¡Encantada de conocerte!

Noëlle, 28 años. Artista de manos pequeñas. Madre de plantas y de un perro llamado Ficus. Ilustradora, diseñadora gráfica, fotógrafa aesthetics y bloguera desde la cuna.

¿Qué quieres leer?

Sant Jordi al poble

¡Hola, hola! ¡Qué ganas tenía de escribiros sobre mi primer Sant Jordi al poble! Y qué ganas tenía de indultar a la pandemia, un poquito al menos, si ésta me permitía recuperar parte de mi vida antes de. El 23 de abril tuvimos la oportunidad de salir de casa y además fuimos bendecidos con la suerte de que brillase el sol. Ya está, con eso me basta para empezar a perdonar. Siento mucha hostilidad, frustración e impotencia desde hace un año y todos esos sentimientos negativos empiezan a pasarme factura.

Así que vamos a quedarnos con lo bueno. Mantener el optimismo a flote está en nuestras manos.

Ante todo este Sant Jordi debía ser seguro. La responsabilidad individual y el bien común por encima del egoísmo. Nos quedamos sin ver a nuestras madres (aunque no les faltaron emojis de rosas y fotos de Ficus), nos desplazamos lo justo y dentro de lo permitido, no nos deshicimos de las mascarillas (que tanto sobran en días calurosos), cada paradita hacía respetar su cola con distancia de seguridad y comimos en una terraza exterior. Nuestro entorno está sano y en el pueblo hay pocos positivos, ¡eso es lo que realmente importa!

Dicho lo cual, olvidémonos de este contexto histórico y centrémonos en la experiencia.

Nuestro primer Sant Jordi viviendo en el pueblo ha sido muy especial. Diferente, desde luego. Más tranquilo, más cercano. Con menos artificios y menos abrumador. No le pedía mucho a este día después del fracaso de 2020 (que ni pie en la calle ni rosa en casa porque estaban todos los comercios no esenciales cerrados). Y lo poquito que pedía, lo que necesitaba para sonreír, me llegó desde que abrí los ojos por la mañana.



Me desperté con una rosa en la cama (tener perro te hace madrugar por narices). À se había pedido fiesta en el trabajo para poder estar conmigo y yo, que soy mi propia jefa, soy muy benévola cuando se trata de darme descansos y vacaciones. Qué importante es que respetemos estos tiempos de desconexión cuando trabajamos desde casa. Además de la rosa me trajo un desayuno de reina: un bocadillo de lomo y queso, mi favorito del bar del pueblo. Que conste que en mi pueblo hay más de un bar (aunque sólo tenemos un par de semáforos), pero tengo cierta debilidad por el pan recién horneado del mismo sitio en el que disfruto de paellas y vermuts caseros.

Sólo con cómo había empezado el día ya estaba satisfecha, ¡pero lo mejor llegó en cuanto salí a la calle! Todos los comercios vestían su señera (bandera de Cataluña), cortaron la circulación en la calle principal (un semáforo al paro) y sonaba pop rock catalán a todo volumen por los altavoces que instalaron para la ocasión. Las paraditas de rosas y libros no eran muy abundantes pero cumplían perfectamente con su función de abastecer a todo el pueblo con la mejor tradición catalana.


¿Y el viernes era laborable? ¡Porque parecía un sábado! Muchas familias disfrutaban del día en terrazas o paseando arriba y abajo con sus rosas. Una de las cosas que más me enternecieron fueron las decoraciones de los árboles creadas por los jóvenes talentos del colegio más cercano a la iglesia. Vi muchas más representaciones de dragones y caballeros respecto a Barcelona, donde la Casa Batlló cubierta de rosas rojas hace de influencer y contagia el protagonismo de la flor por encima del resto de la simbología de la leyenda. Yo, fan confesa de los dragones, no podía estar más contenta con ver uno en la frutería.

