La vie en Noëlle

18 sept. 2018

Tenerife



¡Hola, hola! ¿Os acordáis de la escapada norteña que hicimos en mayo? Sí, fue el plan B porque en un principio queríamos ir a Canarias por nuestro aniversario. Ay, ilusos de nosotros... no nos lo podíamos permitir. No en ese momento. Al final los astros se alinearon (y de qué manera) y el pasado mes de agosto pisé por primera vez las islas Canarias con Tenerife como debutante.

¿Cómo pasamos de suspirar al ver los precios y dejar el viaje aparcado a reservarlo semanas más tarde? Privilegios, supongo. No, ahora en serio: Booking. Las islas no sólo eran un capricho para mí, se trataba de una promesa que llevaba a cuestas desde hacía años por lo que, ya con Santander en el horizonte, no dejé de mirar ofertas de hoteles en la isla. Y entonces lo vi: Hotel Cleopatra Palace, un lujazo exquisito... a precio ridículo.

¿Sabéis las típicas súper ofertas de internet que dices "nah, es un anzuelo, realmente no existen"?. Bueno, pues yo vi una. Precio súper asequible de hotel de cuatro estrellas en primera línea de playa con desayuno incluido y, lo más importante, cancelación gratuita. Ay. Pues claro que lo cogimos, ¡por supuesto que sí! Semanas más tarde compré los vuelos (que fueron más caros que el hotel) y ya sólo quedaba esperar con impaciencia uno de los viajes de mi vida. El viaje que le prometí a mi abuelo que viviría por él.



Él siempre quiso conocer las islas y como mi abuela eleva la fobia hacia los aviones al extremo pues yo me ofrecí voluntaria, cual Katniss Everdeen. Íbamos a ir... pero nos quedamos sin tiempo. Prometí que iría tarde o temprano, que lo llevaría conmigo (al igual que lo llevo a todas partes), y yo seré muchas cosas (malas o buenas) pero sobre todo soy mujer de palabra.

De la mano de À (que ya había visitado Tenerife pero de muy pequeñito) fuimos al paraíso de los paraísos en un viaje inolvidable de principio a fin. Nos bronceamos, comimos rico, recorrimos peñascos y vimos paisajes de película, yo solté unas lágrimas al océano (necesarias) e incluso vivimos un aterrizaje de emergencia. ¿¡Qué!? ¡Turismo aventura! Pero esto, por suerte, fue ya para el retorno a Barcelona.



Llegamos muy temprano a Tenerife (y a Tenerife Norte cuando nuestro hotel estaba en el Sur) en un vuelo muy tranquilo que nos permitió ir echando cabezaditas. De allí cogimos nuestro coche de alquiler (100% recomendado para visitar la isla) y nos dirigimos hacia el sur, hacia el Sol y el cielo despejado (el norte estaba lleno de nubes y lluvia). ¿Primeras impresiones? Era como estar en un mapa del Age of Empires: terreno arisco, roca rojiza, palmeras... y de repente À gritando un "¿¡pero has visto lo barata que está la gasolina!?". Catalán teníamos que ser.

El hotel era, efectivamente, de lujo. Tuve un primer momento de tensión subiendo por la nuca, un "mierda, mierda, mierda; nos hemos equivocado, no vamos a poder pagar esto". Pero nos hicieron pagar al hacer check-in y sí, era tan barato como prometía la oferta de internet. A pesar de que nos ofrecieron cava gratis de bienvenida (¡qué!) y que había una mujer tocando el piano en directo para amenizar los desayunos (entre otras cosas).

¿Y esa entrada exclusiva a la Playa del Camisón? Me caigo muerta. Playa de ensueño; arena fina, súper fina, rosácea y brillante. Y piedras volcánicas escupidas por el océano (que porque no podéis escuchar el gif, pero el primer contacto con el agua te hace gritar un poquito -de frío-).



