La vie en Noëlle

22 oct 2020

Reforma low cost: lavabos


¡Hola, hola! Hoy vuelvo a abriros las puertas de El Castellet por aquí y lo hago para traeros una entrada por petición popular. Hoy os enseñaré a fondo la transformación de los lavabos de boomer a aesthetic, el antes y el después. Os hablaré del proceso de reforma (desde la idea a la ejecución) y os daré consejos (y esperanza) a aquellas personas que os veáis atrapadas en cuatro paredes que no os gustan. ¡Se pueden cambiar! Todo tiene solución y por menos dinero del que te imaginas.

Si os dijese que yo desde la primerísima visita tenía claros todos estos cambios que transformarían mi hogar de segunda mano en algo renovado y bonito os mentiría. De la misma manera me estaría tirando el pisto si no os contara que llegué a tener un fuerte berrinche al pensar en cambiar mi piso reformado minimalista por una casa boomer (que un poco más boomer y revienta). Tenía dinero ahorrado para hacerle algún cambio pero sabía que una obra como tal (de tirar abajo y volver a levantar) apenas me llegaría para una estancia de todas las que entraban en mi lista. Me vi abrumada, sobrepasada. Un poco ridícula, incluso. Incapaz de celebrar el cambio. Sé que para otras personas carece de importancia vivir durante un tiempo con el lavabo de Cuéntame, pero no es mi caso. Que las cosas sean bonitas, de mi gusto, afecta muchísimo a mi estado de humor. Para mí, la idea de estar uno o dos años viviendo entre lo boomer era un drama. Un dramote.

Llegué a pronunciar frases lapidarias entre lágrimas con dedo índice levantado a lo folclórica prometiendo y jurando que "¡Yo me niego a pisar esa cocina con la encimera de vómito de leopardo y cenefas de baldositas de calabazas y pepinos! ¡Calabazas y pepinos, Àlex! ¡Putas calabazas!"

Y entre el "¿Y qué es más prioritario? ¿La cocina? ¿Los lavabos? ¿Poner parquet?" directamente colapsaba. "¿Todo?". Peor que decidir la amputación de una extremidad (ojo, insisto, todo esto bajo mi punto de vista drama queen de telenovela). Mis amigas soportaron esos días de berrinche de manera estoica (os debo tantas barbacoas...) y en concreto fue Andrea quien arrojó un poco de luz hablándome de Decoryver.

Los nubarrones se despejaron cuando me entretuve viendo durante horas las fotos del antes y el después de sus proyectos de reforma sin obras. ¡Cómo puede llegar a cambiar un espacio con un par de manos de pintura! Igual que cuando descubres que basta con maquillarse un poco las cejas para que tu rostro se transforme. Decoryver son de Madrid así que sólo podía coger el testigo de su filosofía y traérmelo a casa para buscar al equipo que me ayudase con la ejecución de mis ideas. Mi madre me ayudó recomendándome a los que reformaron mi primer hogar allá por 1998. Me pasaron el presupuesto en Comic Sans pero trabajaron muy bien.

Cayeron cosas de la lista para adaptarnos al presupuesto, cercando las prioridades. En un principio me hubiese gustado que un lavabo fuese gris perla y el otro de un turquesa clarito, pero al añadirle más amor a la cocina (como el suelo vintage precioso) nos quedamos sin la opción de cambiar los suelos del lavabo. Así que no, lo de que uno sea azul y el otro rosa no es un "him & hers". Es adaptación, supervivencia. De la misma manera que reformar el pequeño aseo de la planta principal tuvo que ser para otro momento a cambio de tener la encimera blanca que yo quería. Al menos era el lavabo menos feo.

Es que no exagero, mirad:



No me puedo creer que sea el mismo lavabo. El primero (boomer azul con armaritos de la abuela) se ve angosto y muchísimo más pequeño. Teníamos dos bañeras y cero duchas, y ésta además incluía el obstáculo del bidé delante para que cualquier día tonto tropieces y te rompas los dientes contra él. ¡Qué mal! (¿Se entiende mejor mi drama ahora? Bueno, sé que dentro de mi cabeza se magnifica todavía más). La prioridad era despedirnos de los bidés (hay mangueritas auxiliares que se pueden conectar al retrete y hacen la misma función) y tener una ducha en condiciones.


