La vie en Noëlle

31 dic. 2018

Resumen de 2018 + Propósitos para 2019



Último día del 2018: llegan las prisas, las "últimas veces" (de ese año, al menos), las uvas agotadas en las fruterías y la ristra de reflexiones al hacer balance de los 365 días que has superado. Las experiencias que has ganado, las heridas que te han enseñado, los errores que no quieres repetir, las cosas que "ahora sí que sí" se harán realidad en algún momento de los próximos 365 días...

El año pasado fue tan desastroso para mí que ni ganas tuve de rememorarlo (en voz alta). Pasé página, me comí 12 lacasitos rojos (porque al final la suerte se trabaja, no se materializa en forma de fruta) y empecé 2018 con las expectativas bajas. Muy bajas.

Y así, para mi sorpresa, 2018 ha resultado ser uno de los mejores años de mi vida. Un año relevante, transcendental; un año lleno de vivencias que rememoraré con nostalgia el resto de los días que me queden. También ha habido drama, por supuesto, y dolor. Y aunque me quede con lo bonito, que ha sido más y ha hecho más ruido, hoy también quiero señalar los momentos más amargos que han marcado este (ya moribundo) año.

Así pues, antes de hablaros de mis propósitos de año nuevo, acompañadme a recordar mi 2018 a través de 18 momentos ordenados cronológicamente (más o menos):

1. Preparé con mucha ilusión mi cumpleaños, mi cuarto de siglo, y aquel 24 de enero fue de los peores que recuerdo. Un desastre, puro dolor y trauma. Gracias al mejor novio del mundo y a esos amigos que son familia consiguieron arreglarlo un poquito durante los días siguientes.

2. Empecé el año aún con los coletazos del post-operatorio. Es decir, con una salud pésima. Tuve dos retrasos en la regla y problemas de tensión por la anestesia. Ha sido un año un poco malo a nivel de salud: anginas, bronquitis... Los 25 me han sentado como una patada en el páncreas, miedo me dan los 26. Cuesta abajo y sin frenos.

3. El primer viaje del año (el año más viajero de mi vida) fue una escapada a Andorra. Nos hizo un tiempo espectacularmente bueno y nos sumergimos en las termas de Caldea como dos churros en chocolate caliente. Fue un fin de semana genial.

4. Comí sola en un restaurante por primera vez. Era algo que me aterraba y a la vez me moría de ganas de hacer. Vale que fue en un UDON, en una de sus mesas escaparate al cristal junto a otros que también comían individualmente; pero fue en un restaurante con su interacción social con camareros y... estoy muy orgullosa de ello. Disfruté de la comida, del tiempo para mí y de superar con éxito algo que se me antojaba impensable.

5. Nos compramos un coche nuevo. PAM. Aún recuerdo cómo hace años compramos a medias un ventilador de 50 euros y dije "ahora no podemos cortar porque, ¿quién se queda con el ventilador? ¡Que son 50 pavazos!". Parpadeas y de repente estás "casada" con un Kia Ceed a medias. Jubilamos al Renault Clio de 20 años y con lo que nos dieron al venderlo nos fuimos de viaje con el coche nuevo. Todo ha salido a pedir de Milhouse.

6. El viaje por carretera nos llevó a conocer el Norte, por fin. Allí celebramos nuestro quinto aniversario juntos y conocimos Bilbao, Santander y San Vicente de la Barquera (brevemente, pero me regaló una de mis fotografías favoritas).

7. Llegó a nuestras vidas nuestro querido Ficus. Nuestro perro. De los creadores de "coche juntos" llega... la responsabilidad de una vida. AH. Fue un paso importante pero no tardamos mucho en tomar la decisión. Él estaba más que meditado. Nos ha mordido muebles, meado y vomitado encima y ha eructado sobre nuestros ahorros con gastos imprevistos; pero sobre todo nos ha bendecido de por vida. Es el mejor perro del mundo, el pilar fundamental de este año, el que arregla los malos días... Es un amor. Le quiero infinito.

8. Exploté. Mi cabeza dijo "hasta aquí". Tuve que pedir ayuda para ponerle remedio a aquello que me estaba consumiendo: un trastorno de ansiedad como una catedral que de vez en cuando tomaba las riendas desde 2013. Lo reconocí frente a familia y amigos, frente a un doctor. Me fui de RRSS un tiempo para curarme mejor (ya que éstas habían empeorado el problema). Y... aunque os quiero hablar más y mejor sobre todo esto, puedo deciros que he ido a mejor. Que sé que es algo que siempre vive en ti pero puedo decir "estoy bien" y tener la confianza de que estaré bien siempre y cuando siga haciendo las cosas "bien". Creo que mi experiencia, por difícil que sea para mí de contar, puede ayudar a muchos así que... un día nos sentamos y hablamos de ello. Os lo prometo.

9. A nivel de relaciones tengo que empezar con lo bueno: tengo cerca (incluso en la distancia) amigas y amigos increíbles. Desvirtualicé a varias personas (superando el miedo que me había creado la última bofetada del 2017), me vinieron a ver dos madrileñas guapísimas, abracé mucho los reencuentros y prometí futuros abrazos en las despedidas. Me he ido de vacaciones, comidas, cenas, cervezas, dardeos y demás con personas infalibles. Tanto los que llevan años aquí como las incorporaciones más recientes me han aportado muchísimo.

10. Y es que "aporta o aparta". Este año también me he desprendido (sí, aunque suene feo) de personas nauseabundas; todas cosechadas en el pozo oscuro que puede llegar a ser internet. Puros interesados, trepas, mal intencionados... Hasta luego, Mari Carmen. Los que siguen leyéndome y vigilando mis pasos pese a todo pueden enorgullecerse de este décimo puesto. Porque del 1 al 10 sois un 10 de tontos.