Y ay, qué rica y maravillosa la comida. No faltaron los helados, las papas arrugás (con su mojo picón rico rico) y los barraquitos. Fijaos en la amabilidad de los canarios: ante nuestra inexperiencia e incertidumbre, nos sirvieron los dos tipos de salsas para probar; y en otro establecimiento nos pusieron de guarnición las papas arrugás (en vez de patatas fritas) para que no tuviésemos que pedir la tapa expresamente para disfrutarlas. Os como a besitos, canarios.

La comida es buena y barata... pero no en "Playa de las Américas". En el mini Beverly Hills donde nos alojábamos los precios daban vergüenza ajena. Ni siquiera nos sirvieron un vaso de agua para un ibuprofeno (verídico, y À puso su primera "una estrella" en TripAdvisor).

¿Y qué es un barraquito? Pues es mi nuevo mejor amigo. Es como un carajillo pero con leche condensada, licor 43, un trocito de limón y canela. ¡Muero! El café más rico de mi vida. Desde este viaje me preparo el café con canela, siempre, y en algunos bares del barrio ya he pedido "café canario" (que no lo tienen en carta pero al explicar lo que era, y por mi cara bonita, me lo han servido; si es que los catalanes también somos majetes). La experiencia gastronómica y el trato con la gente hicieron que el viaje fuese todavía más maravilloso.

Ah, y también fuimos a un buffet libre japonés un poco caro pero quetecagas de bueno. Allí probamos un vino tinerfeño, Brumas de Ayosa, que oficialmente es mi vino blanco favorito. Si me queréis enviar botellitas a Barcelona serán bien recibidas.



La hora menos nos cundía muchísimo. Desayunábamos sobre las 7-8 y apenas había amanecido. Los primeros rayos los aprovechábamos para dar paseos con poca muchedumbre y después ya corríamos a coger sitio en el merecido descanso playero/piscinero. ¿El clima? Lo mejor de la isla. ¡Si hasta tuvimos un poco de frío al llegar! Es la temperatura más agradable del mundo y tienen una brisa por la que venderías el alma.



La piscina del hotel era esta exquisitez de estilo romano. Pese a que el Cleopatra Palace no es adults only apenas habían niños (y éstos se comportaban bastante bien). Siempre había sitio disponible en la piscina (mucho más respecto a la playa) y no nos agobiaron a pesar de ser temporada alta.

Nuestra habitación tenía un balconcito con vistas a la piscina (de verdad, aún no me creo el chollo que fue) y una noche en la que hicieron una fiesta con concierto incluido pudimos disfrutar del espectáculo sin movernos de la habitación. A riesgo de parecer más asocial de lo que soy: es que la fiesta en concreto era de pago. En sitios turísticos todo es pay-per-existir y, en definitiva, la lucha de clases constante entre "privilegiados" que están en el sitio y auténticos privilegiados que pueden permitirse pagar el triple por un agua embotellada y otros tantos "timos".

Uno de mis momentos favoritos del viaje fue el segundo día: leyendo en la playa, buceando en el océano (y viendo pececitos), tomándome un vermut en la piscina (cual Marujita, con mi pamela y todo), comiendo en el japo rico rico, siguiendo con la taja flotando boca abajo en la piscina... qué maravilla. Vacaciones de verdad.



El día menos soleado lo aprovechamos para aventurarnos a explorar la isla: el imponente acantilado de Los Gigantes, el árbol milenario El Drago... y Punta de Teno. Ay señor, salgo volando sólo de recordarlo. Para llegar hasta el extremo de la isla tuvimos que pasar por una carretera estrecha que subía y bajaba por las rocosas alturas de Teno. Mi vértigo sobrevivió bien, aunque el momento de atravesar una nube y no ver ni la carretera fue bastante inquietante. Pero vale mucho la pena llegar hasta ese rincón, hasta esas playas de arena negra que no parecen de este mundo.