Primero tuvimos que quitar los estantes de la época del Pleistoceno, los toalleros plateados con remates dorados y todo lo demás que iba a acabar en la basura. Todo ese proceso (desmantelar y tirar) formó parte de nuestras no-vacaciones de verano. Qué sucio estaba todo, qué asco. Fue duro, pero el momento de emitir un rugido gutural mientras lanzas el armario de abuela (que tanta tirria le has cogido) hacia los escombros de madera del vertedero pues... no tiene precio.


El mueble de lavabo es lo único que sobrevive en el lavabo azul (junto al suelo que, una vez desconjuntado de las paredes, no es tan horrible). Lo pintaron a la par que las paredes, lleva una capa de imprimación y dos/tres de pintura de esmalte. Esta pintura es apta para "habitaciones húmedas" y muy resistente. Los tiradores son del Leroy Merlin al igual que los toalleros y los pequeños accesorios (dispensador de jabón, vaso para los cepillos...).


También del Leroy compramos una pequeña caja para tener una mejor funcionalidad en el interior del mueble. El problema de estos muebles anticuados (uno de los problemas) es que son hondos y muy poco prácticos. ¿Qué pasa, que tengo que meterme dentro para encontrar las cosas? El espacio largo y mal delimitado suele provocar que amontonemos, que se descontrole el interior. Hace tiempo aprendí del método Konmari que introducir cajas en estos cajones nos ayuda a separar el espacio y conseguir un mejor orden. Eso y colocar las cosas en vertical, que todo se vea de un vistazo. Que nada esté debajo de otra cosa.

De hecho, un primer paso para renovar el aspecto de las estancias de vuestras casas que no os gustan o no funcionan es que trabajéis en el orden. Tirar lo innecesario, organizar bien los armarios y que todo tenga una lógica (el cepillo y los productos de pelo al lado del secador) os reconciliará con cualquier espacio. Incluso sin necesidad de cambiarle el envoltorio.


El sustituto para el armarito estrecho, feo y sinsentido que empujé hacia las fauces del infierno es este estante Hemnes de Ikea que monté con mis propias manos (¡me siento realizada!). Me gusta que los productos más usados estén a la vista. Más usados, que nos gusten o que podamos ver de un simple vistazo su disponibilidad para evitar comprar más. Aprovecho para recomendaros encarecidamente que incluyáis un ambientador en vuestros lavabos. No hablo del difusor de varillas del Mercadona (olor a bambú, ¡muy recomendable!) sino del spray "Ropa limpia". Cuando mis amigas estuvieron de visita en casa probaron la complicidad del spray que hace que dejes de preocuparte por el que venga detrás cuando tú haces "número dos" y desde entonces también cuentan con un "Ropa limpia" en sus lavabos. Influencer del cagar, me llaman.


¡La ducha de mis sueños! Aunque no soporto que los productos estén en el suelo y me falta acabar de comprar los estantes con ventosa para la pared (debajo del grifo). Ya habéis visto que soy súper fan de hacer una pared de contraste. Me gustan los entornos blancos pero todo absolutamente blanco es como que le falta algo. Y todas las paredes de color son... son un no para mí, no sé. Una pared de contraste le da profundidad a la habitación, alarga las paredes blancas hacia las que señala. Ya sea con papel pintado o con un color (en este caso es el mismo que el del mueble), la pared de contraste es la guinda del pastel. Es de las cosas más fáciles que puedes hacer y la más resultona.