Mi útero no fue nada considerado conmigo y la monstruación coincidió con mi día favorito del año. No os voy a mentir: me encontraba fatal. Para el arrastre. Una puñalada duele menos. Pero la ilusión da un subidón que ni veinte ibuprofenos. Seguimos con el paseo, esta vez ayudándonos del coche para acercarnos al mar. Sólo con callejear ya fueron un total de casi diez kilómetros andados (según mi móvil). De haber estado en plenas facultades habrían sido el doble, pero no me voy a quejar porque hacía calor y en el coche vas con aire acondicionado. Y sin mascarilla. (¿Los que la llevan en la papada se creen que al resto no nos molesta?)

Para comer tapeamos cerquita del mar. Las mejores bravas del mundo y fingers de pollo con salsa de miel y mostaza. Una copita de rosado para mí, Coca Cola zero para el conductor. De esto no tengo foto pero me parece que es información relevante: para cenar hicimos fajitas y vino tinto recién comprado en la bodega. Massaluca, unos 6,50€ aprox. De la nostra terra. 100% recomendado.



Después de comer terminamos con las últimas calles que se nos antojaba recorrer. En una de las paraditas de librería de barrio À me regaló un libro (en unas líneas más abajo veréis cuál). Me lo envolvieron y me regalaron una rosa con él. ¡No me lo esperaba! ¡Estas cosas no pasan en la ciudad! Si tiro de archivo alucino con la cantidad de libros que nos intercambiábamos por estas fechas (él este año ha tenido un (1) cómic y ya). Ojalá haber aprovechado tan feliz ocasión para abastecernos de más letras, pero emprender no es fácil y la hipoteca no se paga sola. Y mira que imploro a los Dioses para que así sea. Sí, ya sé que os acabo de hablar de un vino de casi siete euros. Se nos ha refinado el hocico y tenemos unas prioridades un poco dispares.


La tercera rosa del día la compramos juntos a una asociación benéfica. Los cinco euros mejor invertidos. Forma parte de nuestra tradición (de pareja) el pasear con la rosa en la mano. Lo hacíamos para evitar que los vendedores ambulantes nos asaltaran a cada paso para vendernos una (es algo que me agobia mucho). Otra diferencia significativa respecto a la ciudad, y no sé si la pandemia ha tenido algo que ver, es que en el pueblo puedes ir deambulando y mirando sin que te intenten vender de forma agresiva. Aquí se lleva una vida mucho más tranquila, amable y apacible. No dejo de verlo en cada detalle del día a día y en la forma de ser de las personas.



Ya en casa disfruté unos minutos de mi Canon. Tenía ganas de recuperar el blog para reencontrarme con esta afición (la fotografía). Disponer los elementos, ajustar la sensibilidad y el obturador a la luz que entra por la ventana... es algo que me encanta. Del mimo modo que también me encanta Nora Roberts. ¡Era mi apuesta segura para este Sant Jordi! Casi me hago con la última novela de Elísabet Benavent pero, puestos a elegir sólo un ejemplar, me inclino por la facilidad que tiene Nora para llenarme el pecho con sus historias. Elísabet no suele defraudarme, y de hecho mi última lectura con ella (Un cuento perfecto) superó mis expectativas. Nadie me engancha como ella cuando me sirve el salseo en bandeja con tanta naturalidad y desparpajo. Pero de algún modo también me satura leer muy seguido un mismo estilo. "La huida" de Nora Roberts será mi tercera historia con ella este año... ¡y no me siento empachada! Tengo muchas ganas de empezar a leer estas páginas (y también de traeros reseñas más completas en próximas entradas), pero antes me zambulliré en "El día que dejó de nevar en Alaska" de Alice Kellen (¡gracias Ana por recomendármelo!). Envidio mucho a las que podéis leer más de un libro a la vez, yo apenas puedo caminar si masco chicle.