Sí, vale la pena incluso con alerta naranja por viento y el miedo (real y auténtico) de convertirte en un cometa. Toda la travesía siempre patrocinada con las vistas del Teide, por supuesto, al que no vimos de más de cerca porque aquí a los viajeros les daba tremenda pereza (lo siento, soy lo peor en cuanto a turista). "Pero míralo, si lo veo desde aquí". Para otro futuro encuentro tinerfeño sin duda visitaremos los Montes de Anaga, eso sí que es un MUST que no me perderé a la próxima.



Y a pesar de ser nuestro viaje más largo hasta la fecha (5 días y 4 noches) se nos hizo muy, muy cortito. Y entonces ocurrió lo que nunca crees que te va a ocurrir: la cabina no presuriza, hay que aterrizar, te encuentras una hora dando vueltas por el cielo en un avión que no puede subir más, tu miedo hacia los aviones dice "¡Hombre! ¡Cuánto tiempo!" y... te quedas un día más en Tenerife.

Ay señor. Os lo conté con más detalle aquí y pocas ganas tengo ya de recordarlo. Eso sí, una vez superado el susto inicial mi miedo a volar no ha vuelto ni se ha acentuado (y la verdad es que el sustito me hizo quemar ansiedad hasta expulsarla de mi cuerpo). Ese día extra fue en un hotel de cinco estrellas (que, me caigo para atrás, dejó en "humilde" el fantástico Hotel Cleopatra); me sorprendí a mí misma siendo sociable y "haciendo amigos" de penurias. Y una vez tenemos la indemnización de la compañía aérea en los bolsillos... pues ya estaría.

Y yo, que soy atea y a la vez ser humano (y por lo tanto, fantasiosa) me gusta creer en lo siguiente: mi abuelo quería invitarme a Canarias y no pudo hacerlo. Y me gusta creer que, de alguna manera (con compañías de vuelo low cost y aviones sin presurizar y toda la pesca), ha obrado para que el viaje saliese casi casi regalado. Yo cumplí con mi palabra, y él con la suya.



Concluyo este viaje, pues, como una experiencia increíble a nivel espiritual. En cuerpo y alma Tenerife me abrazó y me hizo sentir más cerca de alguien a quien extraño muchísimo. Me hizo vivir una auténtica luna de miel junto a mi novio, cuya aventura ya era la décima que vivíamos juntos. Me bronceó y me marcó con pequitas nuevas; y me dio unas fotos que me encantan y que están acaparando mi Instagram a lo ancho y largo.

¡Espero que os haya gustado la entrada sobre el viaje canario! Si queréis completar la experiencia no os perdáis los Stories destacados (emoji plátano y palmera) que hay en mi Instagram.

¿Habéis estado en Tenerife o en alguna otra isla? ¿Sois de allí? ¿Sois más de mojo verde o de mojo rojo? ¡Contadme!

34 comentarios :

  1. Qué maravilla de viaje, se me alegra el corazón cada vez que te leo pero esta entrada me ha parecido de lo más especial, será que el tema de los abus me pone blandita. Has tenido unas (muy) merecidísimas vacaciones y me alegro de que las hayas disfrutado tanto, desprendéis amor, estás radiante y has hecho unas fotos preciosas.

    Abracito salseante 💛

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias amooor! No me esperaba verte por aquí (porque solemos comentarlo todo pero vía Whatsapp y demás) así que jooo... qué alegría más tonta. Gracias por tus palabras y por todo. ¡Un besote!

      Eliminar
  2. Que maravilla de fotos Nuvi.. ay 🖤
    Yo estuve de muy pequeña y a penas me acuerdo de cuatro detalles tontos, pero espero volver pronto por esos lares. Me alegro mucho de que fuera tan maravilloso en serio, mi pequeña privilegiada 😉 jajajajaja te amo 🖤

    Besitos 🍑

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡OH! No sabía que habías estado en Tenerife de peque. Espero que puedas volver prontito (aunque los viajes que hay en el horizonte tienen buena pinta también, guiño guiño). ¡Besotes bebé! Love you.