En cuanto a la ducha, *suspiro*, es que no sé qué más puedo deciros. Siempre había querido tener una ducha de cascada. La verdad es que la diferencia es abismal respecto a una alcachofa común. Nos duchamos muy bien (solos y en compañía, uno puede estar dentro secándose y el otro bajo el agua) y muy calentitos ahora que hemos cambiado el terrible calentador eléctrico del piso de Barcelona por el gas de aquí. Qué bien no quedarte sin agua caliente ni tener que ducharte a contrarreloj.

¡Hasta aquí el lavabo general! Ahora pasamos al suite, al de nuestra habitación de matrimonio.


En nuestro entorno hay la eterna encuesta: ¿qué lavabo era peor? Para mí gana éste de paliza. Los tiradores de este mueble eran todavía peores. Plástico transparente simulando ser cristal. El lavabo de una emperatriz (pero no mucho). Aquí el espejo era más barroco. La mampara tenía un mango (también de plástico transparente) cortado cual diamante del tamaño de mi puño. ¡Pero en qué momento! Con estantería y espejo de Ikea, paredes enmasilladas, alisadas y selladas y mueble renovado... ¡es que mirad qué cambio!


Los tiradores son del Leroy Merlin, mismo modelo que en el lavabo azul pero sin estar esmaltados de blanco. El toque cobre vintage queda divino con el rosa maquillaje. Busqué un color cálido que pudiese armonizar con el suelo. Y bueno, también busqué la manera inequívoca de señalar que éste era mi refugio. Sólo mío. El lavabo de mis rutinas faciales al que ningún extraño debía acceder.


Las paredes blancas que quedan un poco desnudas (tanto aquí como en el otro lavabo) las quiero vestir con un par de cuadros. Acuarelas propias. Estoy en ello y creo que es lo que le falta a este entorno para que sea impecable. En el caso del lavabo azul estamos buscando un ancla bonita decorativa para poner en la pared. ¡Es nuestro lavabo con reminiscencias de mar!


Encima del retrete (que por cierto, los tres retretes de la casa son nuevos porque eran otra de mis prioridades) por ahora no irá nada. En un futuro quizás cae otro estante tipo Hemnes (me gustaría que fuese otro modelo, otro estilo) para seguir almacenando cosillas, mientras se queda así. La escobilla brilli brilli (escobrilli) fue un capricho del Leroy Merlin y el portarollos es de Ikea, ¡un gran acierto! No sólo por el almacenaje (difícilmente te quedarás sin papel si vas controlando las reservas) sino porque supuso un agujero menos que hacerle a las paredes. Las paredes selladas y esmaltadas con acabado mate se pueden agujerear perfectamente, pero cada agujero tiene su trabajo y todo lo que sea acortar la lista de tareas de marido es bienvenido.


*Ahoga un grito de fangirl*. No sé qué parte de mí está más emocionada con esta estantería: la fanática del skincare o la fanática del orden. Me flipa que cada estante tenga su lógica (maquillaje, cuidado facial, cuidado facial pero menos habitual...) y el tener los productos de mi rutina facial ordenados por pasos ya es... chef kiss. En serio, creo que el tener las cosas con accesibilidad (el maquillaje parece amontonado pero no lo está, es la perspectiva), casi como si cada producto fuese un trofeo que además de servir decora e ilumina la estancia es lo que más me está motivando a disfrutar de mi rutina, de cuidarme. La estantería de maderita desnuda, insisto, es de Ikea y se llama Vilto. También la tenéis disponible en acabado blanco pero yo creo que en abedul queda más bonita. ¡Depende, claro! Lo bonito de una pared blanca es poder combinarla con acabados de madera natural que contrasten sobre ese fondo. De la misma manera que un mueble blanco quedará más resultón sobre y/o rodeado de contrastes de colores y materiales con textura.


El último must que me queda por enseñaros de esta reforma es el estante de la bañera, también de Ikea. Ideal para colocar la velita y la copa de vino mientras te sumerges en un baño calentito. Llevaba años soñando con una bañera al lado de mi cama para darme el capricho de disfrutar de una bomba de Lush después de tantísimo tiempo de duchas. Sólo me he sumergido una vez en esta bañera (que tiene pinta de que la han utilizado dos veces en veinte años). Es un mimito de una vez al mes, no me gusta derrochar agua. Pero esto significa que la semana que viene toca otra inmersión y, en nombre de mi espalda de octogenaria, lo necesito.