¡Y hasta aquí el Sant Jordi de 2021 y la entrada de hoy! Espero que os haya gustado mucho recuperar este ratito de lectura de mi mano y que tengáis ganas de que llegue el próximo martes para la siguiente ración. ¡Y ahora os toca a vosotras! ¿Cómo fue vuestro Sant Jordi? ¿Lo celebrasteis de alguna manera? ¿Tenéis lecturas nuevas gracias al Día del Libro? ¡Contadme!

Comentarios

  1. ¡solo por San Jordi me encantaría ser catalana!
    Qué gusto volver a leerte, qué gusto sentirte disfrutar 😊

    Aquí no hay tradición, pero mi chico sabe que me hace ilusión y me regaló un libro y una cena deliciosa ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es que es una tradición TAN bonita! ¡Qué bonito que tu chico haya tenido el detalle contigo! Me gusta mucho saber que te cuidan bien. ¡Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  2. Me he emocionado mucho al leer el título de Alice Kellen porque es uno de mis libros favoritos 🥺❄️. Ojalá te guste y lo disfrutes mucho. Como he hecho yo leyendo tu entrada (cómo me guste leerte). La verdad es que envidio el día tan genial que pasaste. Yo no me puedo quejar, el año pasado fue mucho peor, pero pasarme ocho horas trabajando no me tenía nada feliz. C trabajó las mismas horas por la mañana así que solo nos quedó disfrutar de un par de horas juntos por la noche, donde nos intercambiamos los regalos. Un libro para él y una rosa y dos libros para mí (uno autoregalado porque automimarse nunca está de más). Tuve la suerte de poder estar un ratito por la mañana con mi abuela y con mi padre, a la que regalé una rosa y quien me regaló otra. Así que, dentro de lo que cabe, no estuvo ni tan mal ❤️.

    No ha pasado ni una semana y ya estoy impaciente por que llegue Sant Jordi 2022 🔖🌹.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Llevo ya dos capítulos de esa historia y por ahora pinta muy bien! El único problema es que últimamente voy un poco a tope y por las noches (mi ratito de lectura) me pican demasiado los ojos como para ponerme a leer. Alguna vez me ha tocado trabajar en Sant Jordi y meh, el trabajo lo desluce todo. Espero que para 2022 puedas tener fiesta (cae en sábado) y lo disfrutes un montón, ¡aunque el del 2021 ya fue muy bonito! Lo importante, como siempre, es la compañía. ¡Gracias por hacérmela por aquí con tus comentarios! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Jo, el pueblo estaba precioso ♥️
    Siempre me ha encantado la tradición de Sant Jordi, tiene una magia tan especial ✨ me alegro mucho de que el tiempo diese una tregua y pudieseis disfrutar del día como se merece 🌹😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue MÁGICO teniendo en cuenta cómo siguieron las lluvias en los días posteriores a Sant Jordi. De repente llegan todas las plegarias de los catalanes y PAM, solazo. ¡Sant Jordi no merece menos! Espero que algún año puedas ver la bonitez del poble con tus propios ojitos de elfa. ¡Un besote!

      Eliminar
  4. ¡Me encanta el disfrute y la desconexión que tuvisteis en Sant Jordi!
    *Ojalá un año pueda ir y disfrutar tanto como vosotros*

    En mi caso me tocó trabajar, pero no hay nada como tirar la casa por la ventana y acabé haciendo pedido online a la librería. 4 libros que espero tener pronto en mis manos.

    Y Nora es una apuesta muy segura! Todos los años leo bastantes libros suyos. Este año llevo 3, uno de ellos La huida y me gustó muchísimo. Disfrútalo 💛

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá puedas vivir un Sant Jordi en Cataluña! ¡Es una experiencia maravillosa! Hiciste súper bien en comprarte esos libros, reconozco que me quedé con el gusanillo de MÁS (toca trabajar muy duro para poder permitírmelo en Sant Jordi 2022). ¡En cuanto me lea La huida te digo algo y comentamos! ¡Un besote!