      Eliminar
  3. No te olvides. A la próxima Benijo, Almaciga y Anaga. Ir al Médano también. Me alegro que mi isla te haya gustado aunque no hayas visto una de las playas que más me gusta 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Todo apuntadísimo! Sin duda volveré a tu bonita isla tarde o temprano, ¡Tenerife te enamora! ¡Un besito!

      Eliminar
  4. Qué aventura más bonita y completa Noe! Me he emocionado cada vez que has escrito sobre tu abuelo... Qué reconfortante es cumplir las promesas hechas 💛

    Yo estuve hace unos años y me enamoró también la isla, tengo ganísimas de volver.


    Un abrazote preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay gracias amor. Ha sido una experiencia increíble y me encanta pensar en ello de vez en cuando, como si volver a mis recuerdos en Tenerife fuesen un refugio. Espero que puedas volver prontito y comas muchas papas arrugás. ¡Besotes!

      Eliminar
  5. Yo también pienso que tu abuelo intervino para que pudieras hacer el viaje (y me pasa igual, no soy creyente, pero estas cosas son como un consuelo). Qué bien que pudieras cumplir con tu palabra y visitar esa isla tan bonita a pesar de los contratiempos de la vuelta :)

    Te recomiendo también para otra vez el Médano y Anaga, además de Garachico, Santa Cruz, Candelaria ¡y acercaos al Teide, aunque no subáis arriba del todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bonita. Parece algo tonto o... infantil, pero te juro que me reconforta mucho engañarme con esas fantasías de "esto es el destino, esto ha ocurrido por esto". Son casualidades, sí, pero poniéndole una historia detrás se convierten en cosas bonitas. Me apunto todas tus recomendaciones (y venga va, me animaré a mover el culo por el Teide jajaja). ¡Un besito!

      Eliminar
  6. Esta entrada me parece preciosa, no solo por el hecho de ser Tenerife (que madre mía, qué preciosidad) sino también por el sentimiento. Me parece precioso que cumplieses tu parte de la promesa y jo, yo creo mucho en las señales y me parece precioso todo♥
    Las fotos son una pasada y creo que transmiten a la perfección la ilusión y las ganas de ese viaje, y me parece una pasada.
    Por otro lado, yo no he ido a Tenerife pero tengo muchísimas ganas de ver esas playas oscuras y de ver absolutamente todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nerea de mi corazón. Gracias por tus palabras y por tu cariño. Estoy convencida que te encantarían las playas oscuras y el paisaje más salvaje de la isla; Tenerife no parece de este mundo, de verdad. ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  7. Tía, pero cómo eres tan linda. Me he puesto a leer tu entrada y se me escapan las lagrimillas al leerte. Canarias nunca ha sido mi prioridad, aunque cuando estuvo una amiga me entraron ganas, pero ahora todavía más. Tus fotos son preciosas y haber vivido tu aventura por instagram y twitter hace casi que la reviva. Me alegra que cumplieras la promesa con tu abuelo.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay pero Gema no llores que sino lloro yo. Gracias por tus palabras y por haber seguido de cerca esta (y otras aventuras), mi parte favorita siempre es llegar al blog y recopilar las mejores imágenes y poder explayarme con las impresiones. Por mucho que haya compartido una experiencia hasta que no llega aquí no es... tangible, no sé. ¡Un besito, bonita!

      Eliminar
  8. Que maravilla de viaje, pinta todo muy bonito y dan ganas de escaparse sólo de leerte <3

    ResponderEliminar
  9. Que bonita aventura :) Tu manera de contarlo, las fotos y el sentimiento que le has puesto, han hecho que fuese casi como leer un libro.

    Tomo nota de los lugares y el hotel (por si suena la flauta algún día jejeje). A pesar del mal rato ya al final, se nota lo mucho que lo disfrutasteis ^^.

    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ¡muchas gracias Alba! Me gusta pensar que esta aventura llega a vosotras en forma de libro, como una aventura ilustrada que apetece leer. Espero que puedas visitar algún día (y ojalá pronto) Tenerife porque vale mucho la pena. ¡Un besito!