En definitiva, a base de pintura y cuatro cambios en la grifería y en la decoración hemos conseguido lavabos de aspecto muy bonito a muy bajo precio. Una buena reforma low cost que nos asegura más de una década de entorno bonito antes de que nos decidamos a hacer una obra mayor. De no haber podido incluir la partida de pintura en el trabajo para terceros hubiésemos pintado nosotros mismos esos muebles que ahora tienen una segunda oportunidad en la vida. Ya tuvimos que lidiar con los armarios y oye, ¡ni tan mal! Han quedado súper bien. Ya sabéis: imprimación y esmalte. El esmalte por encima de la famosa chalk paint porque os ahorráis el tener que barnizar después (sino se va la tiza y crea mucho residuo).


¡Espero que os haya gustado esta entrada y que os haya resultado súper útil! Próximamente hablaremos de la reforma de la cocina, ¡el gran cambio de la casa! Para cualquier otra duda estaré encantada de ayudaros aquí abajo, en el cajón de comentarios. Y también decidme: ¿vosotras habéis tenido que lidiar con alguna reforma en casa? ¿Tenéis experiencia renovando muebles antiguos? ¿Y qué lavabo os parecía más boomer? ¡Contadme!

14 comentarios :

  1. Ha quedado maravilloso!! ✨ guardaré todos estos consejos para cuando (someday) pueda comprarme un apartamento/casa con S. Me recuerda mucho a 2004 cuando mi familia y yo nos mudamos a una casa mega boomer - mi madre, que es diseñadora de interiores (por cierto, sin máster! Así que se puede!!) - hizo maravillas con los baños que eran muuuuy parecidos a los de las fotos! Esperando que hagas un post sobre skincare 💕 y enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Muchísimas gracias! Me inspira mucho saber la historia de tu madre. A mí me falta quitarme de encima el síndrome del impostor y todo este amasijo de inseguridades que me hacen creer de mí misma que "no soy suficientemente válida". LO CONSEGUIRÉ. ¡Gracias por pasarte! Tomo nota sobre el post de skincare jejeje ¡un abrazo!

      Eliminar
  2. Te han quedado preciosos, qué pasada de cambio. Nosotros reformamos un baño entero, pero directamente lo hicimos nuevo. Cómo solo era uno y muy chiquitito nos lo pudimos permitir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tamaño importa, está claro jajaja Ojalá algún día podamos hacernos el lavabo (al menos uno de ellos) 100% nuevo y a nuestro gusto. Debe ser una gozada poder elegirlo TODO (y el olor a nuevo post reforma es brutal). Igualmente estamos muy contentos con la actualización de ahora jeje ¡gracias por escribirme! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Ya te lo he dicho un millón de veces pero me requetechifla como os han quedado 💛
    Conseguir tener esa visión de transformación no es tan fácil y haberlo hecho solita tiene el doble de mérito 😍*la contrata como decoradora*

    p.d. esa ducha en cascada me está poniendo ojitos 🌝

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la visión la he trabajado a base de horas, horas, horas, HORAS jugando a Los Sims. Casi que puedo escuchar la musiquita de fondo cada vez que me entretengo en catálogos de Ikea y me imagino las posibilidades mentalmente. Yo te ayudaré encantada en la futura casa (ya sabes dónde puajaja). Y algún día, cuando dejen de haber virus en el aire, te aseguro que probarás la ducha. ¡Ya verás, YA! ¡Besis!

      Eliminar
  4. Buah tía, entre las fotos, tu gusto exquisito ante absolutamente todo y tus letras, que siempre me sumergen sea cual sea el tema, de lleno en tu cabeza... menuda FANTASÍA DE ENTRADA 😍😍😍 tus baños han quedado de programa de Divinity y te los mereces tanto, da un gusto ver lo mucho que mucho que han cambiado con unos toque tan tú. Estoy deseando poder verlo todo en directo 😍😍😍 ojalá prontito.