      Eliminar
  5. Que buenos recuerdos y buenas sensaciones me trae leer tus entradas de blog... el poble estaba precioso, es que Sant Jordi le saca el lado más bonito a cualquier lugar. Ojalá poder vivir este día precioso que tenéis en algún momento. Tus fotos son preciosas y se nota tu disfrute en cada una de ellas. En mi caso no gaste un céntimo en libros 🥲 pero es porque tengo demasiados sin leer en casa y quiero reconciliarme con la lectura (Narrador; lleva reconciliándose AÑOS con la lectura) disfruta mucho de las letras de Nora Roberts y ya nos contarás qué tal 💖

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leernos por aquí es algo tan nostálgico y bonito que... ay. No cambio la vida de ahora por la de antes (por mucho que, a ratos, fuese más fácil), pero es genial poder recuperar esas sensaciones. Como cuando escuchas Simple Plan o cualquiera de tus grupos de la adolescencia. ¡Espero con ansias el día en el que pueda compartir un Sant Jordi contigo! Gracias por escribirme y por LEERME (Ryu) incluso padeciendo de sequía lectora. ¡Es un gran halago! ¡BESOTES!

      Eliminar
  6. Por fin he podido ponerme al día con tus nuevas entradas, pues están siendo unas semanas de locura (virus y colegio, no creo que haga falta decir más).

    Hoy que me encontraba un poco mejor he decidido volver a releerte y comentarte, y qué paz encuentra una entre tus letras. Yo no pude disfrutar del día del libro aquí en Madrid, pero desde luego que he disfrutado de tu Sant Jordi como si hubiese estado allí, qué maravilla y qué envidia más sana.

    Siempre me ha parecido que el día de Sant Jordi tiene algo muy especial, ojalá algún día poder celebrarlo en tierras catalanas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, bonita! Ya hablamos por Twitter pero qué mal me sabe que estés pochita, ¡espero que ya te encuentres del todo recuperada! Me haría muy feliz que algún día pudieras vivir un Sant Jordi en Cataluña, ¡te aseguro que la experiencia vale mucho la pena! Gracias por pasarte a escribirme incluso en ese estado, ¡te mando muchas vitaminas y un fuerte achuchón que lo cura todo!

      Eliminar
  7. ¡Cuántas rosas! A mí me gusta celebrar el día del libro con alguna compra (Comercios de Tokio fue este año, un libro con muchas ilustraciones). Por desgracia no pude salir a curiosear, pero en una librería de confianza dejé encargado ese solo para pasar a recogerlo. Ojalá otro año pueda celebrarlo tan bien como tú (aunque siento que te pillase con la monstruación)

    ¡Y disfruta de tu nueva lectura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Le echaré un vistazo al libro que mencionas! ¡Tiene muy buena pinta! Espero que para 2022 puedas celebrarlo por todo lo alto con muchos más libros y paseos para sumergirte en librerías. ¡Gracias por pasarte a escribirme! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. ¡Holi! Ay qué bonico ver tantas rosas juntas ;-; <3 YA SABES CUAL FUE EL DRAMA POR MIS LARES pero bueno, lo que no sabes es lo mucho que me alegro de no haber tenido rosa ahora mismo, MOCHI SE VOLVIO LOQUISIMO jajaja sigue maullando incansable a la rosa que hay marchitándose en lo alto del mueble del comedor. (¡Ya me voy acostumbrando al blog! Que bonico que esta ay)

    En Barcelona escasearon los puestos de rosas y libros, parecían todos concentrados en el centro de la ciudad (lo cual me parece fatal si lo que intentas es evitar aglomeraciones ???? ) pero PERO encontré el sitio de té al que quería ir y lo disfruté muchísimo, CUANTO NECESITABAMOS UN DÍA DE SOL Y JUSTO TENÍA QUE SER SANT JORDI, qué bien <<33
    El ambiente de Sant Jordi al poble tiene un 10 de 10, me encanta que os regalasen una rosa con el libro T-T <3 que monada please, ojalá el año que viene más y mejor, nos lo deben por un Sant Jordi confinados :')