      Eliminar
  10. ¡No me pueden gustar más las fotos! Sobre todo las de la melena al viento y la de la barquita <3 Me alegro mucho de que hayas podido cumplir tu promesa y de que el viaje fuese tan maravilloso. Te leí por Twitter cuando no podíais volver, ni me imagino el agobio el y mal rato que tuvisteis que pasar, pero adoro tu forma de verlo como un regalo.

    Yo estuve en Tenerife hace bastantes años unas navidades, recuerdo que me sorprendió mucho el clima (¿manga corta en diciembre?), visitar el Drago milenario, Los Gigantes y, cómo no, la carretera con tantas curvas -¡y apenas protección al lado del abismo!- recorriendo los montes ^^ ¡Quiero volver! El Teide lo llegué a ver de cerca, pero tampoco pasó a la historia como uno de los mejores recuerdos del viaje, así que no te has perdido mucho por no ir; como dices, se ve casi desde cualquier lugar... así que para qué más xD

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¡gracias por pasarte bonita! ME ENCANTARÍA ir a Canarias en diciembre para descansar del frío un poco, como un oasis navideño. Y me alegra ver que mi decisión de culo de sofá de no irme de excursión al Teide fue tan acertada como sonaba en mi cabeza jajaja. Muchas gracias por tus palabras y por compartir tu experiencia. ¡Nos leemos! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Qué preciosidad de entrada, Noe! Tenía pendiente venir a leerla tranquilamente cuando pudiera y aquí estoy. Nunca he estado en Tenerife pero te aseguro que leyéndote me entran ganas de salir volando mañana mismo para allá! (y también tengo pánico a los aviones, me gustan cero). Me ha encantado leer este post, de verdad te lo digo. Nunca dejes de escribir y de hacer estas fotos (y gifs <33) que transmiten tanto.

    Un besote enorme bonita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Qué alegría verte por aquí Sonya! Muchas gracias por tus palabras, me alegra ver que has disfrutado de la entrada. ¡Espero que llegues a conocer Tenerife algún día! ¡Vale la pena superar el miedo por esa isla! ¡Un besote!

      Eliminar
  12. No he viajado tanto como me gustaría pero después de esta entrada Tenerife pasa a estar en la lista de sitios pendientes (qué fotos tan increíbles, joder). Muchas gracias por compartir esto con nosotros.

    Me alegro de que lo del avión se que dase en un susto y que disfrutaseis tanto, tanto del viaje.

    Un abrazo, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias bonita! Espero que puedas viajar prontito a Tenerife (en cualquier época del año vale la pena) y descubras estos lugares mágicos que ni la mejor foto les hace justicia, de verdad. ¡Un besote!

      Eliminar
  13. BUeno Tenerife se va right now a mi top ten de destinos próximos.
    Con esta entrada me ha pasado lo mismo que te pasó a ti con la mía de Cantabria, que ya fue bonito que me lo fueras contando y enseñando a tiempo real pero verlo aquí todo recopilado, con fotos inéditas y gifs bonitos me parece una pasada.

    ¿Cómo me pueden gustar tanto tus fotos? P R E G U N T O Son impresionantes, has sabido sacarle la mejor cara a la isla y me encanta que nos cuentes cada impresión desde "oye esto es Beverly Hills" hasta si si, ahí está el Teide pero lo vemos desde aquí. No sé es que eres tan yo jaajjajajaja

    Me encanta verte morenita y pecosa y sonriente. Estás preciosa y este viaje te ha sentado escandalosamente bien. El hotel es de puta fantasía y ojalá haber dicho en recepción "Este no es el verdadero palacio de Cleopatra ¿no?" (Por la escena de Resacón en las Vegas) De verdad qué piscina, qué bonito todo.

