichos, pescar o vendiendo objetos que ya no te interesen. Puedes hacer trueques con tus vecinos, especular con el precio de los nabos y recoger la fruta de los árboles. Poco más en cuanto a dinero (bayas), por lo que te las tienes que ingeniar para tener algo de cashflow para pagar la hipoteca y así mejorar tu casa.



Disfruta creando estancias con los muebles que vas comprando y descubriendo. La cocina es de postureo, en Animal Crossing no puedes cocinar alimentos (aunque sí puedes comer la fruta que guardes en tu bolsillo).



Pasando la cuarentena en el sótano del vicio y el placer.

Las hipotecas parecen no terminar nunca. Sales de una y te metes en otra. El mapache multimillonario (Tom Nook) se encargará de tentarte con ampliar partes de tu casa para tenerte bien atado. Al principio, al menos hasta ahora, empieza de una manera más humilde a la par que tú. Conforme le compras muebles y herramientas en su tienda verás cómo ésta crece hasta acabar siendo El Corte Inglés de Callao. El hecho de que los días sean reales tiene su gracia porque vives la evolución de tu pueblo de una manera orgánica y natural (las obras tardan un día en apreciarse, etc). Eso sí, nada te impide ser un guarrete y salirte de la partida, cambiar la hora y volver a entrar para adelantar acontecimientos o llegar cuanto antes a fechas señaladas como tu cumple, Navidad, fin de año...

¡Ojo! Ni se te ocurra salir sin guardar. En esto los animales han sido muy nazis desde siempre. Desde echarte la bronca padre hasta resetearte la partida por no respetar las "normas" del juego. Aunque para el New Horizons esto ya es agua pasada porque el juego dispone de sistema de autoguardado y ha mandado al topo de las broncas al paro.



Incluso mis personajes tienen que salir con los ojos cerrados en las dichosas fotos. No puc més.

La evolución del Animal Crossing ha ido incluso más allá que las ligeras mejoras que iba implementando el Harvest Moon. Recuerdo farmear a consciencia en el AC de Game Cube pescando doradas japonesas y llenando un sótano de ellas al no disponer de más hueco en mis bolsillos. Con el paso de los títulos del juego, hemos ido encontrando trasteros, más espacio y una isla caribeña con muchas especies exóticas a las que hincarles el anzuelo. Han ido facilitando las cosas pero sin dejar de incluir más funciones y extras a los cimientos que nos engancharon hace mil años.



Pescando en el único hueco sin peces. Todo mal.

El nuevo New Horizons tiene una pinta exquisita, atendiendo y ajustándose a muchas de las inquietudes que iban experimentando sus jugadores a lo largo de los años (¡podemos elegir color de piel!). Y ésta es una de sus grandes virtudes: al Animal Crossing puedes jugar hasta que te mueras. No hay fin (en algunos Harvest Moon tampoco, pero hay cierto "final"). ¿Lo malo? Que ahora mi pueblo (llamado Hyrule) del Animal Crossing New Leaf se va a quedar un poco huérfano. ¿Qué sentido tiene jugar a dos Animal Crossings a la vez? Ninguno. Y más si todos tus amigos se pasan a la versión más nueva (¿os he dicho ya que se puede jugar con amigos? ¡pues sí! se puede).

En mi opinión, y lo digo otra vez con la boca pequeñita, lo mejor que podéis hacer es comprar el New Horizons y viciar de tanto en tanto al Harvest Moon en su versión piratilla. NES, GBA... sus versiones más antiguas son incluso mejores para mi gusto (mi gusto de dinosaurio). ¡Si queréis que os hable de más juegos de puro vicio adictivo para pasar la cuarentena con el ocio bien saciado comentádmelo aquí abajo!

Espero que os haya gustado la inmersión por estos dos videojuegos y que, si teníais ganas de que llegara el viernes 20 de marzo, ahora os estéis subiendo por las paredes igual que yo. ¿Vosotras sois más de Animal Crossing o de Harvest Moon? ¿O de qué videojuego? ¿Farmeáis en vuestros ratos libres? ¡Contadme!