    Pd. ME MUERO con lo de influencer de cagar JAJAJAJAJAJA pensaba comentarte aquí lo del ambientado y ZAS leo que tú misma lo pones. Has mejorado mi vida con ese ambientador jajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace muy feliz porque siempre me comentas el tema de la "escribición" de los posts y JO, es algo en lo que me implico muchísimo THANKS FOR NOTICING. Espero que en persona (que llegará el día, lo sé) los encuentres todavía más bonitos. Encima huelen súper bien ejejeje. Gracias por tener "Rompa limpia" cuando estuve en tu casa jajaja 10/10 de calidad de vida. ¡MUÁ!

      Eliminar
  5. Ha sido empezar a leer la entrada y pensar "tengo que recomendarle la cuenta de Decoryver", pero ya he visto que se adelantaron :P Menudo cambiazo, alucino con lo que puede cambiar una estancia con poco presupuesto. ¡Ah!, me ha encantado lo de "influencer del cagar", mi próxima visita al Mercadona incluirá un ambientador de ropa limpia en la compra.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mar! ¡Gracias por pasarte! Sí, es muy inspirador ver que con pintura (y limpiar bien por dentro los muebles, que de eso no he hecho comentarios pero también es parte del proceso de reutilizarlos) consigues algo bonito por poquito dinero. Y de verdad, el ambientador te cambiará la vida. Hay varios olores pero a nosotros nos gusta el "ropa limpia", es muy fresquito y esconde en seguida cualquier olor jajajaja ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. He estado esperando para tener un rato tranquilo y leer esta entrada en condiciones. ¡Qué maravilla!

    Aunque te tengo que decir que tus baños antiguos son una maravilla con el que tengo yo ahora, que no tengo intención de gastar un céntimo porque me quiero ir pronto, así que te puedes imaginar jaja

    Me guardo la página de reformas que has dicho, le voy a echar un ojo porque como ya te dije, estamos en búsqueda del hogar perfecto, pero con nuestro presupuesto nunca es perfecto del todo, así que está bien barajar opciones de reformas rápidas hasta que, como dices, haya dinero para ponerlo al 100% al gusto de una.

    Ya te he ido comentando por Twitter lo maravillosa que me parece vuestra casa y los cambios que habéis hecho, qué maravilla tener tu capacidad para ver y hacer esos cambios!

    Espero seguir viendo más tips como estos, que yo me lo guardo todo. Mil gracias como siempre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien poder ayudarte! Ya verás como acabará llegando el momento, el nido ideal... y sobre todo llegará si se contempla la posibilidad de arreglar algo que no esté del todo a nuestro gusto y/o nuevo (que hay cosas "nuevas" que también telita). Sé que algunos anuncios tiran pa' atrás pero pintura, cariño e ir haciendo poco a poco y en cuanto te despistes tendrás EL HOGAR que siempre habías soñado. Lo bueno es que como estás atado a él durante muchos años pues... ¡con la calma! Todo lo que inviertas y cambies se quedará ahí para ti. ¡Gracias a ti por pasarte! ¡Un fuerte achuchón!

      Eliminar
  7. El cambio parece por arte de magia, increíble lo que hace investigar y tener inventiva... En la vida se me hubiese ocurrido que se podía cambiar tan radicalmente la apariencia de un baño sin meterse en obras.

    Mil gracias por esta dosis de creatividad e inspiración, me lo apunto por si llega mi ocasión (ojalá pronto jeje).

    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda fue muuucho tiempo de investigación. Tenía el móvil lleno de capturas de referencias, muebles de Ikea, fotos de revistas... acabé un poco saturada y me dio mucho insomnio porque no podía evitar imaginarme cambios y posibilidades. ¡Pero ha valido la pena! Ojalá prontito llegue tu momento, ¡seguro que también tendrás un nido precioso! ¡Besotes!

      Eliminar