    Necesito probar un barraquito y las papas arrugás con el mojo no he probado las verdaderas pero sí que me han traído mojo de Canarias y está increíble.
    Un besazo enorme <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja si es que las dos somos tal para cual. De verdad que como ya vi el Teide primero desde el aire en el avión (con una visibilidad inmejorable) y luego desde la carretera casi todo el rato pues dije... mira, visto (soy una turista pésima). Si te veo (o cuando te vea) te haré un barraquito casero que no será como el original pero así podrás saborear un aproximado. ¡Gracias por pasarte y por todo, amor! ¡Besotes!

      Eliminar
  14. Ohh, mira que me gustan tus post de viajes, pero este me ha encantado (has conseguido emocionarme con los últimos párrafos). Yo estuve en Tenerife hace casi 10 años con mis padres y, aunque yo estaba en plena adolescencia... se que también fue un viaje muy especial para ellos porque, 24 años más tarde volvían al lugar en el que fueron de luna de miel y con su hija.

    En ese momento yo no era consciente de lo que significaba para ellos, ni de lo bonita que era la isla (dichosa tontería adolescente) pero si que recuerdo que, aunque no iba a admitirlo públicamente... me encantó. Así que hasta que vuelva (porque volveré) me ha encantado este miniviaje virtual y... ¡menudas fotos haces señorita!

    ¡Un abrazo enorme! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Vanessa! Debo admitir que parte del mérito es el precio objetivo de gran angular que compré en Andorra... ¡estoy encantada con las fotos! Espero que pronto prontito puedas volver a Tenerife, a ese lugar tan especial para tus padres (¡es un sitio ideal para una luna de miel!). Gracias por pasarte y por compartir tus recuerdos tinerfeños. ¡Un abrazote!

      Eliminar
  15. ¡Qué maravilla de fotos! Y qué emoción cada vez que hablabas de tu abuelo. Yo nunca he estado en las islas pero, uno de los propósitos en mi vida es llevar a mis padres, especialmente a mi madre. Cuando ella se casó el viaje por excelencia era a Tenerife, y nunca pudieron ir. Así que espero algún día poder llevarlos.

    Lo describes todo tan bonito que, a pesar de ser un lugar que nunca me ha llamado la atención te entran ganas de ir. Eso sí, las papas arrugás pintaza. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Muchas gracias bonita! Jo, qué bonito que quieras hacer realidad sus sueños. Espero que puedas llevarles pronto porque te garantizo que la espera habrá valido la pena (y que no hay nada más bonito que cumplir esas ilusiones que la vida nos hace aplazarlas). Gracias por todo. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  16. Madre mía, te juro que sufrí tu drama del avión de vuelta, qué horror. Vamos, lo ideal para la fobia a volar, I feel you haha. Pero lo importante es que al final sacasteis el lado bueno de todo. Las fotos inspiran paz y descanso. Se te nota feliz. Si es que hay veces que el cuerpo nos pide vacaciones de esas de todo incluido, descanso, buen comer, hacer la croqueta y poco más. No conozco Canarias pero ahora me has puesto los dientes largos, jeje. Me encanta especialmente la foto de los cactus, muy muy chula. ¡Me alegro de verte tan bien! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias bonita! Aix, ahora que ya ha pasado (demasiado) tiempo lo echo de menos y volvería a ir ya mismo, con drama de avión incluido. Semejantes vacaciones me han dejado una depresión post-vacacional insuperable *suspiro*. ¡Gracias por pasarte y por tus palabras! ¡Un besito!

      Eliminar
  17. En serio, llévame de viaje ya, por favor.
    Qué paisajes tan bonitos, que fotografías tan preciosas, qué pareja tan maravillosa sois y que bonito todo lo que expresas. Es fantástico que hayas podido disfrutar tanto de viaje (a pesar del final) y que hayas inmortalizado tantas cosas para que podamos disfrutarlas nosotras.

    Un besazo♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ojalá pudiese llevarme a personitas en una maleta. ¿Te imaginas? FANTASÍA. Aunque ya me gustaría empezar por cosas sencillas como poder ir con mi perro de más de 10 kilos en el AVE, snif. ¡Gracias por pasarte amor! ¡Un besote!

      Eliminar