6 comentarios :

  1. Durante mi adolescencia todas las consolas que llegaron a mi casa tenían que ser compartidas con mi hermano y él se inclinaba más por sony, así que nunca cayó una DS en casa y debido a esto, apenas pude saborear el Animal Crossing y al HArvest Moon ya ni te cuento. Le rateaba alguna que otra vez la DS a mis primas o mis amigos, pero no era suficiente. Ahora que tengo mi propia swithc, estoy deseando poder tenerlo en mis manos, aunque ta veo que se va a retrasar gracias al maldito COVID-19. Podría cancelar la reserva y pillarlo en digital, pero me hace ilusión poder tenerlo en físico y tener el manga que te regala GAME por su reserva. Además, tengo el ZELDA a medias y el Pokémon Let's go sin empezar, así que me voy a aguantar y me tragaré mis lágrimas cuando llegue el viernes (Que dura soy conmigo misma.

    Te mando un abrazo enorme desde canaria libre de COVID-19 y mucho ánimo para estos días tan duro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A mí me pasó al revés! Mi hermano fue 100% Nintendo así que lo único que había en casa era Nintendo a tope (por eso tengo estas preferencias por juegos nintenderos). Haces bien en esperarte si ya tenías la reserva, llegará tarde o temprano. ¡Y tienes mucho que hacer si el Zelda está a medias y el Pokémon sin empezar! Avísame si necesitas algún consejo sobre alguno de los dos juegos (aquí la friki que ya se los ha pasado y NECESITA Animal Crossing con urgencia jajaja). ¡Te envío un abrazote que sólo contagia amor!

      Eliminar
  2. Buah, me encantan este tipo de juegos, puedo dedicarle horas con lo Hippie (así me llamaba mi ex porque siempre que jugábamos me paraba a recoger plantitas) que soy.
    Soy fan 100% de Animal Crossing pero nunca he jugado a Harvest Moon. Yo tenia Story of Season que parece que es bastante igual y también le he dedicado horas. Que decir que Stardew Valley que me consumió las horas cuando lo descubrí.

    Respecto a Zelda, que lo mencionas, nunca había jugado a un Zelda hasta que tuve la Switch y vivo enamorada. Lo empecé en 2018 pero por cosas ajenas (trabajo + prestación de la switch a mi sister) no lo había podido retomar hasta esta cuarentena y lo estoy disfrutando como una enana ♥

    Un abrazo enorme de alguien que espera ansiosa el New Horizons y que no va a saber como gestionar su tiempo para jugar a ambos juegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AY, ¡son los mejores juegos! Yo quizás aprovecho la cuarentena para empezar (y caer en la droga) del Stardew Valley. Eso sí, ya tengo descargada mi copia digital del New Horizons y a partir del viernes DESAPAREZCO durante laaargas horas de la faz de la Tierra, que falta me hace. Me alegra ver que estás disfrutando a tope del Zelda, es (para mí) el mejor juego de TODOS. Después de casi 300 horas he empezado a frenar el vicio jajaja (me lo estoy pasando por segunda vez en Modo Experto). ¡Cuando tengas el New Horizons pásame cestas de frutita! ¡Besotes!

      Eliminar
  3. Hasta ahora el gamer siempre había sido mi novio peeero con Animal Crossing New Horizons están cambiando las tornas. ¡Madre mía que enganchada llevo! Es mi primer juego de "farmear" (si no contamos los típicos juegos de granjas de Facebook) y aunque reconozco que hay días que me frustra porque siento que no avanzo, que la hipoteca va a ser eterna y que no sé cómo poner bonita mi isla (o conseguir más frutas) la verdad es que al día siguiente siempre vuelvo a farmear un poquito. ¡Es todo un vicio!

    ¡Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es que es un juegazo! Me alegro muchísimo que estés viciando sanamente a la vida isleña. El modo de juego es muy lento y tranquilo, ¡tómatelo con calma! Y ahora que eres croqueta de la familia Patreon... si te falta inspiración para tu isla ya sabes dónde encontrarla *guiño, guiño*. ¡Gracias por pasarte y por TODO! ¡Un abrazote!

      Eliminar