11. Viajamos a Tenerife. Por fin visité las Islas Canarias (una de ellas) cumpliendo una promesa. Fue un viaje increíble. Un poquito más y no volvemos a casa, pero a cambio ganamos un día más en la isla y una indemnización de cierta compañía aérea que nos costeó la castración de Ficus y parte de las vacaciones. Todo ha salido a pedir de Milhouse, otra vez.

12. ¡Nos fuimos de crucero! La abuela de À nos invitó a surcar el Mediterráneo con ella y fue una pasada. Acabamos agotados empalmando Tenerife con varias ciudades italianas y la barra libre que ofrecía el barquito, pero cuando volví al trabajo al día siguiente de desembarcar la cara de felicidad era imborrable.

13. Ha sido el año de la reconciliación: me he reencontrado con personas, he perdonado y me han perdonado. Ha sido guay dejar las tonterías sin importancia atrás y cerrar heridas. He ganado mucho gracias a ello y, pese a ser muy poco rencorosa, tengo claro qué se puede restaurar y qué está más que muerto y enterrado.

14. ¡Pero sobre todo me he reconciliado conmigo misma! Aceptando mis problemas, mis limitaciones... ¡y recuperando todo aquello que me apasiona! He vuelto a dibujar, he compartido mis creaciones con el mundo y he tenido una acogida maravillosa que me anima a seguir intentándolo.

15. He decidido hacia dónde quiero enfocar mi futuro laboral. También me han hecho indefinida y he mantenido mi trabajo un año más, que eso es bien, pero sobre todo valoro el encontrarme a mí misma frente a lo que quiero hacer a largo plazo y luchar cada día, pasito a pasito, para conseguirlo.

16. Me hice viral en Twitter y coincidí con Roi y Cepeda de OT2017 en el teatro mientras veíamos a Berto Romero. Que son anécdotas un poco sin más, pero ya me estoy quedando sin ideas y pensaba que llegaba a 18 sobradamente.

17. Mi padre ha vendido el camión y ya no es camionero. No me hacía ilusión que mi padre de 60 años condujera cada día con artrosis en el pie así que, aunque ahora esté en el paro, es una de las cosas buenas buenísimas de este año.

18. ¡Están siendo unas vacaciones de Navidad maravillosas! Y valió la pena hacer sólo dos semanas de vacaciones en verano para poder disfrutar de estos días con la mejor compañía.

¿Y qué espero del 2019? Pues que sea lo que tenga que ser, como siempre. Mis propósitos se resumen en leer más (sacar tiempo para ello, vaya), hacer más ejercicio y ser más constante con todo (espero que pasarme a Bullet Journal me ayude a llevar mi organización a un nuevo nivel). Otros propósitos que os pueden interesar más:

Quiero llevar mi contenido hacia lo audiovisual. No sé si serán streamings en Twitch, canal en YouTube, "Document your life" o... ¡todo a la vez! Pero me encantaría hacerlo realidad y voy a trabajar para que así sea.

Quiero ilustrar más, aceptar comisiones y estar más activa en todo lo que me lleve a hacer realidad mis sueños.

Quiero sacar más fanzines (hay uno en el horno), cómics y... cosillas que tengo en mente. Proyectos bonitos.

Quiero seguir escribiendo Ryu y disfrutar de lo mucho que me apasiona dar vida a través de las letras.

Quiero ser más responsable con el medio ambiente, reducir mi consumo de plástico y empezar a utilizar la copa menstrual.

Y quiero que me sigáis acompañando en todas estas aventuras, porque sin vosotras/os nada de esto tendría sentido. ¡Gracias por este año!

Espero que tengáis una buenísima entrada al 2019 y que se hagan realidad todos vuestros objetivos. Que sea el año en el que finalmente llegue todo lo que estáis esperando, que pasen más cosas buenas que malas y que seáis más fuertes que nunca para superar las zancadillas de la vida. ¿Cuáles son vuestros propósitos de año nuevo? ¡Contadme!

¡Feliz 2019! Y gracias por todo, 2018.

8 comentarios :

  1. ¡Feliz año nuevo, Noe!

    Muy buen resumen de 2018, como escribes, ha sido un año de mucho bueno y también de cosas malas, pero al final todo se equilibra de algún modo. Me da la sensación de que sales más fuerte de 2018 que como entraste, que ves la vida desde otra perspectiva y que estás más tranquila. Y eso es lo que me alegra tanto, que vayamos hacia arriba, porque nos lo merecemos y tenemos que seguir luchando día a día.

    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Muchas gracias bonita! ¡Siempre para arriba! Espero que este año sea TU año, lo mereces. ¡Feliz año y muchos besitos!

      Eliminar
  2. ¡Feliz 2019!
    Me alegro de que el 2018 haya sido un buen año. :) Todos tenemos momentos más complicados e incluso delicados en los que tenemos que pedir ayuda para "salir de ellos" pero lo importante es precisamente eso: avanzar en el camino. Me alegro mucho de verte tan feliz e ilusionada.
    ¡Un besazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Feliz 2019 bonita! Espero que tengas un año más bueno que malo y que te aporte muchísimo. ¡MUÁ!

      Eliminar
  3. Feliz Año nuevo preciosa! El 2018 te ha puesto el listón muy alto, pero seguro que el 2019 no se queda atrás. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Será difícil de superar 2018! Este año voy tranquilita en cuanto a expectativas. ¡A ver qué tal! ¡Feliz año bonita! ¡Un abrazo!

      Eliminar