    Por otro lado no me he leído nunca nada de Nora y os veo tan motivadas con ella que un día tendré que ponerme PERO CLARO estoy muy liada con Brandon Sanderson y el archivo de las tormentas queeee (estoy enganchadísima no te voy a mentir) ES QUE NO PUEDO LEER DOS LIBROS AL MISMO TIEMPO jajaja pero creo que lo voy a tener que probar, porque Alex y yo estamos leyendo a Sanderson a la vez pero él va un poco por delante y si le adelanto ya no podré gritar a gusto en el momento porque le estaré spoileando D: asi que necesito ir por detrás je je *necesidad de comentar con alguien lo que pasa para indignarse o fangirlear a gusto*

    Te mando un besote enorme y a ver que nos depara el próximo Sant Jordi <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué raro que escaseasen los puestos de barrio y los concentrasen en el centro. Qué mala idea y qué disgustillo tonto... al menos ahora ya sabemos que Mochi NO aprueba las rosas (a lo mejor es porque era roja y tenía que ser naranja ???). El sitio de té tiene una PINTAZA que en cuanto pueda bajar por BCN a pasar el día te pediré la dirección para ir... ¡o me llevas tú! (de la manita, para no perdernos jajaja). De verdad que a mí ya bastante me cuesta leer cosas tan variadas (tweets, comentarios, posts, artículos, tutoriales... mi propia historia) que si mezclase además más de un libro (mi lectura por placer) me volvería loca. NO PUC. De Nora te recomiendo mucho MUCHO "Al atardecer", fue mi absoluto favorito (por ahora). ¡Espero que Sant Jordi 2022 sea espectacular! ¡Un besote!

      Eliminar
  9. Jo, que precioso todo, me alegro de que pudierais disfrutar del día de esta forma 🌹 Sant Jordi también es de mis días favoritos del año y a pesar de que lo pasé en casa lo disfruté bastante!!

    De verdad que me encanta como describes la vida en el pueblo porque como alguien que siempre ha vivido en uno (también en el Maresme jeje) a veces no aprecio las cosas así pequeñitas del día a día y <3 Lo de los semáforos me ha hecho mucha gracia for some reason porque me he puesto a pensar y en el mío creo no hay ninguno wow jaja

    En cuanto a los libros, qué ganas tengo de leer reseñas tuyas! El de Alice Kellen lo leí hace un año o dos y me encantó, espero que lo disfrutes muchísimo!!

    Esperemos que el Sant Jordi de 2022 sea incluso mejor!! 💛

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Benditos y bonitos pobles del Maresme. Yo es que me he criado toda la vida en ciudad y, aunque la amo, el ritmo de vida con sus ruidos, su contaminación y su desapego me hacía sentirme chiquita, insegura y acomplejada. No sé describirlo pero... es como que la ciudad no hacía otra cosa que hacerme sentir más ansiosa y más desprotegida. Me hacía pagar un precio muy alto a cambio de... ¿de ir a centros comerciales andando? Poco más. Y aquí es que todo está tan cerquita, tan de tu mano... Me siento respaldada por la gente, por los comercios, POR LAS MONTAÑAS, POR EL MAR. Ha sido un cambio a MUCHO mejor. ¡Me apunto para este mes la entrada de reseñas! ¡Gracias por escribirme! ¡Un besito!

      Eliminar
  10. Cuantísimo tiene que molar el día de Sant Jordi, madre mía. Nunca lo he celebrado porque en Galicia lo máximo que hacen es alguna feria del libro sin más decoro (este año ni eso), pero me encantaría vivir un 23 de abril auténtico, de los vuestros. Ojalá el año que viene podáis celebrarlo como "antes de". ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Ojalá algún día puedas vivir un Sant Jordi en CAT! ¡Te encantaría! Muchas gracias por pasarte (¡y por ponerte al día con tantos posts! eres un amor) y por dedicarme unas palabras. ¡Un besote!

      Eliminar

Publicar un comentario

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *