La vie en Noëlle

21 may. 2017

Recuerdos germanos



Siempre se me hace cuesta arriba cerrar etapas. Soy una nostálgica empedernida pero aún así hoy os traigo la última entrada relacionada con el viaje a Freiburg. Necesito cerrar este capítulo tan bonito de mi vida y que con tanto cariño os he contado porque 1. Tengo muchas más cosas geniales que enseñaros y 2. Colocar el broche final con mimo y cuidado hace que este proceso sea menos doloroso. Después de ilustraros con instantáneas, párrafos llenos de impresiones y sabrosos manjares de la experiencia; terminamos el viaje con las cosas tangibles que volvieron conmigo en la maleta.



Freiburg no es precisamente Berlín y aunque esté categorizada como ciudad más bien es un pueblecito encantador. Por lo tanto, el merchandising era el justo y en su gran mayoría hortera. No puedo evitar necesitar algún recuerdo físico de cada viaje pero tampoco me gustan los "pongos" (¿Dónde lo pongo?). Algunas cosas eran guays pero frágiles y además no facturábamos ninguna maleta así que la gran calavera de dragón que vimos en Titisee tuvo que quedarse allí.



Pero no me dio tiempo a decepcionarme a mí misma: mi espíritu consumista salió a flote y mi vista de halcón localizó los recuerdos más bonitos, cómodos y prácticos para que se instalaran con nosotros en Barcelona.



En cada bar nos ponían un bonito posavasos de cartón y cuando la ocasión me sonreía miraba de guardarme uno de aquellos incontables amiguitos. También me guardé los billetes de tranvía y demás cosas que acumulo en una estricta nostalgia dentro de la caja que os abrí en esta entrada. Para los demás no suelo traer "pongos" pero me hizo ilusión (ya que era mi primera vez en Alemania) comprar unos imanes de nevera para mi familia (y quedarme para nosotros el de "I love Freiburg").



Obviamente me compré unos calcetines, no quería decepcionar a mis fans. Más bien son unas zapatillas con suela anti-deslizante y cuerpo de peluche mullido. Son tan cálidos que dormirán en el cajón hasta los próximos meses pero estoy convencida de que mis pequeños deditos no volverán a pasar frío.



La siguiente compra fue esta pequeña tabla de madera para cortar. Es perfecta. No sólo el gravado es precioso (catedral Münster) a pesar del ligero uso de Comic Sans para la tipografía, sino que nos va de perlas para las cenas con un fuet sobre la mesa para ir cortando sin que la tabla ocupe mucho espacio.



Y el último recuerdo es todo lo opuesto a sus hermanos: es completamente "poco práctico". Pero precioso, no lo podéis negar. Los peluches son mi talón de Aquiles y esos ojitos brillantes junto con el jersey (los animales vestidos con ropa son mi otra debilidad) me conquistaron hasta hacerse un pequeño hueco en mi corcho para ayudarme a recordar con cariño los días que pasé en tierras germanas.

Deseo que la próxima aventura esté cargada de imágenes bonitas, comida deliciosa y más recuerdos acumulados tanto en el corazón como en las estanterías. Espero que os haya gustado echar un vistazo conmigo a esta experiencia y que esperéis con ansias las próximas publicaciones (lejos de Alemania) que llegarán muy pronto a este rincón.

Hasta la próxima, Freiburg.

10 comentarios :

  1. ¡Hola, Noëlle! Descubrí tu blog hace poquito gracias a Twitter (empecé a seguirte como @lesrougesgorges y, aunque comparto la cuenta con otra persona porque tenemos un blog en común, en esta ocasión es Patri quien está al habla) y, vas a reírte, pero ME TIENES ENGANCHADA. Quizá suene un poco exagerado, pero es que ahora siento la necesidad de ir dejándote comentarios por aquí o por allá porque tus entradas son muy, muy yo, en serio.

    Después de devorar con ansia tus posts sobre Freiburg entiendo perfectamente que te haya costado cerrar este capítulo, ¡has hecho que me enamore totalmente de ese pedacito alemán! ❤️ Ojalá pueda poner mis pies allí algún día, sería maravilloso. Y, por favor, necesito degustar una bananenweizen con urgencia. 😭 También me han encantado todos los recuerdos que os trajisteis de allí: me quedaría a vivir en esos calcetines y la tabla de madera para cortar es sencillamente preciosa.

    Me despido ya, no sin antes preguntarte si te molestaría que comentase en otras entradas, aunque no sean las más recientes. ¡Un saludo! 😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Patri! Muchísimas gracias por tus palabras :) Por favor, siéntete súper bienvenida y absolutamente libre de comentar en cualquier entrada, ¡la que te apetezca! Yo te leeré con mucho cariño y te daré respuesta.

      Me alegro mucho de que te haya gustado vivir este viaje conmigo y que estés enganchada a este rincón. Espero que te gusten mucho las futuras entradas.

      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Antes de nada: PERO QUÉ ADORABLE LA NOE BEBÉ, ME LA COMO 💜
    Dicho esto, nos ponemos serias. En primer lugar, me alegra ver que sigues fiel a tus costumbres y te has traído contigo calcetines en la maleta. Así se hace 8) La verdad es que, sin contar estos, creo que lo que más me gusta con diferencia es el peluchín. Es que por favor, qué monadita. Es absolutamente adorable. ¿Que no tiene utilidad? Da igual, es ultracuqui y con eso basta. Ojo, que esto no quiere decir que lo demás no sea genial porque todos sabemos que tienes un gusto exquisito. Eso sí, me chirría a los ojos esa Comic Sans en la tabla, ¡a quién se le ocurre! Tiene suerte de un acompañada de un grabado tan precioso, que sino...
    Te has traído unos regalines preciosos desde allí, de verdad te lo digo.
    ¡Abrazos gigantes para mi nachera suprema! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJA Totalmente de acuerdo. Pues allí todo era del estilo "Comic Sans", ugh. Pero bueno, acabé eligiendo bien (echándome flores). Sabía que te gustaría el peluchín porque eres tan cuqui como yo. Me encanta verte por aquí (también).

      ABRAZO DE NACHO.

      Eliminar
  3. ¡Qué preciosidades! El osito me ha robado el corazón <3
    Admiro mucho la visión que tienes para hacer fotografías tan especiales. Son íntimas y con mucha clase, pero a la vez con un toque tan casual y de cotidianidad...
    Estoy enganchada a tu blog, cada entrada es más bonita que la anterior, y escribes genial.

    Muchos besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Alba! No te imaginas lo halagadas que se sienten mis fotografías con tus palabras :) Un placer tenerte por aquí, ¡espero que durante mucho tiempo!

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Me ha encantado esta entrada pero porque me encantan los detallitos que nos traemos de los viajes, de verdad. Siempre que salgo de España (y de Madrid), me compro cualquier detalle que inmortalice que yo estuve allí y que me haga volver a todo lo que vivía esos días. Me encanta porque nos has llevado a donde fuiste, y nos has transportado con toda la ilusión del mundo, así que gracias por escribir cositas así, por echarle tanta pasión, esfuerzo y constancia, de verdad, que desde aquí lo vemos, que eres una persona genial que se merece todos los viajes del mundo.

    Ojalá vengas a Madrid y hagas una entrada el triple que esta de todas las cositas que te hemos regalado, que te has comprado y que has visto.

    un abrazo enorme,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ai amor. TE COMO. Cuando vaya a Madrid (porque iré, porque no es la primera vez, porque ahora tengo tropecientos mil motivos más para volver) haré una macro mega entrada con mil fotos que no sabrán expresar lo GENIAL que será. QUÉ GANAS. Y ojalá tú por aquí; y yo llevándote a sitios de souvenir bonitos para que te lleves un cachito de Barcelona.

      Eliminar
  5. Qué bonitos son los recuerdos, de verdad. Es algo que me encanta aunque nunca suelo hacer, comprar cosillas.
    Después de leer esta entrada y todas las anteriores sobre el viajecito, tengo unas ganas tremendas de volver a hacer la maleta, coger el coche y viajar a algún lugar que me haga desconectar de todo este lío.

    Qué bonito tu blog, jo. Siempre lo digo y siempre lo diré.

    PD: los calcetines no podían faltar ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los calcetines nunca faltan :P Ojalá puedas hacer una más que merecida escapadita que te llene de ilusión y felicidad. Muchas gracias por tus palabras, ¡un fuerte abrazo!

      Eliminar